Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Fotonoticia:

Anelka llega a Londres tras ser expulsado de la concentración

El futbolista fue apartado del equipo por insultar gravemente a Raymond Domenech durante el partido frente a México

El futbolista del Chelsea y de la selección francesa Nicolas Anelka ha llegado esta mañana alrededor de las 7.00 al aeropuerto de Heathrow, en Londres. Anelka ha sido el primer jugador en abandonar el Mundial después de que su selección le expulsase de la concentración por insultar gravemente al entrenador, Raymond Domenech, durante el partido frente a México. Según L'Equipe, Anelka le dijo "vete a tomar por culo, sucio hijo de puta".

Este es el último capítulo de la polémica que se ha producido en los últimos días en la selección francesa, puesto que ayer domingo los jugadores se negaron a entrenar en protesta por la expulsión de Anelka. A raíz de eso, se produjo una discusión entre el capitán, Evra, y el preparador físico, Robert Duverne. Además, el director delegado de la Federación Francesa, Jean-Louis Valentin, dimitió. La situación ha llegado a tal extremo que el presidente de la república francesa, Nicolas Sarkozy, ha pedido a la ministra de deportes, Roselyne Bachelot, que intervenga para calmar los ánimos. Bachelot ya ha lanzado un llamamiento de "responsabilidad y dignidad" a los futbolistas.

La polémica ha traspasado los límites deportivos y está llegando al terreno político. La cabeza visible del partido de extrema derecha francés Frente Nacional, Marine Le Pen, ha reclamado la dimisión de Bachelot por la "humillación mundial" que está sufriendo Francia. El ministro de Inmigración y de Identidad Nacional, Eric Besson, se ha quejado de que "en el extranjero todo el mundo se ríe" del espectáculo que está dando el equipo y ha instado a los jugadores a que "vuelvan al campo y jueguen al balón". El secretario nacional del Partido Comunista Francés, Pierre Laurent, ha afirmado, por su parte, que la actitud de los futbolistas está "a mil leguas de los valores del fútbol, de lo que se espera en términos de solidaridad de unos y otros".

De momento, el equipo ha vuelto a entrenarse hoy con normalidad después de haber tenido una charla en el campo. Francia se enfrentará mañana martes a Sudáfrica en el último partido de la primera fase, y tiene muy difícil clasificarse para octavos de final. Francia empató su primer partido, frente a Uruguay, y perdió el segundo contra México. Todavía no han marcado ningún un gol en el Mundial. Si los otros dos rivales del grupo A, México y Uruguay, empatan, ambas selecciones se clasificarían para octavos de final con cinco puntos independientemente del resultado que consiga Francia.