Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Adrián se estrena con nota

España supera a Serbia en un partido soso gracias a un gol del asturiano y otro de Cazorla de penalti cometido sobre el delantero del Atlético

Adrián celebra su gol junto a Silva y Jesús Navas
Adrián celebra su gol junto a Silva y Jesús Navas EFE

Un gol del atlético Adrián a servicio de Navas, decidió un partido soso y aburrido, en el que hubo más pruebas que ocasiones, más debutantes que fútbol y dos goles. Ambos tantos llevaron el sello de uno de esos novatos a prueba, el rojiblanco Adrián. El asturiano confirmó lo mucho y bueno que ha venido haciendo este año en el Atlético: marcó un gol y provocó un penalti en el día de su estreno. Su actuación amplía sus posibilidades de figurar en la lista definitiva de 23 jugadores que Del Bosque anunciará este mediodía.

De entrada compareció por vez primera con La Roja Juanfran como lateral diestro en una defensa completada por Albiol, Ramos y Alba. Por delante Bruno, del Villareal, ejerció de escudero de Alonso en una medular en la que Navas y Cazorla ocuparon los costados. Arriba jugaron Negredo y Soldado, por vez primera juntos en el ataque de la selección. Estuvo mucho más participativo el delantero del Sevilla, por su facilidad para bajar a combinar. En la portería, Iker Casillas sumó su entorchado internacional 129 y alcanzó con la victoria el récord de 94 triunfos con la selección, que ahora comparte con el francés Liliam Thuram.

ESPAÑA, 2 - SERBIA, 0

España: Casillas; Juanfran, Ramos (Domínguez, m. 46), Albiol, Jordi Alba (Monreal, m. 64); Navas, Alonso (Beñat, m. 46), Bruno (Javi García, m. 68), Cazorla; Negredo (Adrián, m. 46) y Soldado (Silva, m. 46). No utilizados: De Gea, Reina, Arbeloa e Isco.

Serbia: Kahriman; Basta, Ivanovic, Subotic, D. Tosic; Rodavanovic (Matic, m. 68), Djuricic (Jankovic, m. 65); Ljajic (Z. Tosic, m. 76), Ignjovski (Fejsa, m. 65), Kolarov; y Lekic (Scepanovic, m. 76). No utilizados: Brkic, Bisevac, Mijailovic, Obradovic y Markovic.

Goles: 1-0. M. 64. Adrián, de cabeza, a pase de Navas. 2-0. M. Cazorla, de penati.

Árbitro: Zimmermann (Suiza). Amonestó a Kolarov

15.625 espectadores en el Arena de St. Gallen.

Del Bosque se tomó el partido como lo que era, una prueba camino del Europeo, donde España deberá defender el título conseguido en Viena en 2008. Por probar, incluso apostó por jugar con dos puntas y España fue reconocible en esencia, aunque Juanfran usara el 6 de Iniesta y Bruno el 8 de Xavi. En ausencia de los volantes del Barcelona, y de Busquets, Alonso asumió el mando y movió a la selección de Mihajlovic con paciencia y ritmo, pero sin encontrar profundidad. España dominó el partido porque suya fue la pelota ante un equipo aseado y voluntarioso, empujada por más de 10.000 ruidosos aficionados. Pero el duelo, en el primer tiempo, no tuvo historia ni emoción.

Serbia basó su suerte en la contra, más sobrada de voluntad que de talento, y con eso tuvo bastante en el primer acto. Le salió bien en una ocasión, pero Lekic, el delantero de Osasuna, remató en fuera de juego y el gol fue anulado. Serbia, eliminada por Italia camino del europeo, capeó sin apuros, aunque un tiro desde su propio campo de Alonso y un remate cruzado de Negredo le metieran el miedo en el cuerpo al portero Brkic. A España le faltó un punto de velocidad y presencia por banda ante la bien armada zaga blanca así que no hizo daño y no pudo desarticular la ordenada zaga de los balcánicos. Sin llegada ni pegada, el partido fue demasiado plano en su primera mitad.

Del Bosque tiró del fondo de armario al inicio del segundo tiempo. Debutó Domínguez, que remplazó a Albiol, Beñat, que sustituyó a Alonso, y Adrián, en lugar de Negredo. Además, Soldado dejó su puesto a Silva. Recuperó también el dibujo, dejando a Adrian como único referente en punta con una línea de tres (Navas, Silva y Cazorla) por detrás y Beñat y Bruno al mando.

Serbia basó su suerte en la contra, más sobrada de voluntad que de talento

Mediado el segundo tiempo también debutó Javi García, que funcionó como pivote en lugar de Bruno. Con un equipo más tierno, España tocó menos, pero no sufrió y sacó el partido adelante. Su juego fue más profundo y vertical. Los balcánicos pagaron cara su osadía al salir de la cueva con el gol que rompió el partido. En el minuto habilitó la carrera por banda de Navas y el centro del andaluz lo terminó Adrián con un remate de cabeza, a placer, que dobló a Brkic.

El delantero asturiano también fue protagonista del segundo gol. Habilitado otra vez por Beñat, con un pase filtrado entre los centrales, Adrián fue derribado por Ivanovic, al que le había ganado la espalda. En esta acción Adrián enseñó una de sus mejores virtudes: vivir al borde del fuera de juego para luego romper con un desmarque dañino. Cazorla no falló y sentenció el duelo, un buen entrenamiento para La Roja camino del reto de revalidar el campeonato de Europa.

 

Más información