Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tercer plan y el juego aún no cuaja

Del Bosque cambió de nuevo la formación, pero todavía no parece haber acertado

El juego de la selección se ha juzgado a partir de la alineación y especialmente en función de tres decisiones: la presencia de Torres, imprescindible para Villa, pero que en contrapartida obliga a quitar un medio; la función de Xavi, en tanto que Xabi y Busquets le empujan a la posición de enganche; y la ocupación de la banda derecha con un extremo o un volante. A Del Bosque no le ha sido fácil cuadrar la formación: en tres partidos ha presentado tres alineaciones distintas y todavía no parece haber acertado. La novedad respecto a Honduras fue la presencia de Iniesta por Navas mientras que en referencia al partido de Suiza, se mantuvo a Iniesta y Torres actuó por Silva. Aunque la mezcla no funcionó, todas las circunstancias del partido jugaron a favor de España. El protagonista para bien y para mal fue Chile. El campo y el balón fueron suyos, estuvo mejor organizado y ocupó la cancha de manera solidaria y racional. Le condenó su agresividad, se excedió en el cuerpo a cuerpo, en las marcas y las faltas tácticas. Tuvo demasiado voltaje y su plan se rompió con la expulsión de Estrada en una jugada en que no merecía la tarjeta roja que sí pudo tomar con anterioridad. Jugar con uno menos no le impidió a Chile completar un buen partido y merecer su clasificación.

Casillas Puede que la crítica y los aficionados le miren con otros ojos, pero no transmite la seguridad de otros torneos. Ha perdido aplomo y se exige en exceso en cada jugada, actúa sin su habitual y elogiada naturalidad. Nada pudo hacer en el gol de Millar.

Ramos Muy presionado al inicio por las entradas de Beausejour, los chilenos no le dieron salida por la banda y apenas pudo pasar del medio campo mientras el partido estuvo 11 contra 11. Ayudó a defender como lateral y a veces incluso como central.

Puyol Acostumbra a imponerse en los partidos de mayor exigencia, como el de anoche, por su fortaleza física y velocidad. Atento al corte, procuró marcar siempre la línea en la zona y no comerse las paredes que tiraban los chilenos.

Piqué Anticipó bien y defendió el campo español. No pudo salir en corto ni precisar tampoco los cambios de orientación como en el partido contra Honduras y, por lo demás, cabeceó alto un córner. La pelota le rebotó en su pierna y descolocó a Casillas en el gol de Chile.

Capdevila Le tocó enfrentarse al mejor jugador chileno, el rebelde Alexis Sánchez. Lo pasó mal al inicio, como toda la línea defensiva, pero se acabó imponiendo y Alexis incluso fue sustituido. El lateral ha perdido protagonismo ofensivo y se excedió en el rechace ante la presión.

Busquets Nunca pudo jugar cómodo y ejerció más de tercer central defensivo que como pivote ofensivo. A pesar de su buen juego posicional, los chilenos le eliminaron a menudo con su fútbol asociativo, de marca individual y ayudas defensivas.

Xabi Alonso Estupendo. Muy laborioso. No solo cuidó su zona sino que alivió la faena del resto de medios y además procuró descongestionar la divisoria con su buen golpeo de balón. El gol de Villa llegó después de una apertura del volante del Madrid. Un golpe le obligó a pedir el cambio después de un despliegue excelente. Uno de los mejores del partido.

Xavi Desactivado prácticamente del partido por el marcaje de Estrada y con posterioridad de Isla. Apenas pudo recibir la pelota en situaciones de ventaja y, por tanto, el equipo no logró organizarse alrededor del volante. Aunque el partido le pilló lejos, sus pocos pases fueron importantes, como por ejemplo una asistencia a Villa.

Iniesta Fue uno de los jugadores determinantes en los momentos de mayor apuro porque se descolgó por las distintas zonas del campo en busca de la pelota que no podían mover medios ni defensas. Abrió a las bandas, basculó y trianguló excelentemente en la jugada del segundo gol: pasó bien y remató mejor. Hay consenso prácticamente unánime en su alineación. Fue elegido el mejor jugador del partido.

Fernando Torres Le falta ritmo y puntería, pero se ofreció siempre, especialmente en las situaciones más delicadas. No pudo imponer su altura, pero su potencia y velocidad provocaron la expulsión de Estrada y un penalti de Vidal que el colegiado no pitó.

Villa Infalible. Tardó 24 minutos prácticamente en tocar la pelota, pero cuando la recibió marcó un golazo: Bravo falló en el rechace y el delantero remató a la red sin portero con un tiro tan lejano como preciso. Tuvo un mayor protagonismo en la segunda parte y perseveró sin parar por el gol.

Cesc Le cambió el ritmo al partido y acercó al equipo a la portería de Bravo. Ayudó y mucho a los medios y a Villa desde que salió al campo por Torres. Alivió a Xavi, tiró buenos pases y tuvo llegada al área. La circulación de la pelota mejoró y se esponjó el equipo. No enganchó un tiro en una posición muy ventajosa.

Javi Martínez Debutó en un partido oficial y ayudó a mantener la posesión de la pelota y a recuperarla cuando era necesario por su buena planta.