Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Bundesliga también arrolla al Madrid

El Borussia Dortmund zarandea 4-1 al campeón español, espeso y muy pálido, con cuatro goles de Lewandowski

No hay antídoto contra esta reluciente Bundesliga que hoy deslumbra en el planeta fútbol. Ni el Barça, el de la gran pasarela de estos años, tuvo el martes la receta, ni tampoco anoche el Madrid, un gigante que parecía llegar en plena ebullición rumbo a la décima, con una extraordinaria galaxia de jugadores y un técnico reputado como nadie. Los dos fueron arrollados.

El Borussia, con menos predicamento que el altivo Bayern, también fue insalvable para el campeón español, que prolongó en Dortmund su calvario alemán, donde ha dejado varios de los mayores borrones de su historia. Frente al Borussia fue un equipo pálido, a merced del desparpajo de su emergente adversario. De nada le sirvió igualar el marcador por un inesperado regalo local. Lewandowski, un ariete al que si se le sacude solo caen goles, le torturó con cuatro tantos. El polaco entró en trance en toda una semifinal europea y frente al rival más encumbrado. Eso es tener estrella. Todo un demonio para un Madrid que no se distinguió por nada, que no jugó a nada, falto de espíritu en muchos momentos, decepcionante en todas las facetas del juego. Esta vez no encontró redentor en Cristiano y ahora tendrá que hurgar en su leyenda para creer en una remontada. No han sido pocas las veces que este club ha apelado con éxito a la épica, es su mística con la Copa de Europa. Por ahí pasa su única esperanza.

Borussia, 4-Real Madrid, 1

Borussia: Weidenfeller; Piszczek (Grosskreutz, m. 82), Subotic, Hummels, Schmelzer; Bender, Gündogan (Schieber, m. 91); Blaszczykowski (Kehl, m. 81), Götze, Reus; y Lewandowski. No utilizados: Langerak; Santana, Leither y Sahin.

Real Madrid: Diego López; Sergio Ramos, Varane, Pepe, Coentrão; Khedira, Xabi Alonso (Kaká, m. 79); Özil, Modric (Di María, m. 68), Cristiano; e Higuaín (Benzema, m. 68). No utilizados: Casillas; Albiol, Nacho y Callejón.

Goles: 1-0. M. 8. Lewandowski. 1-1. M. 42. Cristiano. 2-1. M. 49. Lewandowski. 3-1. M. 55. Lewandowski. 4-1. M. 68. Lewandowski.

Árbitro: B. Kuipers (Holanda). Amonestó a Khedira, Özil, Lewandowski y Ramos.

80.000 espectadores en el Iduna Park.

El Madrid, sin molde de principio a fin, fue zarandeado de inmediato por la explosividad de su juvenil adversario, que no se demoró hacia Diego López. Antes de los diez minutos, Reus, tras un excelente eslalon, ya había exigido el máximo del portero madridista, que alcanzó a desviar su disparo cruzado. Y, de inmediato, en el asalto prematuro del Borussia, Lewandoski, el héroe de la jornada, se anticipó a Pepe y cazó un centro desde la izquierda. Aturdido quedó el Madrid, como el central portugués, extraviado todo el encuentro frente a las acometidas de este delantero de aire desgarbado, eficaz en el juego de espaldas y contundente y feroz cuando huele la presa del gol. Máxime cuando el equipo alemán cambió automáticamente el guion.

Estadísticas del partido pulsa en la foto
Estadísticas del partido

El tanto a favor le hizo ser más preventivo, cedió el gobierno y se procuró jugar a campo abierto, como le encanta. No tira pelotazos desde la cueva y no es tan preciso para llegar a la zona de tres cuartos, pero cuando lo consigue irrumpen chicos como Götze, el Özil del Dortmund, o Reus, una culebra. Y al fondo, como fin de fiesta, Lewandowski, el noveno jugador que marca cuatro goles en un partido de Liga de Campeones, a uno del récord de Messi (cinco en 2012 ante el Leverkusen). Eso sí, con doble valor para el ariete polaco, el primero que lo logra en semifinales.

Espeso y chato, el Madrid no tuvo soltura, se sintió incómodo, sin la posibilidad de acelerar que tanto le gusta. Con Di María en el banco, Mourinho orientó a Özil hacia el costado derecho, pero el alemán tiene preferencia por zonas más templadas. Lo suyo no es el largo recorrido, con lo que se escapó cuanto pudo hacia el centro, donde anidaban Khedira y Modric por delante de Xabi Alonso. Enredado por el centro, tampoco encontró vértigo por fuera, donde el equipo insistió una y otra vez en buscar a Cristiano. Eso sí, siempre al pie, apenas al espacio, porque Piszczek le anudó cuanto pudo, dimitido por completo en ataque. Sin profundidad, como rumiando qué partido debía disputar, la única respuesta que encontraba el conjunto español eran faltas laterales en la banda de Cristiano. Poco recurso.

El equipo de Mou no jugó a nada, estuvo decepcionante en todas las facetas

Imprevisto como es el fútbol, el Madrid pareció encontrar alivio cuando el Borussia más contenido estaba, ocupado en la gestión del gol y a un paso del descanso. Reus, en otra diabólica incursión, reclamó penalti de Varane, que de ser pareció fuera del área. En la jugada siguiente, contrariados los locales, Hummels, su defensa armador, un zurdo que hace carantoñas a la pelota, la pifió. Tanto quiso mimar el balón para cedérselo a su portero que lo dejó a pies de Higuaín, que enfiló a Weidenfeller sin estorbos y fue generoso con Cristiano, al que invitó al gol. El Madrid, con un empate de la nada y el inmenso botín que supone un gol en territorio ajeno.

Cabía esperar que el contratiempo rebajara al Borussia, equipo aún sin cuajo en las grandes aventuras. Y, en cambio, que el Madrid tirara de galones. El fútbol es un desmentido perpetuo. De vuelta del sosiego, llegó la segunda y gran oleada de los muchachos de Klopp. Guiados por Gündogan, iluminados por Götze, lanzados por Reus y con el lazo de Lewandoski. Sucumbió sin remedio el Madrid, mudo, sometido por un rival más fresco y descarado. Muy por debajo en agresividad, derrotado en cada disputa, en cada asalto, blando y perdido. En plena tormenta, el polaco del año rebañó una pelota en el área con Pepe evitando su fuera de juego. El chico no solo tiene un hechizo como cazagoles, también se los fabrica, como el tercero, en el que se giró de maravilla ante Pepe, testigo otra vez de sus fechorías, y reventó la pelota en la red. Lo mismo que en el penalti, cuando el árbitro interpretó que Alonso había atropellado a Reus. De la ejecución se encargó el hombre del partido con un disparo que dinamitó la pelota.

Pepe anduvo extraviado todo el partido ante las acometidas del polaco

Un sofoco continuo para los blancos, que no encontraban consuelo en nadie. Ni siquiera cuando Mourinho agitó el cesto y se encomendó sucesivamente a Di María, Benzema y Kaká, su distinguido fondo de armario. A la desesperada, sin partitura alguna, Ronaldo y Varane pudieron descontar la remontada que ahora precisa el Madrid. Su historia subraya que en su caso no hay utopías. Ese es su clavo ardiendo tras una noche funesta en Dortmund. Para llegar a Wembley, en nada deberá parecerse en Chamartín al que deambuló por Alemania, la tierra donde hoy florece el fútbol como en ningún lugar.

Más información