Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tito echa más leña al fuego

Vilanova abre aún más la herida que separa a Pep Guardiola del Barça al defender al club y recordar que cuando más necesitó a su “amigo” en Nueva York no le tuvo a su lado

Ampliar foto
Tito Vilanova llega a la rueda de prensa AFP

El Barcelona empieza la pretemporada metido en un zafarrancho emocional, consecuencia del desencuentro afectivo entre su actual entrenador, Tito Vilanova, y el que fue su mentor y amigo, Pep Guardiola, que la pasada semana denunció el acoso sufrido por la directiva del club durante el año que pasó en Nueva York. Lamentó Guardiola que desde la junta de Rosell se usara la enfermedad Vilanova para atacarle. El presidente del club le respondió el lunes en una entrevista a 8tv, considerando “falsas” las palabras del entrenador del Bayern. Ayer apareció Vilanova y echó más sal en la herida en la tradicional rueda de prensa que abre el curso en la ciudad deportiva barcelonista, en la que compareció junto a Andoni Zubizarreta, el director deportivo.

Si Zubi, muy vasco, interiorizó sus sentimientos —“le he dado muchas vueltas a las palabras de Pep, más en lo personal que en lo profesional, y he decidido no decir nada”, afirmó—, Vilanova mordió desde el dolor el corazón de su amigo. Dijo sentirse obligado por la alusión directa de Pep. “Nadie ha utilizado mi enfermedad para atacarle. Mi familia y yo estamos encantados por el trato del club, nos han intentado ayudar en todo lo que han podido y se han preocupado de mí, ellos y mis amigos”, dijo.

Vilanova recordó que hubo quien cogió un avión para ir a verle a Manhattan, donde se encontró con Guardiola en su primera visita, en noviembre, que duró dos días. “Después, cuando estuve allí más de dos meses, no nos vimos más y no fue por culpa mía. Él es mi amigo y yo le necesitaba pero él creyó que no debía estar a mi lado. Yo hubiera actuado de otra manera. El que estaba solo, pasando un mal momento, el que necesitaba que le ayudaran, era yo”, subrayó.

El que estaba solo, pasándolo mal y necesitaba ayuda, era yo”, afirma Tito

Aclaró Vilanova que el distanciamiento no comenzó en el momento en que aceptó el banquillo del Barça. Negó así la información publicada, a la que Rosell había dado veracidad en sus declaraciones del pasado lunes, en las que aseguró que votaría a Guardiola si se presentara a presidente. Se apuntó a la idea Tito, que ante la insistencia de los periodistas para que ahondara en los detalles sobre su relación con Pep, terminó rogando: “Hablemos de fútbol, por favor. La gente quiere escuchar hablar de Messi y de Neymar. Todo lo demás nos divide y nos hace más débiles”. Y pidió unión.

Cuando estuve allí más de dos meses, no nos vimos más y no fue por culpa mía”

Zubizarreta, que no desveló si había presentado su dimisión ante Rosell para salvar la cabeza de sus colaboradores hace solo un mes —“dije cómo veía las cosas y que aceptaría la decisión del club, poniéndome a su disposición. Nadie es imprescindible, y yo mucho menos”, indicó—, pensó antes en el club que en él, e invitó a ser positivos pensando en el futuro. A esa idea se aferró Vilanova, cogiendo por bandera los nombres de Messi y de Neymar. “Si hubiera fichado por cualquier otro equipo, no estaríamos diciendo que se va a llevar mal con nadie. Somos afortunados de tener a Neymar y debemos estar contentos e ilusionados. Yo lo estoy. En el campo se entenderán. Messi es el mejor y Neymar se lo ha de ganar, pero mientras el rival esté pendiente de uno, no se fijará en el otro”, dijo antes de desvelar que Messi ha vuelto de vacaciones “en un estado de forma espectacular. Ha descansado lo suficiente, nunca le vi tan fino al regreso de unas vacaciones”.

Zubizarreta defendió el fichaje desde la calculadora : “Mirando la expectativa del negocio en su inicio, cuando se decía que no bajaría de 90 millones, si al final se han pagado 57, es una excelente operación de extraordinaria contención”, se felicitó. Desveló, igualmente, los números de la venta de Thiago Alcantara, que ayer fue presentado como nuevo jugador del Bayern —“22 millones fijos, dos variables y uno por un amistoso, un precio de mercado”— y se negó a compararlos con los 38,9 que paga el Madrid por Illarramendi. “Yo lo que sé es que los 25 son para nosotros”. Con ese dinero, el Barcelona atacará el mercado para encontrar un central. “Uno vendrá” anunció Vilanova. “Si no es Thiago Silva, será otro”, aseguró.

Es mi amigo y yo le necesitaba, pero él creyó que no debía estar a mi lado”

“Me hubiera gustado que Thiago se quedara”, admitió Tito, que como Zubizarreta y alguno de sus ya excompañeros, trataron de convencerle de que se quedara en el Barcelona y peleara por hacerse con un puesto en el equipo titular. La voluntad del jugador sirvió al director deportivo para minimizar la trascendencia de la claúsula de libertad. “Me niego a pensar que un jugador se quede porque su cláusula es muy alta. Cuando el jugador se quiere ir, por la circunstancia que sea, las cláusulas funcionan poco. El deseo de jugar de un futbolista no sabe de cláusulas, no se puede poner en un contrato”. “Thiago tuvo lo que se merecía”, sentenció Vilanova. Se explicó. “Competía con Xavi, Cesc e Iniesta y se perdió 18 partidos por lesión. Cuando estuvo bien, jugó más del 50% de los minutos. Es una pena que se haya ido, pero él decide dónde quiere jugar”. Puso de ejemplo a Cesc, que también ha tenido ofertas este verano. “Cesc me dijo que quiere triunfar en el Barça y con el jugador que me dice eso, voy donde sea. Si Thiago prefiere jugar en el Bayern, que se vaya al Bayern, pero yo a un jugador no le engañaré nunca”. Zubi fue contundente al resolver: “Se va Thiago y sube Sergio Roberto”.

Aprovechó para explicar las cesiones de Deulofeu al Everton y de Rafinha al Celta. “Si se hubieran quedado, hubiéramos forzado el modelo. Preferimos que jueguen y descubran el fútbol también fuera del Barça, el modelo no es único, la idea se mueve y se transforma. En eso hemos de tener flexibilidad y capacidad para mejorar el proceso competitivo”, dijo antes de asegurar que se busca salida a Afellay, Cuenca y Jonathan Dos Santos.

Más información