Deportes

“Se hablará muchos años de esto”

Valero Rivera califica de “memorable” el encuentro ante Dinamarca y destaca “el compromiso” del grupo

Valero Rivera remata ante Mikkel Hansen / MARKO DJURICA (REUTERS)

No había signo más evidente de lo que acababa de ocurrir en el Palau Sant Jordi: todos los jugadores de la selección española reunidos, cogidos por los hombros, saltando y componiendo un ruedo de unión, de celebración, de complicidad, vitoreados por un público que no paraba de cantar ¡campeones, campeones! España había infligido la primera derrota del campeonato del mundo a Dinamarca. La primera, pero también la más rotunda, porque el resultado final de 35-19 suponía la mayor diferencia en una final mundialista. España jugó su mejor partido y emuló la gesta que los de Juan Carlos Pastor habían logrado en Túnez en 2005, colgarse el oro. El segundo broche mundialista de España.

Los títulos del balonmano español

Palmarés de la selección masculina

Juegos Olímpicos:

-Bronce en Atlanta 1996.

-Bronce en Sidney 2000.

-Bronce en Pekín 2008.

Mundiales:

-Campeón en Túnez 2005.

-Bronce en Suecia 2011.

-Campeón en Barcelona 2013.

Europeos:

-Plata en España 1996.

-Plata en Italia 1998.

-Bronce en Croacia 2000.

-Plata en Suiza 2006.

Palmarés de la selección femenina

Juegos Olímpicos:

-Bronce en Londres 2012.

Mundiales:

-Bronce en Brasil 2011.

Europeos:

-Plata en Macedonia 2008.

Títulos por equipos masculinos

Copa de Europa: 14.

-Barcelona: 8 títulos.

-Ciudad Real: 3.

-Portland San Antonio: 1.

-Teka Cantabria: 1.

-Elgorriaga Bidasoa: 1.

Copa EHF: 5.

-Granollers: 2 títulos.

-Barcelona: 1.

-Teka Cantabria: 1.

-Avidesa Alcira: 1.

Recopa: 17.

-Barcelona: 5 títulos.

-Teka; Ademar León; Portland San Antonio y Ciudad Real: 2.

-Valladolid, Granollers, Bidasoa y Calpisa: 1.

Títulos por equipos femeninos

Copa de Europa: 1.

-Mar Valencia (1997).

Copa EHF: 1.

-Itxaco Navarra (2009).

Hacía ya algunos minutos que todo el mundo quería que la final se acabara. España, para empezar la celebración. Dinamarca, para acabar con el sufrimiento. Faltaban todavía ocho minutos cuando Valero Rivera, con los ojos húmedos, ordenó a Sterbik que abandonara la portería para permitir a Sierra disfrutar también de la final. Ahí empezaron los abrazos, porque todo el mundo quería felicitar al portero serbio, titular desde el Mundial de Suecia en 2011, donde alcanzaron el bronce. Sterbik, Víctor Tomás, Joan Cañellas... iban paseando por el banquillo, formando pequeños grupos que se abrazaban, lloraban, querían celebrarlo ya. “Es el mejor final que podía soñar”, proclamaba Alberto Entrerríos que, tras 238 partidos internacionales, había anunciado ya que la final sería su último partido con la selección.

Con el pitido final todo se desbordó. Los jugadores saltaron a la pista y comenzaron a mantear a Entrerríos que, tan frío como es, por primera vez se emocionó. “Sentí una felicidad enorme. Todos estábamos buscando ya a los familiares, a los hijos, para expresarles con una simple mirada toda la emoción que sentíamos. Ha sido un lujo tener esta despedida”.

“La final ha sido muy parecida a la de Túnez”, explicaba Juan Carlos Pastor, entonces seleccionador. “Idéntica diferencia de ocho goles en la media parte, igual inicio de la segunda. Pero después los croatas remontaron y se acercaron un poco. En cambio, hoy la superioridad no ha dejado la más mínima opción a Dinamarca”. Valero Rivera le ratificó. “Se hablará durante muchos años de esta final”, dijo el técnico más laureado del balonmano mundial. “Porque ganar a una selección del nivel de la Dinamarca por esta diferencia en la final de un Mundial tiene un mérito increíble. Pero es que realizamos un partido memorable. Habíamos pensado mucho cómo podíamos lograr que los daneses no pudieran realizar su juego. Y ha sido una cuestión de trabajo y compromiso. No les hemos dejado jugar y lo hemos hecho con un balonmano de mucha calidad, con una defensa escandalosamente buena, un Arpad [Sterbik] pletórico en la segunda parte y un ataque que no han sabido cómo parar. Por tanto, no hay demérito de Dinamarca, sino un gran partido de España”.

La fiesta alcanzó el cénit con la entrega de las medallas. “Esto es más que un sueño”, agregó Rivera. “Imposible que una película acabe mejor. Por eso quiero agradecer la implicación de todos los jugadores que me han acompañado desde 2009. Los que estuvieron al principio, los que sufrieron un palo terrible en Londres, los que hoy han luchado aquí y los que, como Raúl, no han podido estar. Y especialmente a Alberto Entrerríos, porque me equivoqué al no llevarle a los Juegos y es justo que tenga ahora este final”.

Fue Valero quien cogió del brazo a Raúl Entrerríos en el podio y le empujó hacia delante para que fuera también protagonista, a pesar de haber estado lesionado. El Príncipe Felipe les puso las medallas. Y luego, Alberto Entrerríos, el capitán, levantó el trofeo de campeones, que llegó hasta Rivera. “Cuando Constantini se despidió en el Mundial de Francia de 2001 ganando el título en casa, pensé que era un hombre muy afortunado. ¡Y ahora me toca a mí vivirlo y junto a mi familia!”. ¿Significa que Valero dejará la selección? No quiso pronunciarse.

Y ADEMÁS...

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Usansolo vota si quiere dejar de ser parte de Galdakao

La alcaldía del PNV prepara su propio plan electoral

La central de olas de Mutriku logra 36.000 euros en tres años con la venta de electricidad

La planta undimotriz generará este año la energía que consumen 400 personas

Juan Manuel Calderón le da una alegría a los Knicks

El estreno del base español coincide con un plácido triunfo ante los Sixers (91-83)

El Pacto por México, ¿un castillo de naipes?

Sobre la crisis en ese país opinan periodistas mexicanos y extranjeros

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana