Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
AJEDREZ

Muere el genio del ajedrez, Bobby Fischer

El legendario jugador, que ha muerto a los 64 años, será recordado por vencer al soviético Boris Spassky en la 'partida del siglo'

El mundo del ajedrez está de luto. El que fuese uno de los grandes maestros de la disciplina, el islandés Bobby Fischer, ha fallecido a los 64 años, según ha informado la radio nacional islandesa. Fischer, que fue campeón del mundo de ajedrez de 1972 a 1975, será recordado por los aficionados por la 'partida del siglo', en la que derrotó al soviético Boris Spassky en una intensa disputa que traspasó las fronteras deportivas en el contexto de la Guerra Fría. Fischer, de origen estadounidense y refugiado político, derrotó al contrincante ruso tras veintiún partidas. Según la edición digital del diario islandés Morgunbladid, Fischer falleció en su casa de Reikiavik, adonde regresó el mes pasado tras permanecer ingresado en un hospital de la capital en octubre y noviembre.

La carrera de Fischer coincidió con el apogeo de la escuela soviética, que dominó la disciplina desde 1948 hasta 1972. Sin embargo, unos años después de alcanzar la cumbre, el ajedrecista se vio inmerso en una refriega política tras participar en una exhibición en Yugoslavia en 1992 -por entonces bajo control norteamericano-, que hizo que Fischer fuese considerado un traidor para su patria natal e incluyera su nombre en la lista de fugitivos del FBI.

Enfrentado a las autoridades gubernamentales de su país de origen, y todavía encarcelado, Islandia le propuso asilo político. Tras permanecer 8 meses retenido en un centro japonés para inmigrantes ilegales, se trasladó a Islandia, donde se aprobó su nacionalización por un aplastante balance de cuarenta votos a favor y dos abstenciones. Fischer fue detenido en Tokio en julio de 2004 por intentar usar un pasaporte revocado por Estados Unidos, que tenía dictada contra él una orden de busca y captura desde 1992 por violar una prohibición del Gobierno de viajar a la antigua Yugoslavia y desarrollar una actividad económica allí. Durante su cautiverio en la ciudad nipona, el ajedrecista calificó la retención de "secuestro" organizado por Bush y su "títere", el entonces primer ministro nipón, Junichiro Koizumi.