Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL

El Atlético amarga su fiesta con una derrota ante Osasuna (0-1)

Un castillo de fuegos artificiales después del encuentro ha culminado los actos de una jornada llena de colorido

Fuegos artificiales durante la celebración de los 100 años del club.
Fuegos artificiales durante la celebración de los 100 años del club.

El Atlético de Madrid no pudo finalizar ayer los actos de su centenario como deseaba su gran afición. El equipo de Luis Aragonés ofreció un partido lamentable y acabó derrotado 0-1 ante Osasuna, un rival que llegó al Calderón clasificado el cuarto por la cola.

Los jugadores rojiblancos consiguieron lo que parecía imposible hacer callar a sus aficionados y enfriar un ambiente que había sido festivo desde por la mañana para los colchoneros. Sin continuidad en el juego, con continuos errores y sin ideas para superar el muro osasunista, el Atlético se veía incapaz de dar una alegría a los rojiblancos en su gran día.

Además, poco antes del descanso llegó el mazazo, un disparo lejano de Manfredini no pudo ser atrapado por Juanma y el rechace del portero fue empujado a las redes por Rosado.

En la segunda parte, cuando la afición, acompañada ayer por el príncipe Felipe y, entre otros políticos, el presidente de la Comunidad, Alberto Ruiz-Gallardón, y la ministra de Educación, Pilar del Castillo, esperaba otra cosa, el equipo no reaccionó. Ni la entrada de Aguilera y Movilla, ni la expulsión de Cruchaga a veinte minutos del final espoleó a los del Calderón, que ofrecieron un juego en ocasiones lastimoso. Mientras, Luis Aragonés, en el banquillo, con el gesto agriado, era incapaz de hacer reaccionar a sus jugadores. El público echó en falta a Fernando Torres y mostró una vez más su enojo hacia Javi Moreno, tan desafortunado como el resto de sus compañeros.

Fiesta rojiblanca

Antes de la derrota, el Atlético vivió su día grande. Tal día como ayer hace cien años se inició una andadura llena de gloria y penuria. El día del centenario estuvo marcado por la "caravana atlética", una procesión de hasta 70.000 atléticos que portaron entre la plaza de Neptuno, altar de los triunfos rojiblancos, y el estadio Vicente Calderón la bandera más grande de la historia: una espectacular enseña con los colores del Atleti de un kilómetro y medio de largo y más de 8 metros de ancho.

La caravana arribó a las dos de la tarde a las inmediaciones del Calderón, donde esperaba una paella gigante servida en la pradera de San Isidro. Luego, los veteranos del Atlético se enfrentaron al que fue su equipo matriz, el Athletic de Bilbao. Para no olvidar la tradición del Pupas los veteranos del Manzanares han perdido frente a los vizcaínos (1-2).

Victoria del Athletic ante el Betis

En el otro partido adelantado a la jornada de hoy el Athletic de Bilbao se impuso al Betis en San Mamés (3-1), después de que los sevillanos se adelantaran en el marcador. Pero en dos saques de esquina el Athletic le dio la vuelta al partido y, ya en el tiempo añadido de la primera parte, llegó el tercero, que sentenció el partido, del que sobró la segunda parte.

Más información