Deportes

“Estoy disfrutando de otro ciclismo”

A los 35 años y en su 11ª participación en la ronda gala, el corredor del Radioshack es sexto de un Tour plagado hasta el momento de desgracias para el ciclismo español

Haimar Zubeldia en la contrarreloj de Besancon / Bryn Lennon (Getty Images)

“Vistas cómo están las cosas, me pongo el culote y voy para allá a echar una mano”, bromea por teléfono Federico Bahamontes, que cumplió 84 años el lunes. Pero no es necesario el refuerzo de las viejas glorias. Aún no. En la frontera entre los viñedos de Borgoña y Beaujolais, pero en el lado equivocado, en el de los vinos jóvenes salvajes, no en el de los grandes reservas reposados, pasa el primer día de descanso del Tour Haimar Zubeldia, con calma, edad (35 años) y años en barrica (este es su 11º Tour) como para ser considerado un gran reserva, pero con la mirada aventurera de los tintos del año. Tras la contrarreloj de Besançon es el sexto de un Tour que para el ciclismo español es hasta ahora el de la caída de Valverde y las fracturas de Samuel, pero que podría acabar siendo el del regreso de Zubeldia a un top five por el que ya pasó un par de veces durante sus 10 años en el Euskaltel.

Pregunta. En las previas del Tour nadie hablamos de usted, de sus posibilidades en el Tour. ¿Lo entendía o pensaba que no teníamos ni idea, ya verán?

Haimar Zubeldia / DIARIO AS

Respuesta. No, qué va. Yo sabía que estaba bien, que iba a hacer muy bien mi papel, pero ya llevo unos años en que mi rol es otro y eso no me preocupa. Y es normal, además, que no se hable de mí, porque en los últimos años no he estado entre los 10 primeros. Samuel se ha tenido que ir para casa, Bala [Valverde] no se encuentra como quería, y yo me he visto en una situación que tampoco preveía.

P. Además, ya había asumido que su papel sería de gregario de lujo, como se dice, en las grandes vueltas, y líder en las pequeñas…

R. Cuando cambié de equipo, cambié automáticamente de chip. Sabía que en las grandes citas tendría a jefes de fila para ganar y tendría que trabajar para ellos, y luego, en momentos concretos, en Dauphiné o así, en que ellos querían estar más tranquilos, yo tendría mi oportunidad. Y me acuerdo que cuando coincidimos en el Astana, Alberto me decía en el Dauphiné: “Yo me voy a probar este día y este día, pero tú puedes hacer la general”. Yo con eso me conformaba.

P. ¿Cambió de equipo buscando, más libertad, menos responsabilidad, menos presión?

R. Eso es, eso es. Es otra presión, pero la interior, no la de fuera, de la gente.

P. ¿Ir de naranja agobia mucho?

R. Sí. Ya sabemos que el Euskaltel es un equipo diferente. Tienes a mucha gente por detrás, y tú siendo vasco en un equipo vasco, como un equipo de pueblo, eso pesa bastante.

P. ¿Le hizo reflexionar la experiencia de Iban Mayo, cómo sucumbió a ese peso?

R. Sí, sí. A los dos nos tocó vivir un poco eso. Él era más figura y de otro carácter, y no es fácil sobrellevar todo eso.

"Que la gente esté pendiente de ti es señal de que estás haciendo algo"

P. Este año, en que se le ve en el Tour más a gusto que nunca, ha pasado, sin embargo, la peor primavera, sin correr apenas…

R. Empecé bien el año, muy bien en Mallorca, sin percances ni enfermedad, y luego Andalucía. Me marché a Canarias, y allí empezaron los problemas musculares. Me tuve que volver a casa, anduve de médicos de acá para allá y tuve que parar prácticamente un mes. Volví a entrenar el 2 de abril, el día siguiente al de mi cumpleaños, poquito a poco. Me perdí todo el calendario de abril y mayo. Johan Bruyneel me dijo que estuviera tranquilo, que en vez de ir a correr a California fuera a Sierra Nevada con Andy, Tony Gallopin y Popovich para empezar la preparación del Tour. Y me entrené muy bien con Luca, el preparador del equipo, y me dijo que todo iba muy bien. Corrí en Baviera, Dauphiné muy bien, y he llegado muy, muy bien, con frescura y un estado de forma con margen para que siga mejorando.

P. ¿Pensó en no correr el Tour?

R. Yo le dije a Johan, yo lo que quiero es estar en el Tour, y ya desde que empecé a entrenar solo tenía en la cabeza correr el Tour.

P. ¿Cómo le sentaría que ahora en el Tour tuviese que sacrificarse por otro, para Monfort por ejemplo? ¿Pensaría que le estaban robando una oportunidad?

"Aunque a veces la presión te merma un poco, esto suple lo mal que lo he pasado"

R. Yo me debo al equipo. Ser profesional es eso. Pero no creo que se vaya a dar esa situación. Cada uno tendremos nuestra oportunidad. Para arriba voy algo mejor, aunque quizás él es más contrarrelojista. Pero puede ser que los dos estemos al final ahí. En 2003 con Mayo viví algo parecido. No es algo que me preocupe. Corremos para lo mejor del equipo.

P. ¿Es importante para usted volver a quedar entre los cinco primeros del Tour?

R. Sería importante personalmente. Estar ahí con 35 años significa que no voy para abajo. Los últimos años estoy disfrutando de otro ciclismo, de otra manera, y me estoy divirtiendo de alguna manera también.

P. ¿Estaría más a gusto estando como antes, casi invisible para la mayoría de aficionados, o le fastidia ser el único español que pita y tener la atención puesta en usted?

R. No, no. Estos momentos también son gratificantes. El que la gente esté pendiente de ti es señal de que estás haciendo algo. Aunque a veces la presión te merma un poco, esto suple lo mal que lo he pasado. El mes de marzo no muy bueno. Incluso mi mujer me decía ayer “esto suple a todo, estos momentos así”. La gente te manda mensajes, está pendiente y eso es bonito…

P. Volvemos a los años grandes en que a los del Euskaltel os despedían como héroes que iban a la guerra…

R. Sí, eso un poco, te gusta, pero también te avergüenza un poquito, porque al fin y al cabo la persona está siempre por delante.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Grecia afronta un gran cambio político con la votación presidencial

Samarás deberá convocar elecciones si su candidato a jefe de Estado no resulta elegido

La UE teme que la inestabilidad arruine las débiles mejoras

Juncker asegura que prefiere ver “caras conocidas, no extremistas” en el poder

Dramático rescate en el mar

Un ferri italiano con más de 450 personas a bordo queda a la deriva cerca de las costas de Albania tras sufrir un incendio, en una evacuación complicada por un temporal

Una academia para seguir ganando

Alemania anuncia un ambicioso proyecto para consolidar su dominio del fútbol con la creación de una multimillonaria ciudad deportiva

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana