Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
ATLETISMO

El presidente de la Federación de Atletismo de Suráfrica, suspendido por el Caso Semenya

El directivo ha reconocido haber mentido sobre las pruebas ginecológicas que se hicieron en Suráfrica a la joven

De poco le sirvió al presidente de la Federación de Atletismo de Suráfrica (ASA), Leonard Chuene, pedir perdón ayer por la mañana "a la atleta Caster Semenya, a su familia, al presidente de Suráfrica y a los surafricanos". En un movimiento sorpresa, Chuene y su junta fueron suspendidos horas después por el Comité Olímpico Surafricano (SASCOC) por cuestionar públicamente el sexto de la atleta, oro en los 800 metros en el Campeonato del Mundo de Berlín el pasado mes de agosto. Chuene reconoció haber mentido sobre las pruebas ginecológicas que se hicieron en Suráfrica a Semenya y haber desoído los consejos del médico del equipo de que no la dejara correr en Berlín. Aún así, Chuene se ha aferrado a su cargo estos últimos tres meses hasta la reciente publicación de un informe del partido en el gobierno, el Congreso Nacional Africano (ANC, en inglés), en que se criticaba su actuación como "pésima".

La decisión de SASCOC se produjo después de recibir los resultados de una comisión de investigación interna sobre el asunto. Además de suspender a la junta y a su presidente, considera "tomar las medidas apropiadas contra la Federación Internacional de Atletismo

por su desprecio del derecho de privacidad de Semenya". La federación ha sido acusada de haber hecho público que la atleta iba a ser sometida a pruebas para verificar su sexo. A las sospechas despertadas en Berlín por la holgada victoria de la atleta y por su constitución física, Chuene respondió asegurando que nunca se habían hecho pruebas de verificación de sexo a la joven en Suráfrica, y organizando un ridículo posado de Semenya en vestido de noche, maquillaje y peluca para una revista para adolescentes. La prensa local no tardaría más que días en hacerse con correos electrónicos entre el médico del equipo y los encargados de ASA que acordaban hacer pruebas a la chica, según requerimientos de la federación internacional.

Según denunció después uno de sus entrenadores, -que dimitió-, Semenya no sabía qué objetivo tenían las pruebas. El presidente de ASA aseguró haber desoído la recomendación médica de no dejarla correr, "porque no tenía los resultados finales". La chica corrió, mucho, demasiado. Si la victoria de Semenya fue politizada y el ANC la convirtió en su Juana de Arco particular, la humillación posterior por la actuación de Chuene, que reconoció haber mentido, "para proteger a Semenya", no iba a quedar en agua de borrajas. El ANC, con Winnie Madikizela-Mandela, (la ex mujer del presidente Nelson Mandela), que había acogido a Semenya bajo su ala, "mi niñita", "nuestra chica de oro" la llamaba, organizaba una comisión de investigación que acababa tildando la actuación de ASA como "pésima".

Los resultados finales de las pruebas de la federación internacional sobre Semenya se darán a conocer a final de mes.