Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tokio competirá con Madrid en la carrera para ser sede olímpica en 2020

La capital japonesa, que albergó los Juegos de 1964, ya se postuló para los de 2016 que se adjudicó Rio de Janeiro

Principales infraestructuras planificadas para la candidatura fallida. EL PAÍS

La candidatura olímpica de Madrid 2020 tendrá un duro oponente en su carrera por ser sede de los Juegos. Tokio ha anunciado este sábado que se une a la capital española, Roma y Estambul y que también aspira a la gloria olímpica.

El presidente del Comité Olímpico Japonés (COJ), Tsunekazu Takeda, ha sido el encargado de dar el pistoletazo de salida de la candidatura para albergar los Juegos del año 2020. Tokio, que ya organizó los Juegos en 1964, se une así a Madrid, Roma y Estambul, las otras tres ciudades que han presentado su candidatura oficial para acoger el evento.

Durante el acto, Takeda ha expresado su deseo de que, en caso de obtener Tokio los Juegos, parte de las pruebas deportivas se realicen en zonas del noreste japonés devastadas por el terremoto y el tsunami del pasado 11 de marzo que dejó más de 20.000 muertos y desaparecidos, según informó la agencia local Kyodo.

La presentación de la candidatura se produce después de que el presidente del COI, Jacques Rogge, dijera el pasado jueves en Tokio, adonde viajó para asistir al centenario del COJ, que la celebración de los Juegos de Invierno en 2018 en la cercana ciudad surcoreana de PyeongChang no resta posibilidades al proyecto tokiota.

Las declaraciones de Rogge han supuesto un impulso para el COJ, que tras la elección de PyeongChang el pasado 6 de julio había anunciado que Tokio meditaría no presentarse al considerar que la celebración de un evento en la misma zona de Asia dos años antes podía mermar sus oportunidades de ser sede olímpica.

Tokio se postuló también junto a la capital de España, Chicago y Río de Janeiro para celebrar los Juegos Olímpicos de 2016, cuya organización recayó finalmente en la ciudad brasileña.

Tras la elección de Río, el gobernador de Tokio, Shintaro Ishihara, había anunciado en diversas ocasiones su intención de que la ciudad acogiera el evento en 2020, pese al escaso apoyo popular que recibió el proyecto para organizarlo cuatro años antes.