Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nochevieja con el casco y la mochila

Los pilotos de motos, los primeros en abrir el Dakar 2012 en la madrugada del día de Año Nuevo, ultiman los preparativos de la primera especial

Pocas veces tuvieron tantas cosas que hacer un 31 de diciembre. Sí, llevan muchos años dedicando ese día a ultimar los detalles antes de iniciar el rally-raid más duro y famoso, pero este año, en el que les aguarda una especial ya el día 1, el trabajo se les acumula. La organización reservó el último día de verificaciones a los grandes protagonistas y favoritos en las categorías de motos y coches, de modo que apenas hay respiro para ellos este sábado: verificaciones administrativas (léase papeleo) y, después, verificaciones técnicas, es decir, inspección de los vehículos, solo por la mañana.

Este sábado fue, pues, el turno, por ejemplo, de los ganadores del Dakar 2011, Nasser Al-Attiyah en coches y Marc Coma en motos. El catarí, que ha cambiado este año el Volkswagen Touareg por un Hummer de proporciones bastante mayores, y que acude a la cita con el desierto acompañado por Lucas Cruz, quien fuera el copiloto de Carlos Sainz las últimas dos ediciones, dice estar preparado para dar guerra. A pesar de las prisas. Al-Attiyah anunció su presencia en el Dakar 2012 a última hora, dada la retirada de la competición del potente equipo Volkswagen. Apenas lleva un mes con su nuevo coche, tan diferente al anterior -"pero es muy rápido", apunta él con una sonrisa-, y su nuevo compañero de viaje, en quien confía a pies juntillas pese a haber sido la mano derecha de su gran rival, Sainz. A Cruz también se le acumulaba el trabajo este sábado, tanto que tuvo que buscar un hueco para tomar aguja e hilo para coser en sus ropas y en las del catarí un parche del patrocinador solidario Un techo para mi país, eso sí, después de pegar hasta la última pegatina de su Hummer.

Pasado el último trámite antes enfilar el camino desde Mar del Plata hasta Lima, tarea que han tenido que superar los 437 participantes del Dakar (28 menos de los que se inscribieron inicialmente), todavía queda mucho trabajo por hacer: una reunión para los pilotos previa a la primera etapa, la preparación del libro de ruta de la primera especial, una foto de familia, y un desfile y salida simbólica, paso previo por un podio en la plaza Almirante Brown, frente a las playas de Mar del Plata.

La Nochevieja será, claro, algo diferente para los pilotos y copilotos, así como para todos los miembros de los equipos de asistencia, que deberán madrugar de lo lindo. Coma, por ejemplo, explica que, después de todas las tareas de este extraño día 31 y de todos sus compromisos, cenará con su mochilero Juan Pedrero y el resto de su equipo en el mismo hotel: "Cenaremos a las siete, porque en España serán las once, así terminaremos de cenar a tiempo para dar la bienvenida al año nuevo en horario español y podremos irnos a dormir bien pronto". Y puesto que la salida para esa primera especial la tienen a un cuarto de hora de que den las cinco de la mañana es probable que ni siquiera duerma en el hotel, sino en una caravana que el equipo tiene en el parque cerrado desde donde deberá salir con su KTM. "Hoy es Nochevieja y habrá mucho jaleo por las calles, no queremos arriesgarnos a que se haga tarde", apunta. Él y otros tantos enamorados del motor, el riesgo y el desierto, celebrarán la entrada del 2012 con el casco y la mochila a cuestas.