Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pedrosa y el neumático de la discordia

El español trata de adaptarse a la nueva goma impuesta por Dorna, una versión desarrollada en plena temporada que sustituye a la anterior

Dani Pedrosa rueda en Silverstone. Ampliar foto
Dani Pedrosa rueda en Silverstone. EFE

Le llaman el número 33. Y es el neumático de la discordia. Sobre todo si el interlocutor es Dani Pedrosa, el piloto que más dificultades encuentra para rodar cómodo y rápido con una goma que casi ni existía en pretemporada y que es, desde el inicio de este Gran Premio de Gran Bretaña, la única disponible para los pilotos de MotoGP. Decisión tomada por la organización del Mundial, Dorna, con el aval de la mayoría de los pilotos, que consideran la goma más segura que la que se ha usado hasta ahora, pero que Pedrosa tildó de “dictatorial”.

El asunto, que ha suscitado críticas y más críticas fundamentalmente desde el taller del equipo oficial de Honda, que se siente perjudicado por el cambio, nace de la exigencia que los pilotos de la categoría reina hicieron a Bridgestone para que los neumáticos para el 2012 fueran más fáciles de calentar que los de 2011, curso en el que se sucedieron las caídas inesperadas, generalmente al principio de las diferentes sesiones, por culpa de una goma demasiado fría y con poco agarre. Y Bridgestone respondió dándoles, efectivamente, un neumático mucho mejor y más seguro. Pero, al mismo tiempo, siguió avanzando en una versión mejorada del mismo, que ya llevó a los tests de pretemporada en Malasia o Jerez, y que debía entrar en funcionamiento en 2013. Ocurre que su aterrizaje no solo se ha precipitado, sino que además, ha terminado de cuajo con la opción, también válida -para unos más que para otros-, utilizada hasta ahora.

La nueva versión de la goma delantera se diferencia del anterior en la carcasa (la parte interior); el compuesto es el mismo

La nueva versión del neumático delantero se diferencia del anterior en la carcasa (la parte interior); el compuesto es el mismo. Hay, como siempre, una selección de gomas más o menos duras, que los pilotos escogen en función del rendimiento con la moto y, generalmente, de la temperatura de la pista, lo que marcará su desgaste a lo largo de la carrera. Pero, en definitiva, se trata de una goma más flexible que la anterior; y, según tres cuartas partes de la parrilla, más segura. Fueron esos pilotos quienes abogaron por que se introdujera ya esta temporada. Y sus deseos también se cumplieron. Desde la carrera de Jerez todos disponían de un par de neumáticos de este tipo, más otros seis de la versión estándar.

Lo que ha molestado, y mucho, en Honda es la eliminación de esa primera versión a partir de Silverstone, el plazo que se dio Bridgestone para tener nuevas gomas delanteras suficientes para todos, es decir, ocho por piloto y gran premio. Ni Stoner ni Pedrosa se sintieron nunca cómodos con el tan debatido neumático 33. Por alguna razón no funcionaba tan bien con la Honda como lo hace con la Yamaha, cuyos pilotos -los del equipo oficial y los del satélite- lo han escogido para la carrera en diversas ocasiones desde el GP de Estoril. “No creo que sea una decisión limpia para el campeonato decir que ahora, casi sin tests, se cambian los neumáticos en mitad de la temporada. No he oído a ningún piloto decir que el viejo neumático, el estándar, sea un problema para nadie. Lo más justo sería poder elegir entre los dos”, opinaba el piloto español.

No creo que sea una decisión limpia decir que, casi sin tests, se cambian los neumáticos en mitad de la temporada

Dani Pedrosa

Tras el primer viernes sin más elección que el 33 Pedrosa seguía sin encontrarse a gusto: el neumático nuevo, afirma, no aguanta tanta presión delante y eso para él, uno de los pilotos que más peso carga en el tren delantero es un problema: “A veces es como si estuviera pinchado, es muy inestable, pierde la forma cuando frenas”. Stoner, aunque se adapta mejor al cambio, es igualmente crítico con el cambio: “Esta rueda es muy nerviosa, peligrosa”. “Además, es peor en algunos puntos porque ahora nos genera mucho chatter (vibración de la moto, rebote de las gomas) delante; solíamos tener este problema en la salida de las curvas en la rueda trasera. Ahora resulta que lo tenemos detrás y también delante, en la entrada a la curva”, lamentaba Pedrosa en el último test, tras la carrera de Montmeló, la última en la que pudo correr con la misma goma que lleva utilizando desde que empezó la temporada. “Es muy duro pilotar la moto así en cada curva. Dicen que es más seguro pero ir al límite y que todo se mueva no es agradable. Será seguro, pero para algunos”, añadía.

En el otro lado, efectivamente, pilotos como Jorge Lorenzo, encantado con el cambio: “Puedo frenar más tarde, tengo mejores sensaciones en la entrada a las curvas y puedo inclinar más. Y me da más seguridad, porque se mueve un poco menos que el otro, es más estable”.