Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Análisis:DESDE MI SILLÓN

Hasta siempre, amigo

A Wouter se le ha negado la segunda oportunidad que a mí se me concedió

Hoy es un día triste, muy triste. Se me agolpan las emociones ahora mismo por todos los poros de mi cuerpo. Piden salir, tienen ansia de libertad, pero el instrumento que tengo para expresarlas, las palabras, se me antoja totalmente insuficiente.

D.E.P. Wouter Weylandt, fallecido hoy en un trágico accidente en el transcurso de la segunda etapa en línea del Giro de Italia 2011. Mi más sentido pésame a toda su familia y amigos. A los mismos que se despidieron de él con una sonrisa deseándole suerte para este Giro. El año pasado ganaste una etapa, a ver si este año te traes dos, seguro que le dijo alguno. Y a sus compañeros de equipo, los que, al igual que los más cercanos, con más dolor estarán notando su ausencia en estos mismos momentos.

Desgraciadamente, soy capaz de entender muy bien el dolor que está sufriendo toda esta gente en este momento. Y no porque lo haya vivido yo, sino porque estoy convencido de que se asemeja mucho a lo que vivieron todas mis personas cercanas hace ahora casi dos años.

Pido perdón por hablar de mí porque no es ésta mi intención, pero hoy necesito hacerlo. Porque todo lo que he visto hoy y lo que he sentido me ha hecho pensar muy intensamente en cómo debieron ser los momentos posteriores a mi accidente en esta misma carrera.

Y me siento mezquino cuando pienso en mí y en la suerte con la que me ha tratado la vida. Estoy aquí para contarlo, y eso ya de por sí es una fiesta. Y pido perdón de nuevo por utilizar esta palabra en un día como hoy, pero así es como lo siento.

Pienso en la mujer de Weylandt, embarazada de su segundo hijo recibiendo la terrible llamada telefónica, y la imagen que veo es la de mi mujer, con dos niños pequeños, uno en cada mano, recibiendo la misma información. Pienso en su hijo y en el recuerdo que tendrán de su padre, y veo a los míos. Pienso en su familia y lo mismo, veo a la mía. Pienso en sus amigos y veo a los míos. Pienso en su equipo, en su compañero de habitación y veo al mío, a Ardila -presente en este Giro-, que era con quién compartía morada en el Giro de hace dos años. Y le veo al pobre Mauricio, despierto en mitad de la madrugada, angustiado por la ausencia a la que le transporta esa cama vacía que tiene a su lado. Y le imagino pensando en mi, en que la última sonrisa que le he dedicado ese mismo día puede haber sido precisamente eso, la última; y le veo lamiendo su impotencia sabiendo que en un hospital del que apenas le separan un centenar de metros, yo estoy librando una dura batalla contra la muerte. Y él, cansado, abatido y saturado por esa impotencia, nada puede hacer para cambiar el destino.

En mi caso las primeras informaciones fueron terribles, pero pasadas las horas mi situación se fue estabilizando y en unos cuantos días mi vida dejó de correr peligro. En el caso de hoy las primeras informaciones han sido igual de terribles, pero al de poco tiempo han llegado nuevas noticias dramáticas que han confirmado los peores presagios.

Por casualidades hoy no estaba siguiendo en directo la etapa, y a mí la noticia me ha llegado vía telefónica, aunque como todos, ya desde el primer momento me he temido lo peor. Pero tenía una esperanza en la que creer: en mi caso también fue así, y conseguí salir adelante. Confiaba como no puede ser de otra manera en la labor de los médicos italianos. Y sabiendo que estaba siendo atendido por ellos desde el primer momento, confiaba en que harían todo lo posible por él si había una esperanza de vida. En mi caso no pudo ser así y conseguí salir del trance, así que yo en mi ignorancia trataba de ser optimista. Así lo hicieron conmigo todos esos profesionales, y a ellos y a su trabajo les debo la vida. Así que, con ellos estaba.

Pero no ha podido ser. A Wouter se le ha negado la segunda oportunidad que a mí se me concedió. Descansa en paz, amigo y compañero, que como tantos otros, no dudaste en venir a abrazarme la primera vez que me viste después de mi accidente. Así te recordaré, con la sonrisa que me dedicaste aquel día.

Tiempo habrá de preguntarnos el porqué de esta muerte, lo mismo que me he preguntado yo miles de veces el porqué de mi accidente. Pero ahora no es el momento, ninguna de las respuestas nos sirve para solucionar tu pérdida. Acompaño a todos los tuyos en el dolor y desde aquí todo mi cariño y recuerdo para ellos. Hasta siempre, amigo.