Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sin lesión no hay rotación

Bielsa no altererá su planteamieto ante el Salzburgo por haber jugado el lunes

Marcelo Bielsa lo tiene claro, muy claro. La teoría, moderna, de las rotaciones en la plantilla no puede ser predeterminadas por el calendario, sino escritas por la ficha física de los futbolistas. "Si la sucesión de partidos generara alarma en el cuerpo de un jugador, lo tendríamos en cuenta para no arriesgarnos a ninguna lesión. Pero por el momento no lo hemos visto y no pensamos en modificaciones por ese motivo", afirmó ayer tras el entrenamiento previo al partido contra el Salzburgo, de la Liga Europa.

Un técnico como Bielsa, tan minucioso en el análisis del juego, de los futbolistas, de su estado deportivo, anímico, de sus datos, no se pliega a las órdenes del ordenador. Lo que funciona no se toca, debe pensar, y se tocará cuando no funcione. No es el caso ante el Salzburgo (21.05 Canal+) donde apuesta por los mismos futbolistas que eligió para la convocatoria frente a Osasuna. Si hay cambios en la alienación no será por las modernistas rotaciones, sino por planteamientos tácticos en función de lo que se busca en el equipo propio y de lo que opone el equipo ajeno.

Quizás por ello pudiera dar entrada a Ander Herrera, en el afán de recuperarlo tras la lesión, en el centro del campo, o a Aurtenetxe en el lateral izquierdo, en busca de una defensa más conservadora que agresiva. Quizás sí o quizás no, porque una victoria ante el Salzburgo prácticamente pondría al Athletic en la siguiente ronda de la Liga Europa con tres victorias.

Pero nada está ganado de antemano y Bielsa mira hacia adelante para ganar al equipo austríaco "porque siempre hay que salir a ganar o a intentar ganar", pero también hacia atrás, "hacia el bajón de juego experimentado por el Athletic ante Osasuna cuando dio por cerrado el partido antes de tiempo". En eso coincide Gurpegui que en sala de prensa también advirtió que "cuando salimos con el pecho inflado solemos tener problemas".

Además, Bielsa recuerda que el Salzburgo "jugó un primer tiempo de nivel ante el París St. Germain en su visita a París". Y advierte: "En el fútbol actual no hay forma de ver un equipo accesible y tampoco tan poderoso como para pensar que no puedes ganarle".

Moniz, técnico del Salzburgo, hizo buenos propósitos: "Queremos continuar con lo que hemos hecho hasta ahora, con lo que hemos demostrado antes de este partido. Ganamos a Slovan (3-0) y en París (donde cayeron por 3-1) hicimos un buen partido", ha comentado Moniz. Leonardo, es su mejor arma.

El entrenador holandés, en todo caso, se mostró más preocupado por su equipo que por el Athletic de cara al encuentro. "Claro que tenemos respeto, pero no nos preocupa mucho. Nosotros lo que tenemos que hacer es concentrarnos en nuestro juego, centrarnos en nosotros. Respeto a todos los jugadores, pero no me preocupa ninguno en especial, son jugadores como nosotros", ha apuntado, adelantando que el Salzburgo está "listo para mañana".

No obstante, ha destacado que el Athletic "es un equipo fantástico, con buenos jugadores" en su plantilla y que el hecho de que haya jugado el lunes ante Osasuna puede ser "una ventaja" para su equipo.

En cuanto al estado físico de sus jugadores, ha adelantado que el delantero Jakob Jantscher está algo lesionado y que no decidirá hasta el último momento si cuenta con él o no.

El portero Eddie Gustafsson ha avanzado, por su parte, que aunque "quiere ganar", a su equipo tampoco le parecería mal "volver con un punto" a casa de un partido que para su entrenador "es muy importante de cara a la clasificación para la siguiente ronda".