Deportes

Vettel, tricampeón mundial

Alonso hace una carrera impecable y acaba segundo, pero el alemán remonta desde la última posición y concluye sexto

La victoria fue para Button

El título fue para Sebastian Vettel. Era lo previsible. Sin embargo, tal como se desarrolló la última carrera del campeonato, en Brasil, la hazaña se convirtió en una heroicidad. Fernando Alonso luchó hasta el último aliento y durante algunos minutos fue campeón, porque en la salida el alemán sufrió un toque, estropeó la parte trasera de su coche y quedó relegado al último lugar. A punto estuvo de entrar en el taller. Pero no lo hizo y siguió luchando. Fue esta decisión la que le permitió acabar triunfando. Porque el español realizó una carrera impecable, atacando desde el principio, mejorando posiciones, superando a sus rivales y aprovechando los errores de los demás hasta acabar segundo. No le bastó porque Vetel fue sexto y solo le arrebató 10 de los 13 puntos que debía superar. La victoria fue para el británico Jenson Button. Pero esta vez eso solo fue una anécdota. El tercer título de Vettel le permite igualarse en el palmarés a pilotos consagrados como Ayrton Senna, Jack Brabahm, Jackie Stewart, Niki Lauda y Nelson Piquet.

El tercer título de Vettel le iguala pilotos consagrados como Senna, Brabahm, Stewart, Lauda y Piquet

El primer golpe de teatro llegó en la misma salida. Sebastian Vettel fue tocado por detrás por el coche de Bruno Senna y sufrió un trompo que le dejó relegado a la última posición. El coche de Vettel quedó tocado por la parte de atrás derecha, con la entrada del difusor bastante machacada. Vettel habló entonces con su taller: “Vuelvo al box”. Pero su ingeniero le contestó que no. “No regreses, tu coche está bien. Puedes seguir en la pista y recuperar posiciones”, le dijeron. Y Vettel así lo hizo. Partió desde la última posición, tal como le había ocurrido en el Gran Premio de Abu Dabi. Y desde allí comenzó una remontada espectacular que le llevó a ser octavo en la séptima vuelta. Y a colocarse detrás de Alonso en la decimosexta.

Una gesta impresionante y épica, llena de riesgos y de aciertos. Vettel era consciente de que se estaba jugando el título mundial y no estaba dispuesto a tirar la toalla. Por segunda vez en tres carreras volvió a demostrar su grandeza. Daba lo mismo que tuviera que ir con neumáticos blandos, con intermedios o con duros. Era igual. Vettel era de los más rápidos y atacaba constantemente, sabiendo que su tercer título dependía de ello.

Mientras tanto, Fernando Alonso realizaba su carrera. Lanzó un ataque fulgurante en la salida y en menos de una vuelta ocupaba ya la cuarta posición, beneficiado por la colaboración de Massa. Él no podía dar más. Lo que no podía era frenar la escalada de Vettel. Y ni siquiera la lluvia que comenzó a caer en la séptima vuelta le ayudó. Hamilton, Alonso y Vettel entraron en la misma vuelta a cambiar los neumáticos y colocarse los intermedios. Pero solo dos vueltas más tarde tuvieron que regresar al taller para recuperar los slicks, porque la lluvia había parado. Poco después, entró el coche de seguridad (23ª vuelta) porque algunas piezas ensuciaban la pista. Y eso tampoco fue suficiente para el español.

Imagen de la salida en el circuito de Interlagos. / Sebastiao Moreira (EFE)

Tras dos entradas en el taller y 41 vueltas de las 71 de la carrera, Hulkenberg dominaba la carrera, seguido por los McLaren de Hamilton y Button. Alonso era cuarto, seguido por Massa y Kobayashi, y en la séptima posición aparecía un Vettel que no había perdido los estribos cuando le habían adelantado Massa y Kobayashi. El alemán había sabido recuperarse del susto inicial y no iba a fallar ahora por culpa de los nervios. Saber gestionar la presión era una de sus asignaturas pendientes. Pero esta temporada parece que la ha superado. Con esta situación, el de Red Bull seguía siendo el campeón.

Sin embargo, las cosas iban a cambiar. En la vuelta 54ª Hulkenberg se tocó con Hamilton al intentar superar a un doblado y el de McLaren quedó tremendamente relegado, permitiendo a Alonso ganar una posición. Y poco después, Hulkenberg fue sancionado con un drive-through que dejó a Alonso en tercera posición, por detrás de Button y de Massa. Estaba claro que si nada cambiaba, Alonso concluiría segundo, porque Massa le cedió el paso una vuelta más tarde. Button le sacaba entonces 21 segundos. Imposible alcanzarle. Pero toda aquella serie de circunstancias favorables, todavía no bastaban: Vettel seguía apretando por detrás en séptima posición y con posibilidades de ganar plaza sobre Michael Schumacher. Así las cosas, Vettel seguía siendo campeón por un punto de ventaja.

La decisión de no entrar en el taller tras el toque inicial le permitió al alemán triunfar

Quedaban ocho vueltas para el final, cuando desde la radio animaban a Vettel: “Esta posición es buena para ser campeón. Tranquilo”. Pero Vettel no se conformaba. Adelantó fácilmente a Schumacher y se colocó sexto. El título estaba asegurado. Quedaban seis vueltas. La tensión aumentó más todavía cuando la lluvia volvió a aparecer. Todos iban con neumáticos de seco y gastados. Pilotar era peligrosísimo. Y quedó patente cuando Paul Di Resta se estampó contra un muro y el coche de seguridad apareció de nuevo en la pista. Todo estaba decidido. Alonso no falló. Pero Vettel, tampoco. Y el alemán fue el campeón.

Michael Schumacher se despidió de la F-1 sin pena ni gloria. Acabó séptimo y dejó atrás tres años de sufrimiento y penalidades. Demasiado triste para un hombre que ha ganado siete veces el título Mundial. De la Rosa, por su parte, finalizó penúltimo, delante de su compañero de equipo Karthikeyan, en la que podría ser su última carrera en la F-1… si Hispania no logra encontrar un nuevo patrocinador que resuelva sus problemas económicos.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Enchufismo y corrupción

La sociedad, como la manada de lobos, se degenera por la endogamia

La montaña rusa

Al mundo le interesa una Rusia estable e integrada en el sistema financiero internacional

El parto programado en casa

La legistación europea sobre el parto en casa va desde países que lo ofrecen y subsidian a países que sancionan a los sanitarios

100 días de vértigo en el Santander

Ana Botín ha cambiado la dirección y el consejo mientras sopesa el futuro del dividendo

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana