Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Estamos en paz, ya no hay urgencias”

El azulgrana repasa la actualidad de la selección antes del partido frente a China, el último de preparación previo a la Eurocopa, en la misma plaza donde debutó hace casi 12 años

Ampliar foto
Xavi Hernández, durante un entrenamiento en La Cartuja.

La selección juega hoy (22.00, TVE-1) ante China en Sevilla y al frente, Xavi Hernández (Terrassa, 1980), camino de su partido número 109 con La Roja. Para el catalán, la plaza es especial: debutó con España en La Cartuja, el 15 de noviembre del año 2000, contra Holanda. Han pasado 12 años y tantas cosas que ahora juega con una estrella en el pecho. Defenderá título europeo en Polonia y Ucrania. Si alguien ha marcado el estilo que ha hecho a España campeona de Europa y del mundo, ese es Xavi.

Pregunta. ¿Recuerda su primera pelota?

Respuesta. Una Mikasa blanca con triangulitos negros. Pero supongo que antes jugaba con la de mis hermanos. De lo que me acuerdo muy bien es de las botas: unas Cejudo Valencia. Y el día que me regalaron las Patrick Silver ¡era capitán general! Tenía la sensación de que jugaban solas. A mi primo Rene le regalaron unas Keagan y éramos los cracks.

P. De niños ¿ya veía tantos partidos como ahora?

R. Sí, siempre. Era un enfermo. Hacía las colecciones de cromos. Mira, el otro día, gracias a una gestión de Ivan [Corretja, su agente], Panini me regaló los álbumes desde la temporada 73-74. Carmelo, el fotógrafo de la selección, me dijo que si me gustaban habría alguna posibilidad y ya los tengo. Así que gracias a Panini. Yo de niño era un flipado del fútbol. Lo que más recuerdo era la ilusión con la que afrontaba el Mundial. Me acuerdo perfectamente de la colección de cromos del 94 y especialmente, y no me digas por qué, de los rumanos: Prunea, Raducioiu, Prodan, Hagi Munteanu, Popescu, Ionescu Bueno. También la de Bulgaria de Stoichkov, Letko, Iordanov, Balakov, Penev. Hacía libretas y me apuntaba: “Jugadores famosos en el mundo”, por países. Y, al final, hacía la selección perfecta: Schmeichel, Cafú, Maldini, Baresi y no sé quien... flipaba yo solo. Ahora pienso: “¿Habrá niños que hagan lo mismo?”.

P. ¿Y con qué equipo iba?

R. Hombre, con España. Pero tengo más presentes los Mundiales que las Eurocopas. De Italia 90 recuerdo muy poco: a Stojkovic, un regate seco y gol. Nos mandó a casa. ¿En el 92 qué hicimos?

P. En el 92 no se clasificaron.

Un equipo como

nosotros, de pequeñitos,

no hay, cualquiera

es más fuerte”

R. ¡Claro, con razón! De la del 96 recuerdo el penalti de Nadal, que Manjarín se quedó solo ante Seaman. Jugaron bien aquel día. España tenía gente competitiva. No había tanto talento como ahora, el entrenador [Clemente] era más defensivo y especulador. Ahora no, todo ha cambiado.

P. Ahora son campeones.

R. Yo tengo la sensación del deber cumplido, de que estamos en paz. Ya no hay urgencias, ni miedo a los cuartos, ni angustias. El día de Italia cambiamos la dinámica del fútbol español, fue como una liberaración. Luego llegó el título y el Mundial. Quiero seguir ganando, pero siento que estamos en paz.

P. ¿Acepta que son favoritos?

R. Hombre, somos campeones de Europa y del mundo, no queda otra. Pero eso no nos puede confundir, que nadie se equivoque: La estrella no gana partidos, lo único que genera es más dificultad.

P. ¿Pesa?

R. ¡Todos quieren ganar al campeón! Para ti es un partido más, para nuestros rivales es el partido. Además, sin Villa y a Puyol. Tiene razón Del Bosque al decir que son insustituibles. Trataremos de compensarlo con otra gente. La Eurocopa es más difícil que el Mundial, más intensa. No hay cenicientas. En el Mundial, con todos mis respetos, te puede tocar, no sé, Honduras o Arabia. En la Eurocopa te puede ganar cualquiera.

P. ¿Mejor no tener que empezar con Italia?

R. Pues sí. Los italianos son muy competitivos. Han dejado de especular y quieren la pelota, jugar. Pirlo le ha dado su toque. ¡Todos nos copian! No sé qué tal estarán de ánimos, con el lío que tienen. Me temo que aún son más peligrosos: cada vez que les pasa una movida como esa ¡ganan el título!

P. ¿Qué sabe de Croacia?

ampliar foto
VUELTA AL LUGAR DEL DEBUT. Fue el 15 de noviembre de 2000. Con 20 años, Xavi debutó ante Holanda (1-2) en el mismo estadio sevillano en el que hoy juega. “Camacho fue muy valiente al convocarme siendo tan joven. Se lo agradeceré siempre”, recordó ayer el medio. En la imagen, ante Davids.

R. Es un señor equipo . Físicamente son unas bestias. No paran de correr, como Srna, tienen gente que la toca, como Modric, Olic que te la aguanta delante. Físicamente son los más fuertes. Bueno, eso todos, la verdad. Un equipo de pequeñitos como nosotros no hay. Cualquiera es más fuerte que nosotros, por eso hay que ganar con la pelota.

P. Irlanda es Irlanda, claro.

R. Sí, tiene oficio, a Keane por ahí amargándote la vida, son agresivos, competitivos, siempre quieren ganar y te buscan. Irlanda es un incordio porque además le ponen mucha ilusión. Me acuerdo de Corea, y de Duff, que no paraba. Irlanda y Croacia tienen un punto parecido, pero Croacia elabora más e Irlanda va directo.

P. ¿Sería un fracaso no ganar la Eurocopa?

R. ¡No! ¿Hace cuatro años queríamos pasar de cuartos y ahora nos exigimos algo que no ha conseguido nadie? No hombre, no, la lectura debe ser otra: lo vamos a intentar, con nuestro estilo. Pero si no lo conseguimos, tranquilidad. Para nada sería un fracaso. Hay siete u ocho equipos que pueden ganar el título, así que habrá muchos fracasados este año, no ganarán todos. No recuerdo un torneo tan abierto. Hay rivales con urgencias y bien preparados, como Holanda, que lo tiene todo, es muy buen equipo. Francia, Alemania, Portugal, España, Italia, Inglaterra... Además, hemos contagiado la idea de querer jugar al fútbol, de no especular. Alemania quiere la pelota, Italia ya no regala el campo... Creo que es más trascendente lo que hemos hecho por juego que los dos títulos ganados.

P. Como el Barça. Pero luego llega el Chelsea...

R. Lo del Chelsea fue exagerado, la expresión perfecta de lo que ha sido el año: era a cara o cruz y nos salió cruz. Debimos dejar resuelto el tema en la ida, 1-3 y para casa, pero no. La Liga fue diferente, la perdimos nosotros por tonterías: un día el árbitro, otro ganamos por 0-2 en Anoeta y nos dejamos empatar, otro con 0-0 fallamos un penalti en el último minuto, la oportunidad del Guaje en Valencia, la pájara de Pamplona...

P. Habló de los árbitros...

R. Sí, y me mantengo. No pensé nunca que fuera premeditado, pero nos estaban perjudicando las decisiones arbitrales de una manera evidente. No pasa nada. Luego nos favorecieron cuando todo estaba decidido. Yo no quiero que me ayuden, me bastaría con que no me perjudiquen.

P. ¡Algún merito tendrá el Madrid!

Luis me dio el mando de la selección cuando no tenía ni el del Barcelona”

R. ¡Sí, por supuesto! No he visto un equipo tan eficaz en mi vida. Por poner un ejemplo: ves el partido contra el Rayo, en Mallorca, o contra el Betis y piensas... Increíble, cómo han podido ganar ese partido. Ha sido eficaz como nadie. Pero hemos sabido perder. Esto es un deporte y no ganas siempre. Y tenemos crédito. ¡La afición me felicita por la calle, te dan las gracias! Ese es el mayor orgullo, que valoren lo que hacemos ganes o pierdas es muy grande.

