Selecciona Edición
Iniciar sesión

Osasuna se reinventa con Mendilibar

El equipo navarro le endosa un 4-0 al Espanyol con dos goles de Nekounam

Se pueden hacer muchas lecturas sobre la exuberancia de un Osasuna en crisis que motivó la destitución de su entrenador, Camacho. Seguramente, todas incompletas u oportunistas. Hay una inmediata: la presencia de Mendilibar en el banquillo del equipo navarro, con una semana de trabajo previa, sirvió para reinventar al equipo rojillo en sus raíces más profundas. Osasuna ha sido, es y será una mezcla de tesón, presión y remate. Pocas veces ha aportado mucho más. Se hizo reconocible ante un Espanyol irreconocible, asustadizo, trabado y demolido a collejas por un equipo encorajinado.

El alma de Osasuna es un iraní, Nekounam, un medio defensivo con un juego aéreo brutal (ocho de sus 17 goles en España han sido de cabeza), una sangre fría especial (siete de penalti) y autoridad en el campo. El corazón es Pandiani, un uruguayo que falló dos goles impensables pero cuyo destajo es un agobio para los defensas. La vidilla la ponen tipos como Masoud, otro iraní, sedoso en el centro. El Espanyol acudió al Reyno de Navarra, pero estar no estuvo.

OSASUNA 4 - ESPANYOL 0

Osasuna: Ricardo; Nelson, Lolo, Josetxo, Monreal; Puñal, Nekounam; Masoud (Vadocz, m.89), Camuñas, Calleja (Lekic, m.83); y Pandiani (Soriano, m.74).

Espanyol: Kameni; Chica, Amat, Galán, David García (Javi López, m.46); Duscher (Alvaro, m.62), Javi Márquez; Luis García, Verdú, Callejón (Dátolo, m.46); y Sergio García.

Goles: 1-0, m.14: Nekounam. 2-0, m.55: Nekounam, de penalti. 3-0, m.80: Lolo. 4-0, m.88: Soriano.

Arbitro: Pérez Lasa (Comité Vasco). Amonestó a Calleja (m.38) y Camuñas (m.80), de Osasuna, y a Chica (m.15), Duscher (m.54) y Javi López (m.74), del Espanyol.

Incidencias: 15.898 espectadores en el estadio Reyno de Navarra.