Deportes

La ‘loca’ Vuelta del deseo

En busca de espectáculo, la ronda española sigue desafiando a la ortodoxia ciclista con un recorrido disparatado y tendrá aún más finales en alto (11) que el año pasado

Valverde, Contador, Purito y Samuel Sánchez. / MIGUEL RIOPA (AFP)

Nadie parece recordar mejor Vuelta que la de 2012, la de Valverde, Contador y Purito, las tres figuras patrias, una vez eliminado Froome, muriendo por matar todos los días en territorios dibujados para su lucimiento. Fue algo así como un buen plato de jamón de bellota casi cada día para los aficionados, a los que dejó al borde del empacho (y a los que salvó, justamente, una etapa de estrategia de libro, la del ataque de Contador camino de Fuente Dé que le dio la victoria final).

2012 es irrepetible. Contador, Valverde y Purito se jugaban el curso"

Unzue

Por ello, por aclamación popular, claro (dicen en Unipublic, los organizadores, que les llaman de cada pueblo de España que tiene un pedazo de camino empinado para que metan por allí al pelotón), la Vuelta 2013, la presentada este sábado en Vigo, el Atlántico, la Ría de Arousa de la que partirá desde una batea de mejillones el 24 de agosto, no podía sino ser una edición aumentada de la hermosura del 12. Y si entonces fueron 10 los finales en alto, uno cada dos días, este verano serán 11, en claro desafío a la suerte —como aquel jugador de ruleta que insiste en jugar al mismo número después de haber hecho saltar a la banca: su destino es, en todos los relatos, la ruina—, como si la conjunción astral extraordinaria que dio valor a la Vuelta del 12 debiera repetirse, con solo desearse, en el 13.

Camino de Madrid, adonde se llegará el 15 de septiembre, y así, engarzados en pequeños racimos, en Galicia, en la Costa del Sol y Sierra Nevada, en Cataluña y los Pirineos, y en el cantábrico —en 2013 descansan el País Vasco y la Sierra madrileña—, ya desde el primer domingo, en festival de porcentajes, se enfilarán repechos desconocidos y ya conocidos (Alto da Groba en Baiona, Mirador de Lobeira en Vilagarcía, Mirador de Ézaro en Fisterra, la calle de Valdepeñas de Jaén, el Rat Penat en Castelldefels, Peña Cabarga en Solares, el Naranco en Oviedo), y duros puertos descubiertos y por descubrir (Peñas Blancas en Estepona, Hazas Llanas en Sierra Nevada, La Gallina en Andorra, Formigal en los Pirineos aragoneses, Peyragudes, allí donde ganó Valverde en el Tour pasado, en los Pirineos franceses, y en Asturias el gran Angliru, al que se regresa dos años después, la víspera de la llegada a Madrid), y hasta el Moncayo en la contrarreloj de Tarazona: etapas a los que algunos aficionados llaman ya de youtube, pues propician un ciclismo que se resume a los últimos kilómetros de cada jornada, en 10 minutos al día, estructurarán la Vuelta del deseo.

El diseño actual persigue el picante, las grandes audiencias televisivas

“No era esto, no era esto”, dice Eusebio Unzue, el director del Movistar de Valverde, algo así como la personificación de la ortodoxia ciclista en España desde sus tiempos de “paciencia, paciencia” con Indurain. “Lo de 2012 es irrepetible porque se dieron entonces unas condiciones únicas: fundamentalmente el que los tres mejores corredores españoles se jugaran prácticamente la temporada en ella”. Su Valverde, recuerda Unzue, había sufrido una crisis en primavera de la que no le sacó un Tour solo salvado a medias por una victoria de etapa; Contador había pasado los meses anteriores purgando la suspensión de su clembuterol, y solo Purito, brillante en las clásicas y rozando la victoria en el Giro, podía pensarse que estaba satisfecho, pero la forma justamente en que había perdido el Giro el último día le había convencido de que la Vuelta sería suya. “Pero este año”, dice Unzue, “tanto Contador como Valverde como Purito solo piensan en el Tour. Si allí han cubierto sus objetivos, o si no, si allí se han empleado al máximo, ¿qué será de ellos en la Vuelta, que empieza un mes más tarde? ¿Y qué será de este recorrido, casi disparatado, si no funcionan las figuras?”.

No es solo el discurso de Javier Guillén, el diseñador de la Vuelta —¿Y qué, hacemos una Vuelta de recorridos sin picante? ¿Quién se la iba a tragar? Esta es la esencia de la Vuelta, como el Giro y el Tour tienen la suya propia. Esta es la Vuelta de las grandes audiencias televisivas— el que justifica la elección, es también Purito Rodríguez, una de las figuras, precisamente a la que más ha revalorizado este tipo de trazados. “Aunque parezca muy dura por los titulares, por tanto final en alto, en realidad la Vuelta es la carrera más sencilla”, dice el ciclista catalán. “Es un sprint diario en alto. Cansa menos que los etapones del Tour o del Giro… Y claro que se podrán hacer un buen Tour y una buena Vuelta el mismo año”.

Recorrido

24 agosto: Vilanova de Arousa Sanxenxo 27,0 kms.

25 agosto: Pontevedra-Baiona Monte da Groba 176,8 kms.

26 agosto: Vigo- Mirador de Lobeira 172,5 kms.

27 agosto: Lalín- Fisterra 186,4 kms.

28 agosto: Sober- Lago de Sanabria 168,4 kms.

29 agosto: Guijuelo- Cáceres 177,3 kms.

30 agosto: Almendralejo- Mairena de Aljarafe 195,5 kms.

31 agosto: Jerez de la Frontera- Peñas Blancas 170,0 kms.

1 septiembre: Antequera Valdepeñas de Jaén 174,3 kms.

2 septiembre: Torredelcampo-Alto de Hazallanas 175,5 kms.

3 septiembre: Descanso

4 septiembre: Tarazona- Tarazona 38 kms.

5 septiembre: Maella- Tarragona 157 kms.

6 septiembre: Valls- Castelldefels 165 kms.

7 septiembre: Bagà- Andorra. Collada de la Gallina 164 kms.

8 septiembre: Andorra- Peyragudes 232 kms.

9 septiembre: Graus- Sallent de Gállego 147,7 kms.

10 septiembre: Descanso

11 septiembre: Calahorra- Burgos 184,5 kms.

12 septiembre: Burgos- Peña Cabarga 186,0 kms.

13 septiembre: S.Vicente de la Barquera- Alto Naranco 177,5 kms.

14 septiembre: Avilés- Angliru 144 kms.

15 septiembre: Leganés- Madrid 99,1 kms.

TOTAL: 3.319,1 kms.

Y ADEMÁS...

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana