Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una Pulga de oro

El fútbol corona a Messi como mejor jugador del mundo en el año en que España ganó el Mundial, Iniesta fue segundo y Xavi tercero.- Mou, mejor entrenador

Lionel Messi ha recogido el Balón de Oro de la FIFA, que premia los resultados individuales conseguidos durante el último año, el palmarés conseguido, la influencia sobre el juego del equipo y el fair play, según consta en las bases del premio y que por vez primera une el mítico trofeo que France Football ha venido entregando anualmente desde 1954 con las votaciones de sus corresponsales y el FIFA World Player, que el máximo organismo futbolístico se inventó en 1991 y que escogían los seleccionadores y capitanes de todas las selecciones nacionales. Josep Guardiola, que le ha entregado el premio, se ha saltado el protocolo y en catalán ha anunciado: "El guanyador de la FIFA Pilota d'Or es... Lionel Messi".

El argentino ha sumado el 22,65% de los votos, superando a Iniesta (17,36%) y Xavi (16,48%)

El argentino ha sumado el 22,65% de los votos, superando a Iniesta (17,36%) y Xavi (16,48%). "No me lo esperaba", ha reconocido Messi, que ha querido compartir el premio con sus compañeros -"sin ellos no estaría aquí"-, con sus seres más queridos -su familia al completo le acompañó en la gala-, con todos los barcelonistas y con todos los argentinos. Messi ha tenido palabras para Iniesta y Xavi, los dos campeones del Mundial que le han acompañado en un histórico podio azulgrana: "Ellos lo merecían tanto como yo", ha dicho.

Pese a las expectativas creadas por el triunfo de España en el Mundial de Sudáfrica, Messi ha sido premiado como mejor jugador, así que Luis Suárez sigue siendo el único español en recibir el galardón (en 1960), premio que obtuvo como jugador del Barcelona. La presencia de dos españoles en el podio remite al Balón de Oro de 1964, cuando ganó el escocés Dennis Law, Suárez fue segundo y Amancio Amaro quedó tercero. La presencia de tres jugadores del mismo equipo remite a 1988 y a 1989, cuando el Milan copó el podio con los futbolistas del gran conjunto que dirigía Sacchi. con Van Basten, Gullit y Rijkaard. Casillas, Ibra, Eto'o y Cristiano Ronaldo, capitanes de España, Suecia, Camerún y Portugal, respectivamente, no votaron a Messi.

"Todo podía ser, para mí ya es un orgullo estar aquí. Es justo que gane Messi porque es el mejor jugador del mundo. A fin de cuentas, el premio se queda en casa otra vez", ha advertido Xavi. "Yo quería que ganara alguno de mis jugadores", ha dicho Mourinho: "Sneijder, Cristiano Ronaldo, Diego Milito... Pero es justo que estén Messi, Xavi e Iniesta porque son jugadores de otro mundo. Un Balón de Oro en manos de Messi siempre está en buenas manos". Ha lamentado especialmente el entrenador portugués del Madrid que no ganara Xavi: "Le conozco desde que era un crío", ha dicho el que desde ayer ya puede presumir de ser el mejor entrenador del mundo.

"Messi se lo merece. Es el mejor. Estoy muy contento. No es una decepción, estar aquí es un premio", ha afirmado Iniesta, que al igual que sus dos compañeros considera que el hecho de ser tres futbolistas de La Masia los nominados señala al Barcelona como ganador de la gala. Así lo entendió el club, que desembarcó con una expedición de 80 personas, encabezada por el presidente, Sandro Rosell, y el ex presidente Agustí Montal y formada por directivos, y ex jugadores, entre ellos Stoichkov, Balón de Oro en 1994, empleados del club, especialmente trabajadores de La Masia, ex técnicos -Serra Ferrer y Antic- y familiares de los premiados.

