Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL | CARLING CUP

Brutal pelea durante el West Ham - Millwall

La rivalidad de ambos clubes estalló durante el partido y se prolongó durante las seis horas posteriores.- La policía continúa investigando lo sucedido

Lo que comenzó como un partido de la Carling entre el West Ham United frente al Millwall terminó en violencia a gran escala por la pelea que los aficionados de uno y otro equipo protagonizaron mientras se celebraba el encuentro en Upton Park. Hasta ahora, el balance de la trifulca se saldó con una puñalada en el pecho y varios traslados al hospital por lesiones menores, además de una decena de detenciones por parte de la policía. Los agentes continúan analizando las grabaciones de lo sucedido para identificar los delitos y los delincuentes, según ha informado una portavoz de los cuerpos de seguridad.

La rivalidad que ambos clubes mantienen desde hace décadas se transformó en una batalla campal que hoy recogen las cámaras de Sky News. Los numerosos efectivos policiales desplegados para el encuentro no pudieron evitar el enfrentamiento entre los hooligans del West Ham y el Millwall, que comenzó por las provocaciones lanzadas de un lado a otro y la invasión del campo , en tres ocasiones, de varios hinchas mientras se jugaba el partido, lo cual provocó la suspensión del encuentro y el inicio del caos.

"Estudiaremos todo lo sucedido, miraremos las grabaciones de los acontecimientos tanto de fuera del estadio como de dentro del campo para identificar los delitos y los delincuentes", destaca la policía. Los incidentes se prolongaron durante las cinco horas posteriores al encuentro en los aledaños del estadio, donde varios cientos de hinchas del West Ham se habían congregado para lanzar botellas, bengalas y latas a los policías.

El jefe de operaciones de la policía británica que investiga el caso, Steve Wisbey, opina en declaraciones que "un pequeño grupo de aficionados fueron los que causaron la confrontación". La opinión de los agentes, según los reporteros que cubrían el partido, es que los enfrentamientos estaban previamente planeados por grupos rivales de ambos equipos.

Aunque todavía es pronto para establecer sanciones a ambos clubes, el director de comunicaciones de la FA británica, organización que rige las competiciones, Adrian Bevington ha mostrado su condena por todos los desórdenes públicos ocurridos y ha prometido trabajar "con los implicados, la policía y los clubes, para esclarecer los hechos". "No hay sitio en el fútbol para los responsables de esto", añade la nota de la FA. Los rechazos han llegado incluso por parte del Ministro de Deportes, Gerry Sutcliffe, quien ha descrito la violencia ocurrida ayer como una "desgracia para el fútbol".

"Violencia de otra época

El entrenador del West Ham United, Gianfranco Zola, no ocultó su estupor al revisar las imágenes de lo sucedido. "He jugado al fútbol durante siete años y nunca vi nada parecido. Realmente, esto no es bueno para el fútbol", declaró el técnico. Posteriormente, el club emitió un comunicado en el que, tras condenar los sucesos, promete "tomar las medidas más fuertes contra cualquier responsable que encuentre la policía".

Por su parte, su homólogo en el Millwall, Kenny Jackett aseguró que ningún aficionado de su equipo invadió el terreno de juego durante los incidentes.