Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
TENIS

Wimbledon incorporará el 'Ojo de Halcón'

La organización permitirá hasta tres usos de esta tecnología, en lugar de dos, y sólo en la pista central y la pista uno

El All England Club londinense ha confirmado que el torneo de Wimbledon acogerá la tecnología de 'ojo de halcón' para la edición de este año, de forma que, mediante un sistema de cámaras de rastreo, podrá controlarse el bote de cada pelota y verificar las jugadas dudosas. Lo que no ha confirmado la organización del evento han sido las condiciones en que se dispondrá la iniciativa.

Después de probar la efectividad del 'ojo de halcón' sobre hierba, los organizadores del torneo han acordado permitir que los jugadores soliciten el llamado 'challenge' (petición de verificación) en tres ocasiones por set, una posibilidad más que en Melbourne. Sin embargo, la propuesta solo se instalará en la pista central y la pista uno, en la que se encuentran instaladas pantallas gigantes para que los espectadores puedan comprobar los vídeos de repetición, pero no se utilizará el tradicional sistema Cíclope, un distintivo infrarrojo sobre las líneas que avisa del error.

El presidente del All England Club, Ian Ritchie, ha reconocido la importancia del 'Ojo de Halcón' y la acogida en los tenistas, que "se muestran muy sensibles en el uso restringido de esta opción". Como Wimbledon no ofrece la posibilidad de desempatar los sets mediante el tie-break, es por ello que se permiten tres peticiones en lugar de dos. "Hemos consultado con ATP, WTA y la ITF para consensuar el racionamiento en el uso del 'Ojo', y se ha llegado al acuerdo de que si los jugadores aciertan al solicitar la supervisión del punto, no gastarán esa posibilidad y podrán utilizarla para en momento", ha añadido Ritchie.

Aunque el 'Ojo de Halcón' es una iniciativa aplaudida por el interés añadido que otorga a la competición, en el colectivo de tenistas se han escuchado también voces disonantes, como las de Federer o el español Rafael Nadal. De hecho, la cita francesa de Roland Garrós no dispondrá de esta tecnología para verificar las dudas que se susciten durante los partidos.