Deportes

“No quisiera que desapareciese ningún club, pero me temo lo peor”

Ángel María Villar, durante una intervención en un congreso de la FIFA / CORDON PRESS

Jugó en el Athletic hasta juveniles y le echaron. Pasó por el Galdakano y fichó por el Getxo. En el tradicional amistoso que abría la pretemporada rojiblanca, Ángel María Villar (Bilbao, 1950), jugando de extremo, volvió loco a Txutxi Aranguren. Regresó al Athletic, donde jugó 11 temporadas. Fue uno de los fundadores de la AFE, estudió Derecho en Deusto y cuando colgó las botas fue elegido presidente de la federación vizcaína. En 1988, el fútbol español le nombró presidente. Lleva 24 años y ha superado seis elecciones; durante su mandato, no exento de polémica, España ganó un Mundial y dos Eurocopas. En Catar, antes del amistoso contra Uruguay del pasado día 6, Villar concedió la primera entrevista en 17 años a este diario.

Pregunta. ¿Hasta qué punto le cambió la vida el amistoso con el Getxo del verano de 1970?

Respuesta. Me cambió la vida porque me salió un partido muy bueno y el Athletic se fijó otra vez en mí. Cuando me dieron la baja, a los 17 años, mi hermano mayor, que me lleva 10, le dijo a Ipiña, que era el responsable: “Se están equivocando y le van a volver a fichar”. Y lo hicieron.

P. ¿Qué queda de aquel fútbol de barro?

R. Me quedan maravillosos recuerdos. Mire, yo jugaba en campos llenos de barro, en invierno, y en primavera, desiguales. Eso ya no existe, ahora los chavales se entrenan en buenos campos. Mire, Jesús Garay, no el que fichó por el Barça, otro, que no había sido futbolista y era mi entrenador en el Athletic, nos convocaba los sábados antes de los partidos para enseñar las botas, la ropa por si estaba bien lavada, porque la lavábamos en casa y a partir de ahí hacía el equipo. Yo salía de los escolapios a las seis, iba a Etxebarri, me entrenaba de noche, con barro, en una caseta en la que muchas veces no había agua caliente porque la cocina que calentaba el agua se estropeaba…

Ángel María Villar (2i), junto a Iribar, Alexanco, Escalza y Rojo II en su etapa de jugador del Athletic. / RAÚL CANCIO

P. ¿El fútbol ha ido a peor?

R. Ha perdido valores, pero también la sociedad.

P. ¿Es el caso de Llorente?

R. Entiendo la postura de una institución como el Athletic, que está al servicio de la sociedad vizcaína y que intenta formar e invertir en muchos jugadores, que gasta dinero y esfuerzo y que tiene que protegerse por todos los medios. El Athletic tiene una situación de desequilibrio en el fútbol español, porque los jugadores que forma si son buenos se los llevan, pero soy un amante de esa política, es un ejemplo en el mundo entero. En algunas situaciones puede haber un conflicto y hay que comprender al jugador, pero también al Athletic. Le deseo lo mejor a Fernando en su nuevo club, es un gran jugador.

“Siempre se ha dicho que el fútbol español gastaba más de lo que ingresaba”

P. ¿Usted cuándo quiso ser presidente de la federación?

R. Mi único sueño infantil era jugar en el Athletic, como todos los niños vizcaínos, porque lo llevamos en el corazón. Desde la habitación de la casa donde me parió mi madre se veía San Mamés. Yo vivía enfrente, jugaba en las puertas de San Mamés, por las tribunas, iba a la salida de los campos a pedir autógrafos a Gaínza, Arteche, Koldo Aguirre, Carmelo… Mi madre me explicaba siempre que me parió dos días antes o dos días después de que el Valencia ganara en San Mamés bajo una nevada. Y he jugado 11 años en el Athletic. Eso cumplió todos mis sueños. Jugué todos los años de titular.

P. ¿Era bueno?

R. Creo que la calificación la dan los hechos. Jugué en la creme de la creme del fútbol español durante 11 años. Y durante cinco o seis años Kubala me llamó siempre a la selección.

“Ahora es el momento de estar al lado de los que lo están pasando mal”

P. En la selección le recuerdan comiendo huevos fritos…

R. Sí, con Del Bosque comíamos muchos huevos fritos con patatas. Cuando nos concentraba, Kubala nos dejaba comer lo que quisiéramos hasta el día antes del partido. Y a Vicente y a mí nos gustan mucho los huevos fritos. Es el mejor plato que hay en el mundo por sencillo. Sobre todo si te vas al monte a un bar de pueblo, te pides dos huevos fritos con patatas, un trozo de chorizo y un vino. La felicidad no es fácil, pero a mí las cosas más sencillas son las que más feliz me hacen.

P. ¿Es cierto que desde el 24 de marzo de 1974 tiene usted el récord del guantazo más caro de la historia del fútbol español?

