Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Federer cierra el círculo

El suizo, que se dio a conocer eliminando a Sampras en 2001, iguala los siete títulos de récord del estadounidense

Bjorn Borg, Pete Sampras, Roger Federer y Rod Laver posan con el trofeo del torneo de Wimbledon de 2009. Ampliar foto
Bjorn Borg, Pete Sampras, Roger Federer y Rod Laver posan con el trofeo del torneo de Wimbledon de 2009. GETTY

“Ha nacido una estrella”. No hacía falta ser un adivino, pero falto de palabras tras presenciar un acontecimiento extraordinario, eso fue lo que acertó a decir el comentarista televisivo tras ver cómo Pete Pistol Sampras, el heptacampeón, caía 7-6(7), 5-7, 6-4, 6-7(2) y 7-5 en los octavos de Wimbledon 2001 ante un tenista relativamente desconocido. Esa nueva estrella era un tal Roger Federer, por entonces un tenista propenso a liberar sus demonios rompiendo raquetas, un talento indiscutible aún sin nombre. Más de un decenio después, el suizo cerró hoy el círculo; al derrotar al británico Andy Murray no solo rompió el corazón de un país, sino que también igualó los siete títulos de récord del pistolero, tantos como William Renshaw.

“Todo el mundo sabe que fue mi héroe y que admiro lo que fue capaz de conseguir en el tenis”, explicó Federer sobre Sampras, quien tras esa derrota jamás volvió a ganar en Londres. “Nunca perdió una final de Wimbledon [el suizo cedió la de 2008 ante Rafael Nadal]”, prosiguió sobre el ex número uno, con el que luego llegaría a organizar varias exhibiciones. “Ganar siete de siete, como hizo él, es simplemente increíble, especialmente porque jugaba en una época llena de grandes sacadores, cuando las cosas eran un poco más impredecibles. Me enorgullece igualarle”.

Un repaso a aquel partido demuestra lo que ha cambiado Wimbledon en un decenio. Sampras y Federer vivieron en la red, de servicio en servicio, sin que mediara ningún intercambio. Justo lo contrario a lo que se vio en esta edición de Wimbledon, donde nuevamente predominaron los peloteos y se impuso el campeón de 17 grandes porque él tiene todos los tiros.

“Antes de la última etapa de su carrera”, dijo Federer sobre Sampras, con el que solo se enfrentó en aquella ocasión; “yo seguía más a Becker, a Edberg. Luego, al final, admiré cómo se mantuvo en el circuito, buscando ese último grande, quizás dos más. Fue toda una sorpresa, un shock, que yo fuera capaz de romper su marca de Wimbledons seguidos (cuatro). Fue extraño lograr lo que Sampras, porque a mí me inspiró crecer viéndole dominar el juego”.