Barcelona y Madrid, el pulso final de la Liga