Deportes

Ancelotti no despeja el pasado

La suplencia de Casillas asombra a un vestuario proclive a partir de cero tras la era Mou

Iker Casillas, antes del encuentro del domingo frente al Betis. / JESÚS AGUILERA (AS)

El vestuario del Madrid es un grupo heterogéneo. No es ni un monolito de amigos ni tampoco una banda de individualistas. Pero en una cosa coincidió la mayoría el domingo por la noche: la suplencia de Iker Casillas contra el Betis no tuvo una lógica deportiva. Nadie esperaba, después de verles entrenarse durante toda la pretemporada, que Diego López se hiciera con el primer puesto en detrimento del capitán. Eso fue lo que decidió Ancelotti, que no argumentó su elección públicamente y se limitó a decir que ponderó “detalles” y que, en cualquier caso, sería “difícil de explicar”.

Carlo Ancelotti, el nuevo entrenador, no sucedió a Mourinho en el cargo de mánager, cuyas funciones ahora ejerce, de algún modo, el propio presidente. Ancelotti tampoco vivió los turbulentos acontecimientos de la temporada pasada.

Tal vez por eso los futbolistas creyeron que comenzaría de cero a la hora de afrontar el más simbólico de los conflictos heredados. Puesto a resolver el problema, sin embargo, ni lo dio por concluido ni fundamentó su decisión con la profundidad que merece la suplencia del hombre al que la FIFA y la UEFA califican como al mejor portero del mundo. El técnico dejó el enredo como estaba y prolongó el enigma a la siguiente jornada de Liga, el lunes 26 cuando se enfrente al Granada. Ahora no es la opinión pública lo que está en juego sino la propia credibilidad de Ancelotti ante la plantilla. Los jugadores observan que lo más sencillo sería enterrar el pasado, salvo que el italiano ofrezca explicaciones convincentes desde un ángulo deportivo.

El curso de la pretemporada hizo creer a la plantilla que el capitán sería titular

El pasado es José Mourinho, que protagonizó el final de ciclo más autodestructivo en la historia del Madrid a pesar de gozar de la mayor consideración presidencial. Después de perder la final de Copa ante el Atlético, el pasado 17 de mayo en el Bernabéu, el mánager se reunió con Florentino Pérez para resolver el contrato que les unía hasta 2016. Con la firma del finiquito el portugués regaló al presidente un último diagnóstico. Si quería que su equipo triunfara, le recomendó, debía eliminar a quien él llamaba las “ovejas negras”, comenzando por el capitán. Casillas era, en opinión del técnico, la principal causa del deterioro de sus relaciones con la plantilla. El portero llevaba cuatro meses sin jugar, pero el mánager le describió como un conspirador cuyas maniobras entre los jugadores desencadenaron el fracaso en Liga, la eliminación en Champions y la derrota en Copa.

La relación entre Casillas y Florentino Pérez nunca fue demasiado buena. Casillas ya había levantado una Copa de Europa cuando el mandatario ganó sus primeras elecciones, en el verano de 2000. Desde entonces, se desencontraron más veces de las que coincidieron. La etiqueta y el protocolo entre ambos, eso sí, se mantuvieron de forma más o menos continuada. Casillas siempre tuvo una idea muy institucional de su capitanía y se sintió obligado a establecer con Pérez un contacto casi permanente. Otra cosa es la confianza personal. Si quedaba algo de confianza entre ambos, se extinguió en el curso de la temporada 2012-2013.

Esa concepción solemne de su capitanía hizo que Casillas se mordiera la lengua mientras Mourinho y sus órganos de propaganda afines desataron sobre él y la plantilla una lluvia de acusaciones que, finalmente, caló en parte de la hinchada y en el propio Pérez. El portero llevó la discreción hasta el extremo de negarse el derecho a defenderse a sí mismo y a sus compañeros. Sus asesores de imagen —alguno muy unido al presidente— creyeron que así se preservaba mejor. No son pocos los compañeros que aseguran, sin embargo, que de este modo lo que hizo Casillas fue incumplir su deber como líder, hacer política donde no debía, y convertirse a él mismo y a sus compañeros en un blanco fácil, susceptible de un sacrificio sin gasto.

Y ADEMÁS...

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana