Deportes

"Mi premio es merecido, ha sido una temporada perfecta"

El técnico del Real Madrid, José Mourinho, es elegido mejor entrenador del mundo en 2010.- El premio pone la guinda a una trayectoria plagada de éxitos

EL PAÍS Madrid 10 ENE 2011 - 22:19 CET

"Mi premio es merecido, ha sido una temporada perfecta para un entrenador de club porque ganamos el triplete. Estoy muy contento". Así, fiel a su estilo, ha celebrado José Mourinho (Setúbal, Portugal, 1963) en Zúrich la obtención del Premio FIFA al mejor entrenador del mundo en 2010. Un año en el que el actual técnico del Real Madrid llevó al Inter de Milán a la conquista de un triplete histórico (Liga, Copa y Liga de Campeones).

Mourinho ha obtenido el 35,92% de los votos, dejando atrás a los dos técnicos españoles que competían con él por el galardón: el seleccionador español, Vicente Del Bosque -33,08%-, y el entrenador del Barcelona, Pep Guardiola -8,45%-. "Del Bosque ha sido campeón del mundo y Guardiola de la Liga española, ambos han hecho un trabajo increíble y sería poco ético olvidarlos", ha declarado el ganador del premio, que también ha dicho que se ha acordado de todos sus seres queridos al recibir el premio: "De mi mujer, de mis hijos, de todos los que amo y de todos los que me han ayudado a ganar".

Con este premio, Mourinho ve coronada individualmente toda una vida dedicada al fútbol. Nieto de presidente, hijo de portero y entrenador, no tardó en darse cuenta de que su sitio estaba en el área técnica. Se licenció en Educación Física y estudió el curso de director técnico de la UEFA. Llegó a la elite del fútbol internacional de la mano del inglés Bobby Robson, recientemente fallecido. El portugués trabajó con el británico en el Sporting de Lisboa y el Oporto. También le acompañó como ayudante e intérprete cuando se fue al Barcelona, en 1996.

Aunque Robson solo dirigió al club azulgrana durante una temporada, en la que ganó una Supercopa de España, una Copa del Rey y una Recopa de Europa, Mourinho siguió formando parte del cuerpo técnico de su sustituto, el holandés Louis Van Gaal. Con él ganó dos Ligas y otra Copa del Rey. Abandonó las filas del que hoy es su gran rival en 2000. Ese mismo año, volvió a su país para vivir su primera experiencia como entrenador principal de un gran club: estuvo tres meses al frente del Benfica. Del equipo lisboeta se fue al modesto Uniaio Leiria, desde el que dio el salto al Oporto, que le encumbró internacionalmente. Con Os Dragoes ganó una Liga de Campeones, una Copa de la UEFA, dos Ligas y una Copa portuguesa.

Su capacidad para hacer campeona de Europa a una plantilla modesta no pasó desapercibida para el ruso Roman Abramovich, quien pretendía convertir al Chelsea, inglés, en el gran dominador del fútbol europeo. En Inglaterra, donde fue apodado como The Special One, ganó dos Ligas, tres Carling Cup, una FA Cup y una Communiy Shield. No pudo, sin embargo, alcanzar el gran sueño del dueño de los blues: la Liga de Campeones. Sí la logró en 2010, en su segunda temporada en el banquillo del Inter de Milán, club al que llegó tras abandonar Londres. En Italia también ganó dos Ligas, una Copa y una Supercopa. Con esas credenciales llegó al Real Madrid en el verano de 2010. Florentino Pérez le fichó con la intención de acabar con la hegemonía en España de su gran rival, el Barça, y de conseguir el título más ansiado por el madridismo: la décima Copa de Europa.

Otras noticias

El entrenador del Real Madrid, José Mourinho, posa con el Balón de Oro, que le acredita como mejor técnico de 2010. / GETTY IMAGES

Últimas noticias

Ver todo el día

“Marc ha cometido un error”

Nadia Tronchoni Termas de Rio Hondo

“Valentino es mucho Valentino”, responde Márquez tras arriesgar demasiado

Repulsa social a la banca

El rescate del sistema financiero ha requerido una cifra astronómica de dinero público en un tiempo de grandes necesidades sociales

La falta de reformas y la guerra en el Este minan a la sociedad ucrania

Pilar Bonet Moscú

El control de los oligarcas y las cuotas políticas bloquean el funcionamiento de la Administración

EL PAÍS RECOMIENDA

Quiero desheredar a mi hijo

El Supremo equipara el maltrato físico al psicológico. Se disparan las consultas para privar a los descendientes del patrimonio

La histórica maldición de los banqueros de Dios

Quienes acosaron a Benedicto XVI plantan cara a Bergoglio para limpiar las finanzas y levantar el secreto bancario

Lo más visto en...

» Top 50


Webs de PRISA

cerrar ventana