Deportes

Andrés Iniesta, en la ciudad deportiva Joan Gamper. / massimiliano minocri

Andrés Iniesta (Fuentealbilla, Albacete; 1984) jugará esta tarde (19.00, Canal+ Liga y GolT), si Tito Vilanova no decide lo contrario, su 15º derbi contra el Espanyol. Elegido mejor jugador de la pasada Eurocopa, que ganó con España, el volante manchego del Barcelona ha sido elegido mejor jugador de la FIFA en 2012 y mañana participará en la gala que entrega el Balón de Oro, al que opta junto a Messi y Cristiano.

Pregunta. Llegados a este punto, ¿cómo justifica su momento de forma?

Respuesta. Siempre he pensado que como estás fuera del campo lo transmites dentro. Tu vida es tu vida, en la totalidad: así vives, así juegas. Por mi forma de ser y de pensar, las dos cosas, los dos mundos, son uno. Dentro y fuera la relación es muy directa, no hay diferencias. Si me divierto jugando es porque estoy en un buen momento personal.

P. ¿Han cambiado sus sensaciones antes de los partidos de un tiempo a ahora?

R. Sí. Quizá el cambio más notable que puedas encontrar viene de la seguridad a la hora de afrontar el partido. A partir de ahí, disfruto mucho más ahora del fútbol, de los partidos, que cuando empecé.

P. ¿Por qué?

R. Supongo que por madurez. Han pasado muchos años, muchas situaciones, buenas y no tan buenas, y eso te da estabilidad y comodidad para poder disfrutarlo. En la vida también llega un momento en que priorizas y eso te permite disfrutar más las cosas, porque lo valoras de manera diferente con el paso del tiempo. Pues en el fútbol, que no deja de ser una parte muy importante de mi vida, pasa lo mismo.

“Así vives, así juegas. Por mi forma de ser, las dos cosas, los dos mundos, son uno”

P. ¿Ha perdido exigencia, es menos autocrítico?

R. No, eso no. Sigo dándole muchas vueltas a los partidos, en especial a los errores. Pero afrontas las cosas de manera distinta ahora que cuando empecé. En función de eso, disfruto más.

P. Usted que se llegó a sentir “vacío”, ¿se siente ahora más lleno de luz que nunca?

R. Me siento muy bien, pero igual que siempre he dicho que todo es mejorable, que esperaba jugar mejor cada año, creo que siempre te pueden pasar cosas para ser más feliz cada día. Nunca alcanzas el máximo, pero me siento muy bien, muy feliz, contento y sobre todo disfrutando de lo que hago. Y eso, como decía antes, supongo que se transmite a mi juego.

P. Si está convencido de que todo siempre puede mejorar, ¿llegó a tocar fondo en su momento?

R. No. No llegué a tocar fondo. De haberlo hecho, no estaríamos ahora aquí. Pero he estado mal y he superado momentos difíciles.

“Me aferré al fútbol para superar los peores momentos. Al fútbol y a mi gente”

P. ¿Llegó a plantearse abandonar el fútbol, como se ha dicho?

R. Nunca, al contrario. Me aferré al fútbol para superar los peores momentos. Al fútbol y a mi gente. Me ayudó saber que ellos vivían el dolor que yo sentía, que me entendían y lo compartían. En ese momento, en mi mujer, mi familia, mis amigos y disfrutando de mi profesión encontré la energía que necesité para salir y sobreponerme.

P. ¿Su hija le da más energía de la que le quita o le agota seguir su ritmo?

R. ¡La niña me da la vida entera! Es una dimensión distinta, hay un plano en tu vida cuando no tienes niños y otro superior cuando eres padre. Nada que ver.

P. ¿Le devuelve cierta inocencia a la manera de enfocar las cosas?

R. No, ¿por qué? Nunca he perdido esa mirada del niño; me gusta pensar que mantengo algo del niño que fui, que la esencia de lo que soy ahora como persona es, básicamente, la del niño que fui. Trato de seguir ilusionándome desde ese sentimiento infantil que tuve y creo seguir teniendo.

P. ¿También en el juego?

R. También. No he perdido esa mirada, esa sensación infantil al disfrutar cuando juego.

P. ¿Es eso posible en el mundo súper profesionalizado en el que vive?

R. Absolutamente. He crecido mucho por los compañeros y entrenadores, juego ante miles de personas, sé que hay gente en todo el mundo que sabe mi nombre, que se interesa por lo que hago pero… al final la esencia que tengo del juego es absolutamente lúdica, natural, es la de la pista del colegio en Fuentealbilla.

P. ¿Entonces se iba de cuatro como ahora, al más puro estilo Oliver y Benji?

R. Se hacía lo que se podía… como ahora.

“Nunca he perdido esa mirada del niño. Me gusta pensar que conservo esa esencia”

P. Ahora hay veces que deja tal sensación de superioridad con el balón que resulta casi humillante para los rivales.

R. No me gustaría que se viera así. Yo no hago nada para humillar a nadie y menos a un compañero. A fin de cuentas, juegan en el otro equipo, pero merecen todo mi respeto.

P. Laudrup decía que sus regates, a menudo parecidos a los suyos, estaban vacíos de esa intención.

R. Es que uno nunca hace nada para humillar al contrario. Yo juego como juego porque me sale, eligiendo en cada momento la opción que intuyo que me ofrece el juego. Si sale bien te quedas satisfecho de hacer lo que haces, pero nunca hago nada con la intención de humillar.

“La idea que tengo del juego es lúdica, natural, la del colegio de Fuentealbilla”

P. Con frecuencia el público reacciona ante sus soluciones con el balón con asombro. ¿Usted qué piensa?

R. Me queda la sensación de que lo que he intentado ha salido bien. El fútbol son táctica, esquema y todo lo que quieras, pero al fin y al cabo es técnica individual, improvisación en una décima de segundo.

P. Usted hace mucho más daño cara a gol más cerca del área que jugando de 8. ¿Por qué no le gusta jugar en punta?

R. No es que no me guste, pero prefiero jugar en el centro del campo. Mi forma de entender el juego es muy participativa. Me gusta combinar, dar pases y en el medio del campo ese fútbol al que se juega. No tengo la sensación de que jugando en punta haga más daño, pero sí es más determinante. No es lo mismo, pero al final es lo que hablamos, lo que uno quiere es acabar el partido y quedarse feliz y cuando juego en punta… me cuesta más.

P. Pero tanto Del Bosque como Vilanova le dan absoluta libertad. Tito llegó a decirle que hiciera lo que le diera la gana...

R. No es sentirte libre, mi juego es muy intuitivo, de adelantarme a lo que va a hacer el contrario, saber dónde la vas a dar antes de tenerla. ¿Libre? Me gusta que, si juego en la izquierda, tener una cierta libertad. ¿Lo de Tito? En el fútbol profesional ya se sabe todo. No hay mucho que decir, muchos secretos y menos en estos equipo que llevamos mucho jugando juntos. Cuando estás en el campo es el jugador el que debe decidir. Hay patrones, pero el fútbol es el momento, tomar decisiones al instante. El fútbol es un segundo.

“Messi es el mejor por lo que hace y por las muchas veces que lo hace”

P. A usted se le recuerda por segundos determinantes. ¿Tiene la sensación de haber ganado el afecto de mucha gente en un solo segundo, el del minuto 116 de la prórroga contra Holanda en el Mundial de Sudáfrica?

R. ¡Hombre, espero que no! No tengo la sensación de que el cariño sea solo por eso, que sea consecuencia de ese momento, de ese instante. No es que fuera injusto, porque la gente es libre de quererme o no en función de lo que le dé la gana, pero… vamos, me gustaría que fuera por algo más. Yo, al menos, me siento querido por algo más, al margen de los logros que haya podido tener. Quiero pensar que la gente también valora en mí una manera de hacer, una conducta… eso al menos es lo que me gustaría.

P. De eso habló Johan Cruyff el otro día, cuando puso como ejemplo de comportamiento a Iker Casillas, señalándole como poseedor de los valores que hicieron grande al Real Madrid…

R. Eso es lo principal; lo de ganar está muy bien, pero no creo que baste con ello cuando tienes una exposición pública como la nuestra. De hecho, no sé donde escuché el otro día algo que me hizo pensar, algo así como que no es importante el éxito, sino el camino.

P. O sea, empujar para mover la piedra a sabiendas de que se mueva o no, ya no depende de usted…

R. Sí, más o menos es eso. En el éxito te vuelves loco y es maravilloso, pero al final lo que saboreas es cómo lo has conseguido, cómo has llegado. Lo valioso es el camino que recorres, no la meta a la que llegas. Eso es lo que te deja poso en la vida, antes que el éxito. Lo importante es el camino. Es como cuando el partido acaba y lo que te llena es la sensación de haber sido feliz jugando, lo que has intentado y el empeño que has puesto. Lo demás a veces depende de eso, de un segundo, porque la victoria está muy cerca del fracaso y eso no lo puedes controlar.

“Hay patrones, pero el fútbol es tomar decisiones al instante, es un segundo”

P. Usted ha dicho que juega para ser feliz.

R. Sí, claro, ¿para qué vives si no es para tratar de ser feliz? Nadie dice: “Voy a hacer esto para ver si soy un desgraciado”. Incluso cuando no tienes elección, lo que pretendes es sentirte bien.

P. Alguien escribió, respondiéndole, que también juega para ganar mucho dinero.

R. Cuando yo era un niño, en Fuentealbilla, no soñaba con ganar dinero, soñaba con jugar en Primera, con ser futbolista de Primera División. Lo demás vino solo, pero no era un objetivo. El que va a la oficina también trabaja por un sueldo. Si gano mucho dinero es porque esto está montado así, somos unos privilegiados y muy conscientes de ello.

P. ¿En qué se parece su juego a su vino, el mundo del fútbol al de las bodegas?

R. Bueno, tiene algo de similitud en cuanto a la pasión que se pone, y la ilusión con que lo haces. Pero son mundos diferentes y en lo del vino no soy un especialista.

P. Cuando bebe su vino, ¿piensa en lo bueno que está o en el número de gente a la que ha dado trabajo?

R. Todo ayuda. Es un cúmulo de cosas. Unas directas, otras indirectas, lo importante es hacer las cosas de buena fe y pensando en los demás también. Pero está bueno, ¿no?

P. Muy bueno. Es usted el deportista español más seguido en Facebook, protagoniza varias campañas publicitarias... ¿se siente icono de qué?

R. No me siento icono de nada. Eso me demuestra que la gente te tiene en cuenta, te valora, te respeta, se fijan en ti y eso es bonito, eso es lo que hablábamos anteriormente del fondo de las cosas.

Messi, Iniesta y Cristiano Ronaldo, en la entrega del premio al mejor jugador europeo. / Cordon Press

P. Viaja a Zúrich a la gala del Balón de Oro. En 2010 se dio por hecho que lo ganaba usted [ganó Messi]. ¿Fue una gran decepción?

R. No. Sabía que tenía oportunidades, porque estaba allí con Messi y Xavi, pero ganó Leo y ganó el Barcelona. Pero yo no soy quién para decir si lo merezco. Estoy contento de que se valore lo que hago. No hace falta que nadie me señale. No es cuestión de premios. No necesitas un premio para saber si lo haces bien o mal. Forma parte del fútbol pero no haces nada para que te lo den al menos de manera consciente. Nadie mete un gol o da un pase pensando: “Esto para el Balón de Oro”. Estoy ahí, es algo muy bonito y no lo buscas, llega porque alguien te valora. Voy, tengo las opciones y disfrutaré del día, que si lo piensas es bonito, es una fiesta estar entre los elegidos.

P. ¿Casillas se merece ganar el Balón de Oro?

R. Sí, es un jugador de nivel muy muy alto. Iker lo ha ganado todo y se lo merece. También porque ha tenido un comportamiento ejemplar…

P. ¿Qué le parece su suplencia? ¿O le importa poco?

R. No, no me da igual. Es un compañero al que respeto muchísimo. Sorprende su suplencia.

P. En la gala también estará Guardiola y estará Del Bosque, que parte como favorito a mejor entrenador.

R. Si se lo dan será merecido. No te voy a explicar lo que significa para mí Guardiola, pero creo que Del Bosque ha hecho méritos sobrados para que se le reconozca. Estaría encantado porque aparte de los méritos transmite valores, siempre, con su conducta dentro y fuera.

“Del Bosque merece el Balón de Oro. Con su conducta siempre transmite valores”

P. ¿Qué echa de menos de Guardiola?

R. La persona, básicamente. En lo futbolístico, aunque me enseñó mucho, ahora está Tito y no hay tiempo para echar de menos a nadie.

P. ¿Se parece en algo Tito a Pep y a del Bosque?

R. Los tres transmiten muchas similitudes en cuanto a entender el fútbol, porque han sido jugadores y se nota que respetan al futbolista. Entienden y sienten porque ellos han pasado antes por nuestras situaciones. Eso es más fácil para entender cómo funciona el grupo.

P. En el tránsito del cambio de entrenador, ¿los jugadores del Barcelona han dado un paso adelante?

R. Los jugadores damos el paso que nos toca. El líder era Pep y ahora es Tito.

“Guardiola me enseñó mucho. El líder del Barça antes era Pep y ahora lo es Tito”

P. ¿Qué le enseño Pep?

R. No te puedo decir una cosa, me enseñó mucho: a interpretar el juego, a escoger los momentos… mucho.

P. Dice que se ha cambiado al líder, pero, ¿el líder de este equipo no es Messi, no juegan para él?

R. Lo importante es que todos nos sintamos líderes y responsables. El primero en comportarse así es él. Y no jugamos para Messi, jugamos con él, que no es lo mismo.

P. ¿Messi es el mejor?

R. Sí.

P. ¿Por qué?

R. Por lo que hace y por la de veces que lo hace. Es muy difícil marcar las diferencias durante tanto tiempo y él lo hace con absoluta normalidad.

P. Y usted, ¿qué quiere ser de mayor?

R. Ya soy mayor. Y soy futbolista. Lo que siempre quise ser.

Y ADEMÁS...

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Marca de precocidad

Más precoz incluso que Bobby Fischer, Samuel Sevián mantiene una sólida trayectoria de proezas desde niño A los 13 años ya es gran maestro

La nieve desinfla las protestas

El suburbio de San Luis vive una noche tranquila en la víspera del Día de Acción de Gracias

La mitad de consistorios pagan a sus proveedores fuera de plazo

Los municipios acumulan facturas por 487 millones de euros. Badalona, Reus y Lleida, entre las ciudades que más tardan a afrontar sus deudas

Fallece Sabah, leyenda de la música árabe

La cantante y actriz fue una de las grandes divas de la edad de oro del cine egipcio

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana