Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
FÚTBOL

Osasuna no traga: el partido contra el Barça se juega hoy

Los azulgrana, tras viajar en AVE y autobús, llegan al Reyno de Navarra pocos minutos después de las ocho

El encuentro Osasuna - Barça se jugará finalmente esta noche. El Barcelona ha llegado al Reyno de Navarro pocos minutos después de las ocho de la tarde, hora prevista para la disputa del choque. La federación española ha desmentido haber comunicado al club azulgrana que si se cerraba el espacio aéreo el partido se aplazaría, como mantiene el club en un comunicado hecho público esta tarde. Los azulgrana pretendían viajar hoy en avión, pero el caos originado por los controladores aéreos ha hecho imposible volar desde El Prat.

El viernes, a eso de las cinco de la tarde, el autocar oficial del club se desplazó, vacio de pasajeros, a Pamplona. Lo hizo cargado con el material deportivo que utilizará hoy el equipo. Un par de horas más tarde, los controladores aéreos españoles se ausentaron de sus lugares de trabajo, en lo que se interpreta como un acto de protesta contra el Gobierno, una huelga encubierta o una salvajada, según quien opine.

Nada más tener conciencia de ello, Sandro Rosell, presidente del Barcelona, contactó con Jorge Pérez, director general de la RFEF y le expuso el panorama: el Barcelona tenía previsto viajar a Pamplona hoy mismo, a las diez de la mañana para jugar a las 20.00 h contra Osasuna la 14ª jornada de Liga. Según el Barcelona, la Federación anunció medidas especiales en el caso que el espacio aéreo de la península siguiera cerrado. Según el artículo 240 del reglamento, la Federación tiene potestad para suspender cualquier partido amparándose en "causas de fuerza mayor". Según fuentes del club, Pérez aseguró que en el supuesto de que hoy el Barcelona no pudiera volar el partido se suspendería; la Federación lo niega.

"Hemos intentado que el partido se jugara el domingo a las cinco, pero Osasuna se ha negado", afirmaron fuentes federativas a este periódico a las 16.00h, cuando la expedición del Barcelona salía de la estación de Sants rumbo a Zaragoza. Allí cogerá un autobús para llegar a tiempo a Pamplona. "Osasuna esperará, pero el partido se juega hoy", insisten las fuentes de la federación que desmienten la versión del club: "Nunca les dijimos que se suspendiera el partido, aunque nosotros hayamos intentado que se juegue mañana". Pero Osasuna no traga y el Barcelona tuvo que cambiar precipitadamente le plan.

El equipo se había citado a las nueve de la mañana en el Camp Nou, a la espera de la apertura del espacio aéreo en el que a las 14.00 h seguía cerrado. Los jugadores ni siquiera pudieron entrenarse, a expensas de salir corriendo al aeropuerto. Eso si, comieron en el estadio y Guardiola los mandó a casa a descansar, citándoles a las 17.30 para viajar a Pamplona, convencido como estaba el club de que el partido se jugaba el domingo. O eso entendió Rosell, al menos. A las 15.00 h se cambió el plan, al confirmarse de que comparecía hoy en El Sadar, o el Barça perdía los puntos. Y a correr.

Milagrosamente, todos los futbolistas llegaron a tiempo de subirse a las 16.00h en Sants en un tren con destino Zaragoza que Pedro estuvo a punto de perder. En la capital maña se cambiará el tren por un autocar hasta Pamplona. "Osasuna esperará, pero el partido se juega hoy", insisten en la federación. "Una cacicada", advierten en el Barcelona, con sorpresa y estupor por el cambio de opinión de la RFEF. "No era lo pactado", insisten en el club. El caso es que el partido se juega hoy... cuando llegue el Barça, claro. Despúes del encuentro, Guardiola y la plantilla intentarán coger un vuelo, si es posible, para regresar a Barcelona.