Deportes

Japón, campeona del mundo

Tras remontar dos veces, las niponas se imponen en los penaltis a EEUU (2-2)

DANIEL CASTRESANA 17 JUL 2011 - 23:55 CET

La selección de Japón ha entrado en la historia del fútbol femenino por la puerta grande. Se ha proclamado campeona del mundo, en su primera final, ante toda una potencia, Estados Unidos, dos veces vencedora del torneo. Una victoria más meritoria, si cabe, porque las Nadeshiko no han logrado su gesta por la vía del fútbol vistoso que les había llevado a acaparar elogios en los últimos días, sino por la de la garra, la de la lucha incansable, la que se necesita para remontar in extremis por dos veces una final que estaba perdida. Un garra que les ha permitido llegar a una tanda de penaltis en la que su guardameta, Kaihori, no ha dado opciones a sus rivales, deteniendo dos lanzamientos.

El reto era mayúsculo para las niponas, que nunca habían ganado a Estados Unidos. El partido deparaba un choque de estilos en el que las estadounidenses, con una salida en tromba, han logrado imponer inicialmente su fútbol directo. Atenazadas por el frenético ritmo que imponía el juego rival, a las japonesas les ha costado minutos y esfuerzo encontrar la vía para avanzar metros. Aparecía poco y sin chispa la veterana centrocampista Sawa, pieza clave en el engranaje futbolístico japonés y Balón de Oro del torneo. Anulado el cerebro de las Nadeshiko en la zona media, ha sido Ohno quien ha tomado la iniciativa del último pase a medida que el equipo norteamericano flaqueaba y les dejaba avanzar a base de toque.

El descanso, sin embargo, le ha devuelto su pujanza inicial a las estadounidenses, que han vuelto a imponer su ritmo y a rondar el gol con insistencia. Hasta que en el 69, al fin, tras tres palos y una mano milagrosa de Kaihori, Rapinoe ha visto la luz. Ha aprovechado una pérdida rival para armar la contra con un pase largo teledirigido hacia Morgan, que tras controlar y superar en carrera a su marcadora, ha anotado de tiro cruzado. Un golazo.

No se han rendido sin embargo las japonesas, que han peleado contra el guion hasta que ha llegado el empate, a falta de 10 minutos. Y con más fuerza han luchado todavía en la prórroga, después de que Wambach entrara de cabeza en la historia del fútbol estadounidense logrando un tanto que olía a título y la convertía en la máxima goleadora de su país en los Mundiales (13). Un remate de espuela de Sawa en un córner ha vuelto a extasiar a Japón, mandando el duelo a los penaltis (3-1). Ahí, la estrella ha sido Kaihori. Sus dos paradas han sido suficientes para que su equipo alcanzara la gloria por primera vez. Las Nadeshiko ya son campeonas del mundo.

Otras noticias

Las jugadoras japonesas celebran el Mundial. / MARCIO JOSÉ SÁNCHEZ (AP)

Últimas noticias

Ver todo el día

Los candidatos valencianos votan en una jornada sin incidencias

Los políticos tachan la jornada de "histórica" y llaman a los ciudadanos a ejercer su responsabilidad Rus afirma tras depositar las papeletas que ha votado por él y por Fabra

El gol de los 20 millones de euros

La agónica salvación del Deportivo ayudará a sostener la recuperación económica del club coruñés

Ángel Gabilondo: “A veces la palabra se hace acción y es lo mejor”

Elisa Siló Madrid

El candidato del PSOE a la Comunidad vota en el colegio Joaquín Turina

EL PAÍS RECOMIENDA

Los animales se parecen cada vez más a los humanos

Una especie de macacos se consuelan unos a otros. Algo solo visto en personas

Una mente brillante en movimiento

EDUARDO LAGO Nueva York

Las memorias de Oliver Sacks, un viaje por un cerebro privilegiado

Lo más visto en...

» Top 50


Webs de PRISA

cerrar ventana