Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La hazaña del ‘nueve y medio’

Lewandowski forma un trío de oro con Götze y Reus y destroza a Pepe y Varane

Lewandowski celebra uno de sus goles con sus compañeros. Ampliar foto
Lewandowski celebra uno de sus goles con sus compañeros. REUTERS

Robert Lewandowski (Varsovia, 1988) dice sentirse un 9,5, por su capacidad tanto para armar el ataque (el 10) como para definirlo (el 9). Y ante el Madrid exhibió todo su repertorio: para rematar con la planta de la bota, en el primer gol, de puntera, en el segundo, tras pisar el balón en el tercero, y de penalti, a romper, en el cuarto. Entró así en la historia negra del Real Madrid: es el primer jugador que le marca cuatro tantos al conjunto blanco en la Copa de Europa. Su destreza para jugar de espaldas y combinar con Reus y Götze le permitió ser indetectable para los centrales madridistas, Pepe y Varane, que sufrieron una carnicería. Diez tantos en 11 partidos en la Champions han convertido al delantero polaco en una leyenda del Dortmund. El ojeador del Borussia puede darse por satisfecho. Lo fichó hace tres años por 4,5 millones al Lech Pozman. A los 25 años y con un contrato tan solo hasta 2014 porque no quiere renovar, es la pieza más cotizada del mercado. En el vestuario del Dortmund dejará huella: lo consideran un deportista íntegro, ambicioso y justo. Discreto, a su vez. Sin apenas mezclarse con sus compatriotas Blaszczykowski y Piszczek, compartió anoche la victoria con su novia, la karateka profesional Anna Stachurska. A pesar de fracasar en la pasada Eurocopa organizada por su país, Polonia disfruta ahora de su figura más rutilante desde los tiempos de Lato y Boniek.

El trío que ha formado con Reus y Götze permanecerá mucho años en la memoria colectiva de los aficionados del Dortmund. Preciso en el juego en corto, exhibiendo una técnica primorosa, Götze también sacó lustre al desplazamiento largo: un centro a pie cambiado desde la izquierda, suavemente enroscado hacia dentro, justo a la espalda de Pepe, allí donde sabía que llegaba la bota derecha de Lewandoswski. Era la quinta asistencia de Götze en la Champions, alcanzando en el segundo puesto a Di María, superados ambos tan solo por Ibrahimovic (siete). Götze suma 16 goles y 13 pases de gol en los 42 partidos disputados en las diferentes competiciones en esta temporada, la de su consagración entre la élite.

Hubo algún caso aislado (“Götze, raus, fuera”), pero la mayoría de la Gelbe Wand optó por la amnesia. La pared amarilla que hincha el espíritu de los 25.000 seguidores de la Südtribune trató anoche de olvidar durante un par de horas la traición del que ha sido su niño bonito hasta el pasado martes, cuando un torpedo desestabilizó las estructuras del Dortmund: el Bayern de Múnich anunció el fichaje de Mario Götze por 37 millones de euros.

Fichado hace tres años por 4,5 millones al Lech Pozman y  con un contrato tan solo hasta 2014, es la pieza más cotizada del mercado

Hijo de un catedrático de Informática de la Universidad de Dortmund, Mario Götze, de 20 años y 20 veces internacional, mantiene fuertes vínculos sentimentales con sus compañeros y la gente del Dortmund. Pocos pensaban que se marcharía así, casi sin avisar. Y si ha sucumbido a la oferta del Bayern ha sido no tanto por el dinero (ya cobraba cuatro millones en el Borussia) como por la llamada cautivadora del nuevo técnico, Pep Guardiola.

Como en la fase de grupos, la misión defensiva de Götze era taponar la salida de balón de Xabi Alonso, el hombre más importante del Madrid para Klopp. Lo cumplió con creces. El compromiso defensivo de Lewandowski también llegó hasta el final. Como cuando bloqueó en su propio campo a Sergio Ramos, costándole la tarjeta amarilla. Una anécdota en la noche de su vida. Había interpretado el vertiginoso fútbol de robo y salida combinada del Borussia. Y la armonía con Götze y Reus se acercó mucho a la perfección. El goleador con alma de 10 afiló hasta el éxtasis su puntería de 9. De sus cinco remates de anoche (los mismos que Cristiano), cuatro a puerta, cuatro goles.

Más información