Deportes

La gimnasia femenina cambia de cara

Lucía Guisado sustituye 33 años después a Jesús Carballo al frente del equipo en los Europeos

Lucía Guisado supervisa el salto de María Paula Vargas. / Samuel Sánchez (EL PAÍS)

Jesús Carballo ha sido la cara de la gimnasia femenina española los últimos 33 años. El gesto serio del seleccionador ha acompañado a varias generaciones de deportistas, en los mayores éxitos y también en los fracasos, desde los Juegos de Moscú 80 hasta hoy. Pero el seleccionador ha sido apartado de su puesto por el Consejo Superior de Deportes por la denuncia de una antigua gimnasta, así que en la capital rusa, donde ayer empezaron los Europeos, la primera gran cita del nuevo ciclo olímpico, la cara del equipo español es Lucía Guisado, que lleva décadas al lado de Carballo y tiene fama de severa.

Guisado no es ninguna desconocida en el mundo de la gimnasia. Antes de llegar como entrenadora al Centro de Alto Rendimiento de Madrid (CAR) lo fue en el club que producía, con permiso de algunos centros catalanes, las mejores gimnastas del país, ya se llamara Rodeira o Calvo y Munar. “Yo quería ser gimnasta, pero me rompí los ligamentos y en esa época una lesión así no se curaba”, recordaba el viernes pasado, dos días antes de viajar a Moscú. Tenía 17 años. “Mientras me recuperaba me entró el gusanillo”, reconoce esta entrenadora a la que cuesta arrancar una sonrisa, pero que habla de carrerilla y que se define a sí misma como “responsable, trabajadora y luchadora”.

Su primer campeonato importante, siempre al lado de Carballo, fue el Mundial de 1991, en Indianapolis, un escenario increíble con miles de personas gritando para animar a un renacido equipo americano. Era un año antes de Barcelona 92, la competición que Guisado recuerda con más emoción: “Fue increíble… La sensación de esta en el Sant Jordi y ver a toda esa gente animando…”. Aquel equipo, que logró la mejor clasificación olímpica de la historia, el quinto puesto, aún le hace sonreír. “Pero no me asusta nada”, aclara; “a mí lo que me gusta es competir, cuanto más complicada la competición, mejor. Un Mundial clasificatorio, por ejemplo”. Y reconoce que es de las que cuando llega a casa su cabeza sigue llena de gimnasia: “Nunca he asumido esto como un trabajo. A mí me gusta mucho lo que hago”.

El reto al que se enfrenta enorme. Es volver a construir un equipo desde cero, sin Carballo, y con menos dinero que nunca. La crisis ha obligado a acudir a los Europeos con solo dos gimnastas: María Paula Vargas, de 17 años, y Roxana Popa, de 15. Hoy empieza su camino hacia Río 2016.

 

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Las imágenes del día 03/07/15

Surf en Brasil, tenis en Reino Unido, trabajos de rescate en China, calor en Francia...Te mostramos las mejores fotos del día

La red mafiosa china ganó casi 11 millones en un año

Rebeca Carranco Barcelona

Los detenidos formaban parte de una misma familia originaria de la provincia de Fujian

Ribó pide a la Generalitat derogar el Plan del Cabanyal-Canyamelar

El nuevo ejecutivo de Valencia, formado por Compromís, PSPV y València en Comú, quiere dejar sin efecto el plan aprobado por el Partido Popular

EL PAÍS RECOMIENDA

El robot letal de la planta de coches

La muerte de un trabajador reaviva los temores sobre la relación con máquinas

Carlos Boyero: el videochat

El crítico y columnista de EL PAÍS habla de la revista 'El Jueves', de Leonardo Dicaprio, de Philip Marlowe...

Lo más visto en...

» Top 50


Webs de PRISA

cerrar ventana