R. Diría que sí. El Athletic me multó con 100.000 pesetas y cobraba 25.000 al mes; me sancionó la RFEF con 10.000 más y cuatro partidos. Y encima en dos de esos cuatro partidos tuvimos prima.

P. ¿Por qué pegó a Cruyff?

R. No hay una explicación, Una irracionalidad. Recuerdo que el míster vino con José Ángel (Iribar) después del partido y me dijeron que no había sido profesional. Ángel me dijo que tenía que pedir perdón a Cruyff y por supuesto fui. Atravesé el campo, bajé a la caseta, llamé y me abrió Ángel Mur [masajista del Barça], le dije que iba a pedirle perdón y lo hice. Johan entendió que fue una cosa de un segundo, una reacción anormal. No me controlé. Y le agredí. Johan era extraordinario, uno de los mejores. Messi es el mejor ahora, pero para mí, el mejor era Di Stéfano. Yo le vi jugar mucho. Mucho. He jugado con muy buenos jugadores. ¿Los mejores? Iribar y Fidel Uriarte.

Ángel María Villar, en una asamblea de la FEF en 2008 / EFE

P. ¿Se reconoce en alguno?

R. Reconocerme no, pero yo cuando quería ser como Busquets. Creo que juega muchísimo mejor que yo. Hay muchos a los que no se valora como merecen. Aquí destaca el que mete el gol, pero lo que hace Busquets es muy difícil, se lo digo yo.

P. ¿El Madrid caía mejor cuando era usted niño que ahora?

R. No, el Madrid ha caído bien siempre. Y ahora cae muy bien. En los últimos años el Barcelona ha tenido unos éxitos extraordinarios. El otro día me dijo un amigo que cuando el Barcelona juega perfecto es aburrido, porque solo tienen la pelota ellos y que el fútbol es para dos equipos. El Barcelona juega muy bien, con futbolistas extraordinarios y gusta cómo juegan y cómo son, que eso es importante. Son gente muy normal, muy sencilla. Eso se demuestra cuando los resultados te favorecen y no te desvías de lo que es normal.

P. ¿Se explica el éxito de España sin el Barça?

R. Es muy difícil evadirte de la grandeza de los jugadores de la selección española, no solo del Barcelona. Son jugadores muy especiales y es muy difícil que aparezca algo semejante. Su competitividad y talento son altísimos.

P. ¿Cuál es su talento para llevar 24 años al frente de la federación española?

R. Cuando dejé el fútbol me llamó mi hermano y me pidió que me reuniera con el Erandio, el Indautxu, el Iturri, el Barakaldo, el Sestao, el Baskonia, el Santutxu... Él jugó al fútbol, me lleva 10 años, y me pidió que les escuchara. A la segunda acepté y me eligieron presidente de la vizcaína.

“Me han elegido presidente no por miedo, sino porque están convencidos”

P. ¿Se puede ser reelegido seis veces sin ningún chanchullo?

R. Sí. El único chanchullo es que te voten y convencer.

P. No sé, uno se imagina un país donde lleven 22 años mandando los mismos y huele mal.

R. A los malos pensadores... a mí me hace gracia esto de estar pensando siempre mal de los demás. Es una actitud negativa que califica al que piensa así. La gente no es tonta y en el fútbol, entre los directivos del fútbol, el más tonto hace relojes. Hay mucha gente muy buena pero algunos creen que son muy puros y todos los demás impuros, sospechan… Es su problema porque son negativos. La vara de medir la utilizan según les interesa. La gente ha elegido libremente al presidente de la federación siempre no por miedo o por esperar algo a cambio, votan porque están convencidos.

P. No negará que han sido muchos los dirigentes que han llegado al fútbol a servirse.

R. Como en todas las actividades, hay gente ejemplar y una minoría que no es tal. Yo trato de cumplir con mi responsabilidad. Vivo este deporte. Siempre estoy donde debo estar. El otro día escuché a uno que decía que a una institución no la puedes juzgar por el comportamiento de unos pocos, sino por el de la generalidad. Hay miles y miles de personas que están trabajando por el fútbol desinteresadamente, muchísimos directivos padres que llevan a sus hijos a jugar, entrenadores que les enseñan. Y eso es el fútbol. Algunos piensan que el fútbol es la Primera División, pero eso es otro fútbol.

P. ¿De Blatter o de Platini?

R. Los son dos grandes presidentes, maravillosos, y tienen una capacidad extraordinaria para dirigir este deporte. Siempre les ayudaré y les apoyaré.

“No hemos organizado nada y los estadios se han ido envejeciendo, están obsoletos”

P. ¿Eso le dijeron los catarís y le dejaron tirado en la elección del Mundial 2018?

R. Nos ganó Rusia brillantemente. Les deseo lo mejor de todo corazón. Harán un gran Mundial. Son gente muy afectiva. Catar nos votó, teníamos un pacto. Bueno, como se hacen estas cosas. Si me votas yo te voto. Es normal. Yo les voté y ellos me votaron. Así se hacen las cosas, digan lo que digan.

P. ¿Se plantea presentarse por séptima vez?

R. Hoy pienso en que estoy hablando con usted. Cuando sea el momento ya lo pensaré. Esta sociedad tiende a adelantar acontecimientos y así no vives.

P. ¿Ha pensado en dejarlo?

“Mi único sueño infantil era jugar en el Athletic, como todos los vizcaínos”

R. ¡No! Me gusta lo que hago porque me gusta dirigir, quiero a este deporte. Hago lo que me gusta y además me pagan.

P. ¿No pensó en irse ni cuando fue acusado de deficiencias contables? ¿Fue su peor momento al frente de la federación?

R. Eso está olvidado.

P. Dijo que Gerardo González [exsecretario general de la FEF] le traicionó cuando denunció…

R. No, no, perdone. Ya le he dicho que de eso no hablo.

P. ¿La federación de qué vive?

R. De los ingresos que ella misma genera, de sus propios recursos. Cuando llegué, el 70% lo aportaba el Estado. Y detrás de la RFEF hay 19 autonómicas que dependen entre el 60% y el 75% de nuestro presupuesto, que es 100% privado. Hemos renunciado a la subvención del CSD.

P. Y así no le controlan las cuentas...

R. No le quiero considerar como alguien negativo. ¡Lo dice porque usted lo ha leído, si es porque lo piensa es usted negativo! El fútbol español sabe estar y al ver que no llega para otros deportes, renuncia. Esto es así: somos generosos. El negativo es negativo hasta en su propia vida.

Ángel María Villar en su primera rueda de prensa como presidente de la Federación Española de Fútbol en 1988 / MIGUEL GENER

P. ¿Cómo son sus relaciones con la Liga de Fútbol Profesional?

R. Yo me llevo bien con todo el mundo, otra cosa es que discrepe de algunas cosas. La relación con la Liga creo que es muy buena, discrepo de algunas cosas... Es coyuntural. Como ellos no estarán de acuerdo. Pero hay cosas troncales en las que en ocasiones no hemos estado de acuerdo. Yo tengo claro que todo lo que sea la selección nacional, la disciplina, la representación internacional, el arbitraje, el poder de ordenar las competiciones… todo eso competer a la FEF indiscutiblemente.

P. ¿Diría que el fútbol profesional español está en su peor momento, pese al éxito deportivo?

R. Hay problemas. No vivimos un momento dulce por la situación económica.

P. ¿Estallará esta burbuja?

R. Desde que tengo uso de razón sabes que el fútbol español ha estado en lo más alto. Y desde siempre se ha dicho que se gastaba más de lo que se ingresaba, pero gracias a Dios el fútbol español no se ha caído. Pero ahora hay una situación que me preocupa, complicada, y en este momento hay que ayudar. Con ideas, con normativas, lo que hace un señor que gobierna, esa es la realidad, es el momento de estar al lado de los que lo están pasando mal. Y el momento es tan malo que temo lo peor. Mi deseo es que no desaparezca ningún equipo pero hay situaciones complicadas. Hasta el último suspiro hay vida.

P. No parece que esté mejor el nivel del arbitraje.

R. Los árbitros son muy buenos. Cada día superan su listón, que es altísimo.

“Destaca el que marca goles, pero yo quería ser alguien como Busquets”

P. Las infraestructuras del fútbol español tampoco son como para estar orgullosos.

R. Los estadios no son de los clubes, por norma. Son de una comunidad, de un municipio. En otros países las instituciones han aprovechado la organización de competiciones internacionales para mejorar. Nosotros no hemos organizado nada y los estadios se han ido envejeciendo, se nos han quedado obsoletos, es cierto.

P. ¿Los mejores y peores recuerdos?

R. He olvidado los malos. Entre lo mejor, ganar la final de la Copa del Mundo y la medalla de oro olímpica. Y ganar una cosa que para mí tiene su significado: el primer campeonato de Europa de selecciones femeninas en Finlandia. Y ya sé que está pensando. Es fútbol y es femenino. Y es muy buen fútbol y muy femenino. ¿Y sabe otra cosa? También estamos especialmente satisfechos de que, además de futbolistas, el fútbol español exporte entrenadores. Es algo de lo que estamos especialmente orgullosos. La escuela, el colegio, es la RFEF de fútbol. En los últimos años hemos logrado tantos éxitos...

P. ¿Tiene la conciencia tranquila?

R. Tranquilísima.

P. ¿Entonces por qué duerme tan poco?

R. Mire usted, hay personas que se levantan a media noche a rezar por los demás, duermen poco y son muy buenos.

Y ADEMÁS...

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana