Deportes

Mourinho castiga a Sergio Ramos

El técnico concentra la responsabilidad de la crisis en el central, al que deja en el banquillo

Mourinho celebra el tercer gol ante Sergio Ramos. / Luis Sevillano

Las dos filípicas de José Mourinho condenando a su equipo, en Getafe y en el Sánchez Pizjuán, tuvieron un destinatario en particular. Fue Sergio Ramos, el segundo capitán del Madrid, acusado por el técnico de no imponerse en Getafe a su marca personal, Alexis, en el 1-1, y de no cuidar su zona en el 1-0 del Sevilla, anotado por Trochowski a la salida de un córner. Esto es lo que interpretaron los jugadores en el vestuario tras la derrota del sábado pasado. Que el técnico no señalaba la culpabilidad de Di María, emparejado en el córner con Trochowski, sino a los guardianes de la zona correspondiente al segundo palo, en donde se situaron de entrada Xabi y Ramos. La diatriba de Mourinho abrió un conflicto interno del que no cabía un saldo edificante. El perjudicado acabó resultando Ramos, removido ayer de la alineación de un partido llamado a marcar la primera parte de la temporada y el camino hacia el título más añorado por la afición. Más que un castigo, la decisión tuvo el tono de una sentencia pública. Eso sí, como explicó Mourinho tras el partido contra el City, los antecedentes de hecho fueron puramente tácticos. “La decisión de no darle la titularidad a Ramos ha sido absolutamente técnica”, dijo el mánager. “¡Futbolística! Sergio es una gran persona y un gran profesional y no hay nada disciplinario en lo que he hecho”.

Mourinho ha concentrado las responsabilidades por la crisis de juego del equipo en Ramos, al parecer, reo de haberse distraído en dos jugadas a balón parado. Quitando al sevillano de la alineación, el mánager envía un mensaje intimidatorio a la plantilla. Es su modo de ejercer la administración deportiva y de gestionar el poder, circunstancias que le han elevado a una posición preeminente en el fútbol mundial.

Si hay un futbolista que ha ejercido la capitanía al viejo estilo ese ha sido Ramos. Jugador bravo, feliz de mandar, frontal, incapaz de maniobrar por la vía diplomática, recuerda a Fernando Hierro. El defensa ha sido el más destacado en el grupo que ha cuestionado a Mourinho. A nadie en la plantilla le ha resultado agradable la discriminación que ha hecho el entrenador entre los jugadores representados por Jorge Mendes, su agente, y los demás. Nadie aprobó las críticas públicas del técnico a los futbolistas. Pero fue Ramos quien manifestó el malestar con más vehemencia.

Quitando al sevillano, el mánager envía un mensaje intimidatorio al plantel

Mourinho, que alguna vez intentó seducir al andaluz, pronto comprobó que a Ramos no le interesaba hacer política. La contienda resultó desigual. El jugador se manifestó. El jefe, le tomó la matrícula. Esperó. Ayer, resolvió actuar blandiendo argumentos técnicos sin precisar. “Ramos no ha jugado porque el entrenador ha decidió que no jugara”, dijo. “Estamos hablando de un titular fantástico. Aunque hay expertos en inventar historias, quiero dejar claro que los problemas entre Sergio y yo son cero. Pensé que en este momento Pepe y Varane estaban mejor preparados para jugar este partido”.

El discurso de Mourinho en la sala de prensa del Sánchez Pizjuán, evitando asumir responsabilidades en el gol en contra, fue interpretado por los jugadores, que leyeron entre líneas, como una exoneración a Di María y una acusación a Xabi y a Ramos. “La imagen del equipo es el primer minuto”, comenzó el mánager. “No podemos trabajar más y mejor los balones parados. No podemos. Cada jugador sabe su misión, su posición. Los que marcan al hombre saben quién es su oponente y los que están en zona saben qué zonas tienen que ocupar. Tenemos gráficos en el vestuario… Y el primer córner del partido… gol”.

El presidente no debió de recibir con indiferencia la suplencia de su favorito

La importancia capital de Ramos en la consolidación del equipo que conquistó la última Liga, la jerarquía del central a la hora de brindarle una salida limpia al juego, y su proyección, con 26 años, como el central más completo de la última Eurocopa, no venció el resentimiento de Mourinho. Su decisión de quitarle de la alineación supone una humillación para el jugador y un desafío a la plantilla. Un aviso para quienes no estén dispuestos a plegarse en silencio.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

El nuevo humor

¿A qué viene tanta risa? El género parece encontrar nueva vida en tiempos convulsos.

Manuel Valls y el nombre de los socialistas

El primer ministro francés aborda algo que va más allá de una denominación

Principales propiedades inmobiliarias de Amancio Ortega

Cifras de adquisición del activo en millones de euros

El gasto de tener un coche

Para un vehículo de 13370 euros, con vida útil de ocho años recorriendo 12000 km al año

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana