Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un título en el servicio

Ferrer, que en la final atacará el saque de Murray como el mejor restador del planeta, no logra disparar el suyo en Miami

Ferrer sirve durante el partido ante Tommy Haas. Ampliar foto
Ferrer sirve durante el partido ante Tommy Haas. AFP

“Mentalmente estuve un poco negativo, pero pude darle la vuelta. Si en la final empiezo así, se complicará mucho. Tengo que sacar mejor y tener mejor porcentaje de primeros servicios”. El espíritu de autocrítica de David Ferrer difumina la euforia que siente tras su victoria (4-6, 6-2 y 6-3) sobre el alemán Tommy Haas en las semifinales del master 1.000 de Miami. Clasificado para jugar el domingo (17.15, C+ y Tdp) el partido decisivo contra el británico Andy Murray, el español sabe que tiene un problema: ante Haas solo puso el 45% de sus primeros saques en juego, frente al 61% que promedia durante el curso, y llegó a cavarse un hoyo con el 41% que firmó en la primera manga, que perdió. Contra un restador del calibre de Murray, que será el número dos mundial si gana el duelo decisivo, Ferrer no podrá permitirse eso. Otra estadística pesará aún más en la cabeza del español: ha perdido las 12 finales que le han enfrentado a los otros cinco mejores tenistas del planeta.

“Pero Ferrer”, defendió Murray, que domina 6-5 los cruces entre los dos tenistas; “tiene una gran actitud en la pista”. “Pelea cada punto”, añadió el británico en rueda de prensa. “No tiene dificultades para jugar bien en los grandes torneos. Por eso está aquí. Va a ser muy duro: me obligará a correr más que otros. Hay tenistas que con un 30-0 o un 40-0 fallan, o prácticamente te entregan el punto. Ferrer, no. Él no es así. Te hace jugar duro cada pelota, y por eso es tan difícil ganarle”, cerró Murray, quien, sin embargo, sabe que Ferrer solo ha sumado siete juegos en los cinco sets que ha disputado este año contra rivales del top 5 (perdió 2-6, 2-6 y 1-6 ante Novak Djokovic en semifinales del Abierto de Australia y 0-6 y 2-6 contra Rafael Nadal en la final de Acapulco).

Ferrer tiene una gran actitud en la pista, pelea cada punto"

Andy Murray, rival en la final

A un paso de los 31 años, el alicantino, que ha recuperado el número cuatro mundial que le arrebató Rafael Nadal en Indian Wells, busca ser el primer español en ganar el torneo. El triunfo le consolidaría como el tenista que lleva más partidos ganados en 2013 (25). Penalizado al saque por su estatura (1,75m), que le obliga a jugar con un mango de raqueta personalizado, más largo que la media, Ferrer buscará sus opciones al resto. El español es el tenista del circuito que gana más juegos de saque rivales (39%) y contra el primer saque contrario (37%). De un lado y de otro, el título estará en el saque.

“Y como Andy sirve un poco mejor y es un poco más completo, creo que es el favorito”, explicó Richard Gasquet, derrotado por 7-6, 1-6 y 2-6 por el británico en semifinales. Todo pasa en Miami. Bajo el sol, Ferrer busca el segundo masters 1000 de su carrera. Para escalar hasta el título le espera un Himalaya: sumar su primera victoria contra Murray sobre cemento al aire libre (0-4), lograr su primer triunfo contra otro de los cinco mejores tenistas del planeta en un partido decisivo (0-12), romper una racha de 20 sets seguidos cedidos ante esos contrarios en duelos con títulos de por medio, y apoyarse en un saque que busca desde que llegó a Miami.

Más información