Deportes
INTER DE MILÁN 3 - BARCELONA 1

La derrota más cruel

El Barça, falto de lucidez y explosividad, cae en Milán ante un Inter muy bravo

RAMON BESA Milán 20 ABR 2010 - 23:25 CET

El Barça se desinfló en el campo del Inter . Jamás una derrota había sido tan cruel para el equipo azulgrana desde la llegada de Guardiola, que jamás había perdido por más de un gol de diferencia. Los barcelonistas se vencieron en mal momento. No podían elegir un escenario peor por la importancia del partido, por el impacto mediático del torneo, por el escenario y por ser quien es el Inter, el equipo de Mourinho y de Eto'o, el futbolista canjeado por Ibrahimovic, sustituido cuando su equipo necesitaba goles. Los azulgrana se quedaron sin fuerza y doblaron la rodilla. Marcaron el gol que se habían pedido, más que nada porque Pedro tiene soluciones incluso para las jornadas más imposibles y, en cambio, jugaron uno de sus peores encuentros, desvencijados como se han quedado después de batirse con el Madrid, con el Espanyol y con las fuerzas de la naturaleza.

INTER, 3 - BARCELONA, 1

Inter: Julio César; Maicon (Chivu, m. 72), Lucio, Samuel, Zanetti; Motta, Cambiasso; Eto'o, Sneijder, Pandev (Stankovic, m. 55); y Diego Milito (Balotelli, m. 75). No utilizados: Orlandoni; Córdoba, Muntari y Materazzi.

Barcelona: Valdés; Alves, Piqué, Puyol, Maxwell; Xavi, Busquets; Pedro, Messi, Keita; e Ibrahimovic (Abidal, m. 61). No utilizados: Pinto; Márquez, Bojan, Henry, G. Milito y Touré.

Goles: 0-1. M. 18. Pedro, a centro de Maxwell. 1-1. M. 30 Sneijder remata una asistencia de Milito. 2-1. M. 48. Maicon, a pase de Milito. 3-1. M. 61. Milito, de cabeza.

Árbitro: Benquerença (Portugal). Amonestó a Eto'o, Stankovic, Puyol (los tres se perderán la vuelta por sanción), Busquets, Piqué, Keita y Alves.

San Siro: 80.000 espectadores.

Los azulgrana se negaron a firmar la derrota que el juego anunciaba porque fueron un equipo generoso y solidario, en la victoria y en la derrota, siempre unidos. Perseveraron sin parar y hasta podrán quejarse porque el árbitro les perjudicó todo el tiempo y no pitó un penalti de Sneijder a Alves cuando Piqué jugaba hasta de ariete. La actitud del Barcelona fue irreprochable y atacó con el suficiente interés como para mejorar el marcador. El fútbol, en cambio, fue más escaso que de costumbre porque a los jugadores les faltó lucidez y explosividad. El desafío era demasiado exigente para un equipo desnortado desde su salida de Barcelona. Nadie le había ganado por dos goles de diferencia al Barcelona de Guardiola.

De regreso a Milán, cinco meses después de la última visita del Barça, el Inter ha progresado mucho en la Copa de Europa. Ha mejorado en su versión de equipo vestido para matar, preparado para ganar más que para jugar. Mourinho funciona como un técnico universal cuya fórmula sirve igual para Portugal que para Inglaterra o Italia, de manera que le encanta trabajar con mercenarios, jugadores entregados a su manual de autor, excelentes cazarrecompensas en el mercantilizado mundo del fútbol. El portugués encontró ante el Chelsea una fórmula que le va bien ante cualquier rival: 4-3-3. Mourinho no cambió de plan ni siquiera con la visita del campeón. Jugó el Inter con tres puntas y marcó tres goles cuando no contaba ninguno en sus últimos enfrentamientos con el Barça.

También Guardiola fue fiel a su ideario y presentó la misma formación que en el Emirates contra el Arsenal. Juega el Barça de memoria desde infantiles, con un equipo formado en la cantera, muy futbolero, especialmente técnico, alegre y dinámico, opuesto al del Inter. Ambos equipos viajan por lo demás en direcciones opuestas. El juego neroazzurri es centrifugado, vertical, siempre atacando al espacio, mientras que a los azulgrana les gusta abrir el campo y desplegarse a partir de las bandas, madurar el partido y asociarse con un buen toque de la pelota.

La propuesta barcelonista exige precisión y velocidad o, en caso contrario, las pérdidas de balón son la mejor munición para equipos que viven del robo y de transiciones como el Inter. Hay que estar muy en forma para jugar como pretende el Barcelona, y hoy el equipo anda fatigado, derrengado, cansado de tanto esfuerzo, poco fino. Le pesan las piernas, ha perdido atrevimiento y tiene poca fuerza. Anoche defendió mal desde la salida y actuó con un sorprendente riesgo calculado, sin clarividencia, contundencia ni posesión. A cambio, el Inter atacó con bravura, superior físicamente, más entero que un adversario timorato.

La victoria del Inter estaba cantada hasta que el marcador anunció el 3-1. Milito y Eto'o armaron dos remates estupendos antes de que apareciera Pedro y dejara un gol excelente en la primera llegada del Barça, protagonizada por Mawxell, atacada por Ibrahimovic y mejor resuelta por el canario, un delantero que tiene soluciones para cualquier partido, ante al rival que sea, tanto da que se juegue en casa como fuera, tampoco importa el trofeo. Al Inter, sin embargo, no le llevó demasiado tiempo remontar con un gol de Sneijder y un segundo de Maicon porque el Barcelona no acababa de entrar en juego, como si hubiera pinchado y quedara extraviado en el campo. Los azulgrana sólo espabilaron cuando encajaron el 2-1 y remataron dos veces en un minuto.

Mourinho dio entonces un pasó atrás: quitó a Pandev, un delantero, y dio entrada al centrocampista Stankovic. Tenía el Inter el partido donde quería su entrenador y no tardó en contar el tercer gol en un remate de Milito. La respuesta barcelonista fue tan intensa como estéril porque le faltó puntería y defendieron bien los italianos. Los azulgrana no encontraron a Ibrahimovic y después no supieron generar las mejores situaciones para que resolviera Messi. A la pulga le faltó frescura para dejar su gol y el partido murió en el regazo del Inter: faltas, juego barroco, poca fluidez, siempre rodeado de cuantas cosas le molestan al Barça. La vuelta demanda simplemente el mismo resultado que se dio en la liguilla en el Camp Nou: 2-0. Hoy, sin embargo, aquel marcador parece difícil de alcanzar, sobre todo por el dolor que causó la inédita derrota de San Siro. Ocurre que la grandeza mostrada por el Barça de Guardiola en la victoria le hacen merecedor de toda la confianza.

Otras noticias

FOTOGALERIA: Milito redondea su gran partido

Milito anota el tercero del Inter y redondea con un gol su gran partido, mietras Piqué levanta la mano solicitando un posible fuera de juego en el tanto del argentino. / REUTERS

El Gordo

-----

2º Premio

-----

3º Premio

-----

4º Premio

  • -----
  • -----

5º Premio

  • -----
  • -----
  • -----
  • -----
  • -----
  • -----
  • -----
  • -----

Comprueba tu número

Patrocinio

OpenbankAdvertisement

Últimas noticias

Ver todo el día

Vigilias de dolor en Brooklyn

Los homenajes a los policías asesinados congregan en el barrio a representantes de todas las religiones y colectivos

El laboratorio del infierno

Camden, la ciudad más peligrosa de EE UU, logra reducir la violencia con una policía semiprivada e integrada en la comunidad

Venezuela renueva poderes en medio de una pugna en el chavismo

La votación de magistrados y otros altos funcionarios se demora porque las facciones de Maduro y Diosdado Cabello no coinciden

“Que se haga justicia porque se iba a mandar a la cárcel a un inocente”

Iñaki González subraya que “salga la verdad” y ahora reactivará su indulto

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana