Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Rayo pide el concurso de acreedores

Con el equipo madrileño ya son 10 los equipos intervenidos por el juez

El Rayo Vallecano ha solicitado hoy formalmente el concurso de acreedores, que ha recaído en el Juzgado de lo Mercantil número 3 de Madrid. El club, que ha ascendido esta temporada a Primera División, había agotado los cuatro meses de plazo que da la ley para negociar con sus acreedores.

El equipo madrileño se declaró en preconcurso el 17 de febrero, después de que el grupo empresarial de la familia Ruiz-Mateos, dueña del club, hiciera públicos sus problemas financieros. Los Ruiz-Mateos declararon el club en venta y acabaron traspasándolo a principios de mayo al empresario Raúl Martín Presa. Este asumió la deuda de la entidad, que ascendía a unos 40 millones de pesetas.

Ahora será un juez quien valore la situación económica del Rayo Vallecano. Si decide que el concurso (que es la antigua suspensión de pagos y supone que las deudas superan los ingresos) siga adelante, nombrará a tres administradores judiciales para gestionar el equipo. Estos serán los encargados de la gestión económica del club y, por lo tanto, tendrán que autorizar todas las transacciones, incluidos los fichajes.

El Rayo es el último de una larga lista de equipos españoles que se acogen a la Ley Concursal para reordenar sus cuentas. Desde que la ley entrara en vigor, en 2004, 21 equipos de Primera y Segunda División se han acogido a ella para negociar a la baja sus deudas. El primero fue Las Palmas.

En estos momentos nueve equipos, además del Rayo, están en concurso de acreedores: Zaragoza, Betis, Granada y Mallorca, de Primera, y Cádiz, Poli Ejido, Recre, Xerez y Córdoba. El Hércules está en preconcurso.

Otros 10 equipos estuvieron intervenidos para ya han vuelto a manos de sus dueños: Levante, Sporting, Málaga, Real Sociedad, Las Palmas, Albacete, Alavés, Celta, Murcia y Alicante. En el resto de Europa solo el Porstsmouth inglés solicitó la quiebra y fue automáticamente descendido. En España el procedimiento concursal paraliza las sanciones administrativas por lo que ningún equipo desciende por razones económicas.

La epidemia no es exclusiva del fútbol. Estudiantes, Joventut, Granada, Menorca y Valladolid también han solicitado el concurso.