Vicente del Bosque ha entregado a la seleccionadora de Alemania, Silvia Neid, el nuevo premio que señala al mejor entrenador del fútbol femenino y acto seguido fue ella quien ha recibido en el escenario a Mourinho. para honrarle con el premio al mejor entrenador, instaurado este año. El portugués se ha impuesto en reñida pugna a Del Bosque: ha recibido el 35,92% de los votos, por el 33,08% para el salmantino. Guardiola se ha quedado con el 8%.

El técnico del Madrid se ha emocionado vivamente y se abrazó a los jugadores del Inter de Milán y a Casillas antes de subir al escenario, donde ha felicitado a los dos entrenadores finalistas. Tras decir que estaba muy orgulloso de ser portugués, Mou ha añadido: "He trabajado muchísimo para estar aquí, pero no lo he conseguido solo. Quiero dar las gracias a mis jugadores y a la gente que me quiere". A su llegada a la gala, el entrenador del Madrid fue abucheado por algunos aficionados durante su paseo por la alfombra roja que daba acceso al Palacio de Congreso de Zúrich.

"Es difícil dar con el mejor entrenador. Dependemos de los futbolistas", había dicho Del Bosque en la rueda de prensa anterior a la gala, donde no estaba Mourinho porque su avión llegó más tarde. El seleccionador, además, se acordó de Oriol Tort, mítico responsable del fútbol base azulgrana, con el que compartió muchas horas en la búsqueda de jóvenes talentos cuando trabajaba para el fútbol formativo del Madrid. Y ensalzó el trabajo que se realiza en las diferentes canteras del fútbol español, ampliamente representado en el mejor once del año. "La suerte que tenemos es trabajar con estos jugadores. Si no fueran muy buenos, no hay método que valga. Somos una parte muy pequeña representando al fútbol español". Para Guardiola, la presencia de Messi, Iniesta y Xavi en la gala sirve para honrar el trabajo de mucha gente que ha participado en la manera de entender el juego que se trata de enseñar en La Masia: "Los tres representan a mucha gente que ha estado detrás, ayudándoles a formarse".

De hecho, la gala se ha convertido en un homenaje al Barcelona, especialmente, y por extensión al fútbol español al anunciarse la composición del mejor equipo del 2010. Seis futbolistas del conjunto azulgrana -Piqué, Puyol, Xavi, Iniesta, Messi y Villa- han sido escogidos parte del once del año de FIFPro, el sindicato de futbolistas profesionales, con un séptimo, Casillas, de portero. La alineación la completan Lucio y Maicon como defensas, Sneijder -que ha dedicado el premio a un emocionado Mourinho- en el centro del campo y Cristiano Ronaldo, como delantero.

La suerte es nuestra, que trabajamos con estos jugadores. Si no fueran muy buenos, no hay método que valga", ha dicho Guardiola. El entrenador considera a los españoles presentes ayer en la gala como "una parte muy pequeña del futbol español". Para el catalán la presencia de Messi, Iniesta y Xavi en la gala sirve para honrar el trabajo de mucha gente que han participado en la manera de entender el juego que se trata de enseñar en La Masía: "Los tres representas a mucha gente que ha estado detrás, ayudándoles a formarse".

El mítico jugador sudafricano Lucas Radebe ha entregado el premio Fair Play a Jean François Mayana, capitana de la selección de Haití sub 17, que sufrió las consecuencias del terremoto -murió su entrenador- pero se clasificó para la fase final del torneo superando todas las adversidades. "En mi país hay mucha gente que sufre. Este premio es para ellos y demuestra que no estamos solos", ha afirmado. Tan emocionante ha sido su presencia como la del reverendo Desmond Tutu, que recibió el premio Presidente FIFA -"me he dejado la vuvucela", ha dicho en el escenario- y ha sido muy discutido el Premio Puskas, al mejor gol del año, que recayó en el turco Altintop, por una volea a la salida de un saque de esquina.

"Llevo cincuenta años esperando que gane un español", ha lamentado Luis Suárez. Deberá seguir esperando. Por segundo año consecutivo, ganó Messi; la Pulga vuelve a ser de oro. Como La Masia.