Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guaita da valor al gol de Soldado

El meta del Valencia frustra la remontada de un Atlético mejorado con Turan y Diego

El Valencia fue una exhalación en la primera hora y un cadáver en la última media. Apenas resucitado por un Guaita colosal, autor de tres paradas que frenaron a un Atlético muy mejorado en el último tramo, cuando Turan y Diego entraron en escena. Como en la primera jornada ante Osasuna, el Atlético tuvo un poco de todo menos gol. A pesar del debut en Mestalla de un goleador tan reputado como Falcao. Frenado también por otro recién llegado, Víctor Ruiz, una mole zurda, pero de buen toque, en el centro de la zaga valencianista.

En su vuelta a la capitanía en un partido oficial tres años después, Albelda sintió la necesidad de imprimir un ritmo vertiginoso en los primeros minutos. Empujado por su capacidad para presionar y arrebatar el balón, el Valencia se abalanzó sobre el Atlético en forma de ataques y contraataques sucesivos y culminados por un Soldado pasado de revoluciones. Abastecido por un trío bien avenido entre la velocidad de Piatti, el toque de Jonas y el esfuerzo mantenido de Pablo Hernández. A todos ellos respondió Courtois, el portero belga, a golpe de los reflejos propios de su juventud y del aplomo más propio de un veterano.

VALENCIA, 1 - ATLÉTICO, 0

Valencia: Guaita; Miguel, Rami, Víctor Ruiz, Mathieu; Albelda, Tino Costa (Topal, min.66), Pablo Hernández, Jonas (Canales, min.70), Piatti(Jordi Alba, min.60) y Soldado.

Atlético: Courtois; Silvio, Miranda, Domínguez, Filipe Luis; Gabi, Mario Suárez (Juanfran, min.76), Tiago (Diego, min.64), Reyes, Adrián (Arda Turán, min.59) y Falcao.

Gol: 1 - 0, min.52, Soldado.

Árbitro: González González. Amonestó a Soldado (min.54), Mario Suárez y Tiago.

40.000 espectadores en Mestalla

El Atlético tampoco se quedó corto. Ni se limitó a defenderse -favorecido, eso sí, por un gol mal anulado a Piatti por un inexistente fuera de juego-, sino que atacó con la seguridad de que Falcao mantendría un apasionante duelo con el central francés Rami. Las ocasiones también se le iban a presentar. La más clara, un remate a bocajarro de Adrián tras un majestuoso pase de cuchara de Tiago. Ahí Guaita mostró lo mejor de su repertorio: la reacción supersónica en la estirada completa hacia un costado. Presionado por la presencia en el banquillo de Diego Alves, a Guaita le cuesta salir de su portería, un punto débil, pero los reflejos los sigue teniendo muy afilados.

Fichado en invierno pasado como goleador, Jonas se ha reinventado como media punta toda vez que Soldado ha ocupado todo el espacio anotador de los últimos meses. Como en el segundo gol: Jonas abrió en el momento justo a la derecha Miguel para que este se reconciliara con Mestalla. Su meloso centro de primera lo cabeceó Soldado con el alma, marcando todos los tiempos e impactando en el centro de la frente. Apostado Del Bosque en el palco, Soldado, en su cuarto gol, volvió a suplicarle un sitio en la selección. En cuanto a Miguel, pitado desde el inicio por su indisciplina congénita, recibió la cariñosa dedicación de sus compañeros. Y el indulto de Mestalla. Como avanzó en la previa Emery, existe la disciplina; no la pena de muerte.

Manzano sacó todo lo que le quedaba en el armario: Turan y Diego en acción. El Atlético recuperó el balón y el espacio cedido por un Valencia tan solo preparado para defenderse, sobre todo desde el mensaje conservador de Emery, retirando a Tino Costa por Topal. El empujón clarísimo de Rami a Diego cuando este se disponía rematar, dentro del área, quedó en nada porque el árbitro siguió en la inopia, como en la primera parte, cuando obvió otro agarrón de Miranda a Soldado dentro del área rojiblanca.

Primero los zigzagueos de Turan y después el caño de Diego a Jordi Alba, aun en el centro del campo, reflejaban el giro radical en el curso del encuentro. Manzano echó más madera con la entrada de Juanfran por Suárez. Todos al ataque. Mestalla entendió que solo Guaita podía impedir el empate. Además de habilidoso, Turan es rápido. Lo advirtió Víctor Ruiz, a quien le ganó la espalda antes de encarar a Guaita. El atacante turco eligió el primer palo en el disparo. Lo salvó Guaita en otra estirada meteórica. Resistió Guaita y frustró la remontada atlética, merecida en este último estirón.