Deportes

El doble plan de Florentino Pérez

El presidente del Madrid comunicó a los directivos que, tanto si Mourinho sigue como si no la siguiente temporada, deberán afrontar profundos cambios en la plantilla en los próximos meses

Mourinho, en rueda de prensa / Ángel DÍAZ (EFE (VÍDEO ATLAS))

El presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, comunicó a los directivos del club que ha trazado planes para la próxima temporada previendo los dos escenarios que mantienen en vilo a la institución: que Mourinho se vaya o que se quede. Pérez transmitió a sus compañeros de junta que su deseo es que el entrenador portugués siga en el club y advirtió que, en cualquier caso, la plantilla sufriría una transformación profunda que supondría graves desafíos administrativos en los meses venideros. La posición de los jugadores descubre un panorama difícil. Según reveló el presidente, tras un sondeo interno realizado por empleados del club de manera informal, pudo determinar que 15 futbolistas consideran que lo mejor para el equipo es que no siga Mourinho. De esos 15 hombres críticos, cinco futbolistas de mucho peso han dado un paso más allá y han trasladado al club su deseo de ser traspasados si no hay un cambio de entrenador.

Un sondeo informal reveló que 15 jugadores creen que es mejor cambiar de técnico

Pérez explicó que estaría dispuesto a arrostrar el temporal que haga falta para mantener a Mourinho la próxima temporada porque su continuidad daría coherencia a su ciclo presidencial ante los socios, futuros votantes en las elecciones que se celebrarán al final del curso. Al mismo tiempo, reconoció que si pudiera volver el tiempo a 2010, sabiendo lo que ahora sabe del entrenador, probablemente no repetiría su contratación. El máximo mandatario madridista confesó que a veces a él no le agrada el juego del equipo porque es excesivamente reservón. Según un testigo, Pérez subrayó que pese a todo había que exaltar públicamente los resultados obtenidos “porque si Mourinho tiene éxito nosotros tendremos éxito”. El presidente salvó las contradicciones de su discurso argumentando que es preciso respaldar al portugués por motivos políticos: su proyecto se ha confundido de tal manera con el del mánager que una desvinculación resultaría inconveniente para su credibilidad ante la afición.

Preguntado ayer por su continuidad, Mourinho evitó decir que espera cumplir su contrato, que vence en 2016. En lugar de manifestar su conformidad, postergó el juicio hasta que acabe la competición. “Mi relación con el presidente y con José Ángel Sánchez [el director general corporativo] es muy buena”, comentó. “Esto permite que nos podamos sentar y analizar las cosas con calma cuando pase la presión de los partidos... ”.

El presidente espera que Mourinho no se vaya pero admite que, si lo hace, aliviará al club de problemas graves

El mayor problema que supondría la continuidad de Mourinho sería hacer frente a la aparente intransigencia de los cinco jugadores que no querrían seguir junto a él. Algunos de estos futbolistas aseguran tener ofertas de otros clubes y piden por favor que se estudien si sigue el mánager. El otro problema que deberá afrontar Florentino Pérez es de orden competencial. El presidente asegura que quiere volver a trazar personalmente la política de altas y esto supone un control más estricto de los fichajes que solicita el mánager. Pérez quiere contratar jugadores con su sello: a la cabeza de la lista se encuentra Gareth Bale, extremo zurdo del Tottenham, a quien Mourinho observa como un futbolista innecesario. Bale competiría directamente con Di María, uno de los predilectos del mánager.

Florentino Pérez advirtió que en caso de que Mourinho decida irse a otro club piensa condonarle el deber de indemnizar al Madrid por rescisión unilateral del contrato. El mismo tipo de penalización que sí pagó el Madrid al Inter, cuando le abonó cerca de 20 millones de euros en 2010 para contratar al técnico. El presidente espera que Mourinho no se vaya pero admite que, si lo hace, aliviará al club de problemas graves, tales como la posible marcha de Casillas y Ramos, dos ídolos de la afición cuya relación con el mánager es conflictiva. Además, los hombres que forzarán su salida si continúa Mourinho obligarán al club a realizar grandes gastos para sustituirlos. Al coste político se añadirá un posible socavón financiero.

El presidente señaló que si Mourinho no sigue, su intención es poner en el mercado a Di María, Modric y Coentrão, de quienes pidió que se hable muy bien en los medios para evitar una devaluación. Los tres son indispensables para el mánager. Pero Pérez cree que sus contratos suponen un gasto excesivo, considerando su peso en la plantilla.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

La Zona Franca de Cádiz prevé 500 empleos con la compra de Altadis

Tres empresas están interesadas en instalarse en los terrenos de la tabaquera

Corrupción institucional

Se da por bueno que lo que no se puede hacer en términos jurídicos, se puede conseguir políticamente por vías soterradas

La carta que plasma el hartazgo de los magistrados

Un magistrado se quejó en el último pleno de las presiones del Ejecutivo

El portal de transparencia recibe menos de 48 preguntas al día

El farragoso sistema desanima al ciudadano en la primera semana de la ley

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana