Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pirlo siempre es Pirlo

El medio debuta con la zamarra del Juventus con dos asistencias de gol ante el Parma (4-1).- El Roma de Luis Enrique fracasa de nuevo, esta vez ante el Cagliari (1-2)

Los pies de seda no envejecen. Con 32 años y después de 10 temporadas en el Milan, equipo con el que lo ha ganado todo, Andrea Pirlo se ha estrenado en un partido oficial con la camiseta del Juventus. Y dejó claro que no se fue a Turín para jubilarse. Le bastaron 16 minutos al ingeniero del último Mundial ganado por Italia (2006) para quebrar a la defensa del Parma y colocar con una asistencia deliciosa al suizo Lichtsteiner -otro de los fichajes de la Vecchia Signora, procedente del Lazio- solo ante el guardameta rival. Gol y partido encarrilado para los bianconeri, que inauguraron con una roborante victoria (4-1) el Juventus Stadium, su nuevo feudo nacido sobre las cenizas del Delle Alpi. El cuarto gol fue otra obra maestra de Pirlo, un pase vertical que pasó por encima de los aturdidos defensas parmesanos y que fue aprovechado por Marchisio, que terminó la jugada con una vaselina acrobática tan bella como la asistencia previa. Las otras firmas de la goleada fueron de Pepe y del chileno Vidal, desembarcado en Italia tras cuatro cursos en el Bayer Leverkusen.

El Juventus se presentó con la firme intención de volver a lo más alto de la tabla tras dos temporadas grises (dos veces séptima). Aunque habrá que esperar para evaluar la verdadera fuerza del conjunto entrenado por Antonio Conte, el Parma resultó zarandeado por completo y cabe reseñar que, de inicio, en el banco de la Juve estaban jugadores de la talla de Vucinic, Krasic y Vidal.

No le fueron tan bien las cosas al Roma de Luis Enrique, que tenía que reponerse del varapalo recibido en la previa de la Liga Europa, en la que fue descabalgada antes de tiempo por el modesto Slovan Bratislava, eslovaco. No lo consiguió. Delante de su público, los giallorossi se rindieron ante al Cagliari (1-2) en una tarde aciaga para todo el equipo, para varios de los jugadores que en el curso anterior se desempeñaban en la Liga, además del extécnico del filial azulgrana. Bojan fue sustituido después de 60 minutos tras una actuación inconsistente; José Ángel fue expulsado un minuto después de que el Cagliari se adelantara en el marcador con un gol de Conti por una falta inútil en el área rival; y Osvaldo y Gago participaron en el naufragio general. Muchos problemas tiene Luis Enrique, con un equipo sin una identidad precisa y con Totti como punto crítico, toda vez que se enfrentó al inicio de la temporada con el entrenador. Algo, sin embargo, que parece reconducirse; el técnico aseguró que el futbolista es único y el trescuartista fue el único que puso algo de fútbol ante el Cagliari.

El partido que ha cerrado la segunda jornada de la Serie A (la primera no se jugó por una huelga de los futbolistas) fue el más rico de goles y emociones. El Palermo ganó al Inter 4-3 en un duelo que vio el primer gol de Diego Forlán en el calcio. El exatlético jugó desde el principio cerca de Diego Milito, que anotó los primeros dos tantos de su equipo. Para El Príncipe se trata de un comienzo prometedor tras un curso, el pasado, plagado por las lesiones y en el que solo sumó cinco dianas. El Palermo, sin embargo, tenía en Miccoli un arma más potente de los artilleros sudamericanos del Inter. El pequeño (165cm) delantero empató el duelo tras el primer tanto de Milito y luego adelantó a los suyos (3-2) con una falta directa. Solo después de que Pinilla marcara el cuarto para el Palermo, llegó el tanto de Forlán, asistido por Sneijder. Demasiado tarde.

En la Ligue 1, por otra parte, se dio el primer gol de Pastore -que costó 43 millones del Palermo- con el PSG, en la victoria del conjunto parisino sobre el Brest (1-0). Y en la Bundesliga, Raúl también marcó, pero no pudo evitar la derrota del Schalke ante el Wolfsburgo (1-2).