Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Es una mala noticia deportiva y sentimental"

El vicepresidente deportivo del Barça, Josep Maria Bartomeu, reconoce que el Arsenal rechazó dos ofertas formales por Cesc.- No cierra las puertas a un fichaje, pero matiza que "primero se va a mirar en casa"

Todavía resuena con fuerza en el Camp Nou el anuncio de la continuidad de Cesc en el Arsenal la próxima temporada . El centrocampista, objeto de deseo del club azulgrana y petición expresa de Pep Guardiola para reforzar la plantilla, regresó ayer al trabajo con los gunners y será la piedra angular del proyecto de Arsène Wenger. Hoy, el vicepresidente deportivo del Barça, Josep Maria Bartomeu, ha admitido que se trata de "una mala noticia deportiva y sentimentalmente", aunque también ha recordado que "económicamente es positiva", ya que el fichaje del jugador catalán condicionaba la estrategia económica para afrontar otras incorporaciones.

Desde Pekín, en donde el Barça disputará su segundo partido de la gira asiática que emprendió hace seis días, Bartomeu también ha señalado que el Arsenal rechazó dos ofertas formales por el jugador que rondaban los 40 millones de euros. "La oferta era razonable, adecuada pero no la han valorado y en ningún momento han puesto precio" , ha afirmado.

No obstante, el vicepresidente deportivo ha asegurado que respeta la decisión "deportiva" del club de Highbury de no querer vender a su capitán. Según él, tanto el Barça como el futbolista han hecho "todos los esfuerzos posibles" para que fructificase la operación y ha apuntado al presidente Sandro Rosell, que "ha intervenido activamente y en primera persona" en las negociaciones.

La cantera, en primer plano

Zanjado este asunto, el club, que dispone de 50 millones de euros para sellar nuevas incorporaciones, se plantea ahora otras alternativas ya que el equipo "tiene carencias". Eso sí, Bartomeu ha dejado claro que "primero se va a mirar en casa", por lo que las figuras de Jonathan y Thiago ganan enteros para subir a la primera plantilla y apuntalar el centro del campo.

En Londres, mientras, la continuidad de Fábregas ha aliviado a Arsène Wenger, que pese al deseo del 4 de regresar a Barcelona ha presentado una gran resistencia. "El es nuestro capitán, es nuestro líder", ha manifestado el francés. "Cuando estaba en el Mundial de Sudáfrica me encontré a mucha gente y la primera cosa que escuchaba era: 'no deje marchar a Fábregas', lo que significa un gran alivio para todo aquel que quiere al club" .

A una semana del inicio de la Premier League, el Arsenal se asegura la presencia de su buque insignia y mira con optimismo al futuro. "Cesc ha aparecido para dejarlo todo claro. Era muy importante para nosotros que Cesc lo dejase claro y que podamos caminar juntos a partir de ahora", ha concluido el técnico alsaciano.