Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dunga confirma que no seguirá al frente de Brasil

Felipe Melo pide perdón por la derrota y dice que la expulsión fue exagerada. El meta Julio César, que lloró tras el partido, asume su fallo en el gol

Puerto Elizabeth (Sudáfrica)

El seleccionador de Brasil, Carlos Dunga, ha confirmado que no seguirá al frente del equipo, que ha caído en cuartos del Mundial de Sudáfrica ante Holanda. "Sabíamos cuando empecé que solo estaría cuatro años", ha dicho el técnico. "Estamos extremadamente tristes, no lo esperábamos", ha dicho en la rueda de prensa posterior al partido contra Holanda.

"No hemos sido capaces de mantener el ritmo ni la concentración necesaria en la segunda parte. En un Mundial esos son los detalles que cuentan", ha asegurado el técnico. También se ha referido a la expulsión del centrocampista Felipe Melo, que ha pisado al holandés Robben en el muslo cuando estaba caído en el suelo y con el juego detenido: "Jugar con 10 jugadores contra un equipo de la calidad de Holanda es muy difícil". Aún así, ha aseverado que no es justo culpar solo al jugador y que "la responsabilidad de la derrota es de todos".

Los jugadores reconocen los errores

El propio Felipe Melo, que además de ser expulsado ha marcado un gol en propia meta, ha pedido perdón por la derrota del equipo. Aún así, ha considerado que no merecía la expulsión: "Ha sido una jugada difícil. Yo quería la pelota para iniciar un contraataque. Creo que la roja ha sido exagerada". El futbolista también ha señalado que "es difícil aceptar que no se va a ganar un título tan deseado". "Pido disculpas a la afición brasileña, pero no por la expulsión", ha rematado.

El centrocampista Kaká ha lamentado la falta de atención de los brasileños en las jugadas que han dado lugar a los goles holandeses y ha asegurado que "nadie siente más esta derrota que los jugadores de la selección". El delantero Luis Fabiano ha reconocido que Holanda les ha sorprendido en la segunda parte del partido. "La vida sigue, aunque no sea como queríamos", ha dicho el futbolista, que también ha asegurado que son un grupo ganador y que se van con la cabeza alta.

Robinho, autor del gol brasileño, también ha reconocido que el equipo ha pagado sus faltas de atención en una competición que "se decide por detalles". "En el descanso pensamos que íbamos a golear. En el segundo tiempo entramos desconcentrados y recibimos dos goles", ha dicho. El defensa Lucio, capitán de la selección, ha asegurado que Brasil es un equipo ganador que lo ha dado todo en el campeonato: "La evaluación es positiva".

"No es el fin del mundo", ha intervenido entre lágrimas el portero Julio César, que ha asumido la responsabilidad del fallo que ha dado lugar al primer tanto holandés, el que ha supuesto el empate a uno: "Yo fallé. Dudé en la salida y el balón pegó en la cabeza de Felipe Melo". El guardameta del Inter de Milán ha dicho que nadie en el equipo esperaba perder ante Holanda, que tenían tanta confianza en pasar como los aficionados brasileños, pero que "en el fútbol pasan estas cosas". "Holanda ha merecido la victoria en el segundo tiempo. Pero creo que podemos marcharnos con la cabeza alta", ha concluido.