Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Análisis:APUNTES DE ÁFRICA

España, creciendo hasta la final

Cambiar la historia ya estaba conseguido llegando a semifinales pero España entera ansiaba llegar a la final. El camino para llegar a esta final empezó hace más de dos años, cuando un gran sabio nacido en Hortaleza, luchó, peleó y convenció a todo un país para mostrar que al fútbol se juega con un balón, que no importa la estatura que tengas, y que para ganar hay que querer y creer, aunque falte algún que otro noble nombre en la nómina.

La España de hoy, venía creciendo poco a poco en el Mundial ya que cada equipo que ha tenido enfrente se dedicó a poner bombas en su camino y poco fútbol (excepto Chile). Alemania no tenía nada que ver con la que perdió la final de la última Eurocopa. Su estandarte Ballack dejó paso a nueva sabia y su estilo era menos directo, con más posesión de balón y buscando la portería contraria a través de la calidad de Özil y Schweinsteiger.

Se presuponía una guerra por el balón pero España desde el primer minuto al noventa y tres dejó claro que los amos del balón eran ellos y dejaron a los alemanes a su merced. España presionó en todo el campo cada vez que perdió el balón e hizo un partido perfecto en este sentido hasta el gol. Alemania, apoyada en un 4-4-1-1 trató de cerrar espacios y salir tocando en todo momento, pero su intento de jugar de tú a tú a la mejor selección de este mundial fue estéril y se pasaron todo el partido buscando sombras alas que presionar o robar el balón.

Del Bosque ha sabido seguir el camino, si, pero también rectificar a tiempo sentando a Torres y a la vez dotar al grupo de la suficiente autoestima para que un futbolista de segunda línea (con todos los respetos Don Pedro) fuera determinante rompiendo la defensa alemana. El susto del final del primer tiempo, nos recordó que Alemania aún sobrevivía.

La segunda parte española fue la más completa que ha jugado en este Mundial. Se presuponía que Alemania era mejor en el plano físico, pero los Xavi, Xabi, Busquets, Iniesta y compañía mostraron que cuando tienes el balón y sabes administrarlo...ya puedes ser corredor de maratón que ni así ganarás.

Cuando Puyol puso el marcador a favor empezó otro partido, el que mejor sabe administrar España. Colocados en un 4-4-1-1 trataron de tocar mucho, juntarse en su propio campo para defender y recuperar, y lanzar contras letales a través de Xavi. Alemania, ni encontró la manera de hacernos daño, ni supo domar la ansiedad por llegar rápidamente al área española, dejando al final, imagen de selección inferior. El final del partido me ha dejado un único pensamiento: Impresionante partido de la selección.

Este Mundial es nuestro.