Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los cambios para la nueva temporada de Fórmula Uno

La FIA introduce siete variaciones en el reglamento, entre ellas la eliminación del control de tracción

Unidad de Control Electrónico

Todos los coches contarán con una Unidad de Control Electrónico estándar diseñada por McLaren Electronic Systems y Microsoft bajo pautas de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA). Esta consola será la encargada de controlar el motor, la caja de cambios y el embrague a través de 100 sensores dispuestos a lo largo y ancho de los monoplazas, que permitirán neutralizar el control de tracción y otras ayudas a la conducción. Renault estima que la pérdida de dicho sistema, que ayuda a los pilotos cuando el asfalto se encuentra mojado o resbaladizo, tendrá un coste de 0,4 segundos por vuelta. Algunos equipos, entre ellos la escudería francesa y Ferrari, sugieren que el hecho de que McLaren sea la creadora de la Unidad de Control beneficiará en mayor medida a la firma angloalemana. En un primer momento, los pilotos mostraron su preocupación sobre la nueva etapa sin la ayuda de tracción en terreno húmedo, pero coincidían en que añadirá énfasis a las carreras, ya que será la pericia y la adaptación de cada piloto la que permita más adelantamientos en pista.

Cambios en el motor

Sólo se permitirá un cambio de motor sin la habitual penalización de 10 plazas en la parrilla de salida. Es el primer cambio de los competidores en la nueva temporada, y sólo podrá ser efectivo cuando se certifique un fallo en el motor. No será posible realizar el cambio por decisiones tácticas. Los motores, como el año pasado, deberán servir para dos carreras. Cualquier variación de esta norma acarreará la penalización de 10 plazas en la configuración de salida.

Protección de la cabeza

Los pilotos verán incrementada su protección en la cabeza al aumentar la dimensión de los marcos protectores de la cabina del monoplaza. Este cambio fue aprobado después del GP de Australia del año pasado, en el que el piloto de Red Bull, David Coulthard, pasó por encima del Williams de Alex Wurz, sin golpear por muy poco la cabeza del piloto austriaco.

Biocombustibles

El 5.75 por ciento del combustible que utilicen los equipos deberá derivar de materias biológicas.

Coches libres

Ningún equipo podrá tener más de dos coches disponibles en cada Gran Premio. La nueva norma de la FIA no permitirá tener monoplazas libres (de reserva) en el interior de los boxes.

Caja de cambios

Las cajas de cambios de los coches deberán aguantar cuatro carreras consecutivas (dos sábados y dos domingos). Cualquier cambio imprevisto incurrirá en una penalización de cinco plazas en la parrilla de salida del Gran Premio que se esté disputando. Como los motores, las cajas de cambios podrán ser sustituidas para la siguiente carrera si los pilotos no pueden finalizar la carrera por motivos ajenos a su labor personal o de equipo.

Calificaciones

Como el año pasado, no estarán permitidos los repostajes entre el final de la calificación y el comienzo del Gran Premio, y los equipos deberán partir con la misma carga de combustible que la usada en la pole position. La primera parte de la calificación durará 20 minutos, la segunda 15 y la última 10 minutos, donde sólo podrán correr diez coches. Esta medida contribuirá a eliminar el derroche de combustible al comienzo de la ronda final.