P. ¿Teme que la victoria del Madrid...?

R. No temo nada. Perdimos la Liga y ganamos la Copa del Rey: cuatro títulos de seis esta temporada. No tengo nada que temer.

P. ¿El ruido alrededor de Mourinho les afectó?

R. No, en el vestuario no hacemos ni caso. Bastante hemos tenido con lo de Tito, con lo de Abi... Nosotros siempre hemos sido muy respetuosos con el rival.

P. ¿Demasiado? ¿Esos silencios de los que hablaba Guardiola?

R. No sé por qué lo dijo. Igual porque no se le dio demasiada importancia a las acusaciones de dopaje que hizo la Cope. No lo sé. Luego la gente se puso de los nervios con los guiñoles. ¿Y a nosotros qué? ¿No somos un equipo español? Es lo de siempre. Lo importante de verdad es que hemos cambiado la dinámica de nuestros seguidores, que valoran tanto el objetivo como la manera de conseguirlo. Ojalá los aficionados de la Roja estén igual de orgullosos de nuestro estilo. Con España jugamos con dos pivotes, porque Del Bosque quiere más seguridad, con Luis jugaba Senna, y después salía Xabi Alonso...

P. ¿Cree que con Luis se ha hecho justicia?

R. No lo sé. Para mí es fundamental en mi carrera y en la Roja. Luis me dio el mando de la selección cuando no lo tenía ni en el Barcelona. Decidí devolver la confianza en el campo. Si fui el mejor de la Eurocopa fue por él. Le dieron mucha caña. En la película que ha hecho la Federación la gente verá que el culpable de todo esto es él. Fue él quien marcó el camino, quien le dio el estilo a España que tiene hoy y que coincide con mi manera de entender el juego, con la idea de Cruyff cuando llegó al Barcelona... Luis vio lo que había y apostó por jugadores bajitos. El cambio de la furia por el toque. Y pasamos a querer la pelota y a atacar. Fue pionero en la selección y fue inteligente. Del Bosque mantuvo ese estilo y le dio un toque.

P. ¿Son muy distintos Luis y Del Bosque?

R. A mí Del Bosque me tiene una confianza brutal y tiene la misma idea de juego, son distintos de carácter. Del Bosque es más cabal. Más pausado, más tranquilo. De Bosque es que no dice nunca una barbaridad. A veces podría cagarse en la madre de alguno de nosotros, en lenguaje de fútbol, pero no. Luis te cogía de la pechera: “Míreme a los ojos”, decía. Hablaba hasta la madrugada con él, un fenómeno. Pero Del Bosque tiene su personalidad, no creas.

P. ¿Cómo está el ambiente entre los jugadores del Madrid y los del Barça?

R. Bien, lo arreglamos con Iker, con el míster. Gracias a Dios, Iker es una persona como Dios manda y en el Barça hay gente coherente... Lo pasó mal Iker, le conozco desde hace muchos años y sabía que no habría problema con él, pero lo tuvimos que hablar porque nos estábamos pasando un pelo. Tenemos la misma relación que antes: uno se lleva mejor con unos y otro con otros, pero creo que fue bueno sentarnos con del Bosque y hablarlo.

P. ¿Cree que el juego de toque aburre en el Barça y se elogia en la selección?

R. Porque hay gente que hablan con la bufanda puesta, mucho periodista que si no dice tonterías no tiene trabajo. Demagogia. Cuando ganas, es bueno; cuando pierdes, no... si el Barça da 80 pases aburre, pero en cambio si los da la selección juega bien... ¡vaya criterio! ¡Pero si dudan de mi compromiso y llevo más de 100 partidos con la selección! Yo ya no tengo nada que demostrar. Tengo la conciencia muy tranquila. Así que a jugar y a ver dónde llegamos. No podemos prometer otra cosa: esfuerzo, estilo, ilusión...