Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
VIOLENCIA EN EL FÚTBOL

Un hincha muere asesinado a puñaladas durante un partido en Argentina

Siete personas, entre ellas un menor de edad, han muerto este año en enfrentamientos dentro y fuera de los estadios argentinos

Un aficionado fue asesinado ayer en Argentina de varias puñaladas en la espalda durante el partido que ha enfrentado al Unión de Santa Fe y el Colón, clubes vecinos y acérrimos rivales, en la última jornada del torneo Clausura, según ha informado la policía. La víctima, identificada como Sergio Ronchetti, de 23 años, murió cuando era asistido en un hospital de la ciudad de Santa Fe, a unos 500 kilómetros al noroeste de Buenos Aires.

El comisario Osvaldo Miranda ha indicado que al joven le asestaron tres puñaladas en la espalda durante un enfrentamiento en las tribunas entre grupos rivales de la hinchada de Colón.

Miranda ha admitido que no disponene de más datos que permitan dar con el asesino, razón por la cual pidió la colaboración de los hinchas para tratar de identificarlo. Según el portavoz policial, Ronchetti había salido "hace unos pocos días" de prisión tras cumplir una condena de cuatro años.

Siete muertos en 2002

La violencia dentro y fuera de los estadios de fútbol de Argentina ha causado, por enfrentamientos entre barras bravas rivales o por la represión policial, 168 muertes en los últimos 40 años, según cómputos de la prensa local.

Este año han perdido la vida siete personas, entre ellas un menor de edad. El Gobierno argentino ha advertido en reiteradas ocasiones de que suspenderá todos los torneos del fútbol local en caso de continuar los episodios de violencia.

Dos heridos de bala en el fútbol uruguayo

Dos jóvenes, uno de 22 años y otro de 16, heridos de bala en los brazos y un número no precisado de contusionados por piedras y golpes de puño, ha dejado como saldo un incidente entre parciales de Peñarol y Nacional la noche de ayer al término del clásico del fútbol uruguayo, según ha informado la policía.

La reyerta motivó la detención de 31 personas -12 menores y 19 mayores- y varios de los apresados se revelaron en la dependencia policial, provocando destrozos en el mobiliario y rotura de vidrios, hasta tanto no fueron controlados por los funcionarios.

Hace unos años ya hubo otros incidentes similares entre aficionados de los grandes equipos del fútbol uruguayo y dejaron como saldo un joven muerto de bala en las proximidades del Estadio Centenario.

La violencia en el fútbol en Uruguay se cobró también el pasado miércoles otra víctima, esta vez un aficionado de 16 años del club brasileño Gremio de Porto Alegre, quien debido a las lesiones que le provocó un proyectil arrojado contra el ómnibus en el que viajaba junto a su padre, debió ser sometido en Montevideo a una intervención quirúrgica para repararle el hueso frontal.