Deportes

“La Masia te exige la perfección”

El delantero mexicano del Villarreal repasa su trayectoria en siete equipos y analiza los problemas de la selección de México

Giovani dos Santos, el pasado jueves en la ciudad deportiva del Villarreal. / ÁNGEL SÁNCHEZ

Una asistencia y dos goles al Valencia, el pasado domingo, confirman el potencial de Giovani dos Santos (Monterrey, México, 1989), que ha pasado por siete equipos en siete años de profesional (Barça, Tottenham, Ipswich, Galatasaray, Racing, Mallorca y Villarreal).

Pregunta. ¿Es un nómada?

Respuesta. Las circunstancias me han enriquecido mucho tanto en la vida (aprendí inglés, hablo español y portugués) como en el fútbol. Y aprendí que venir del Barça no te garantiza nada. Porque en el fútbol todo se olvida. Un día estás aquí y otro eres el peor. Vine a este club para encontrar la estabilidad: buena afición, estadio, se juega bien… es el ideal.

P. ¿Cuáles fueron sus ídolos?

R. Rivaldo, Ronaldo y, cuando fui creciendo, Ronaldinho. Son jugadores de fantasía, magia, siempre sacan algo diferente.

P. Todos brasileños. Le tira su padre, Zizinho, que fue futbolista [su madre es mexicana]. ¿Le costó decantarse por México?

R. No, me siento mexicano, tengo a mi familia allí y a mis amigos. Tengo pocos vínculos con Brasil.

P. ¿Qué le pasa a México [jugará la repesca contra Nueva Zelanda para el Mundial de Brasil 2014]? Les están dando palos a ustedes por todas partes...

Me fui del Barça porque no me sentía cómodo

en la competencia con Bojan. Él era favorecido”

R. Cuatro entrenadores en un mes lo dice todo. Falta un estilo y saber qué debemos hacer dentro del campo. El equipo no sabe a qué tiene que jugar. Muchos de estos jugadores ganamos la medalla de oro en Londres.

P. En efecto, en 2005 fue campeón del mundo juvenil en Perú, y, en 2012, oro olímpico en Londres. ¿Cómo lo recuerda?

R. En Perú, coincidí con Vela, Moreno… y por parte de Brasil, Pato, Anderson… Fue el primer Mundial para México en categorías inferiores. En Londres, ganamos 2-0 a Brasil.

P. ¿Por qué eso no se traslada a la absoluta?

R. España encontró un estilo que le beneficiaba. En México han venido muchos entrenadores, pero no lo han encontrado. Imponen un sistema de juego sin importarles dónde juegues en tu club. Aquí juego de segunda punta y allí de volante por derecha. No puedo rendir igual. La gente se pregunta por qué no va Vela a la selección. Él tiene aquí un prestigio y va a México para qué, ¿para que lo maten? Y va a jugar con otro sistema distinto a la Real. Y los que estamos en Europa nos llevamos todas las hostias.

P. ¿Qué caracteriza al futbolista mexicano?

R. Mucha técnica, muy aguerrido, dinámico, somos chaparritos, comemos picante…

P. Lo tendrán prohibido…

Lo de la fiesta es un mito en torno a mí. Me cuido en la alimentación y en el descanso”

R. No, el nutricionista nos dice que es muy bueno para el metabolismo. Cuando tienes dolores de panza, solo puedes comer picante. Yo no puedo comer sin picante.

P. ¿Cómo empezó en el fútbol?

R. A los seis años en un club en Monterrey. Vivía hasta los cuatro años en México DF y entonces me fui a Monterrey. Antes se podía salir a la calle a jugar al fútbol. Quería emular a mi padre. Hacíamos las retos: apuestas algo contra otros tres o cuatro equipos y se van eliminando. Como un torneo pequeñito entre todos. Cinco o seis jugadores por equipo. Mi padre ya veía que teníamos algo diferente; nosotros solo disfrutábamos. Él hizo un equipo de niños en Monterrey; entramos Jonathan [ahora en el Barça] y yo. Y de ahí a la Danone Cup, en París. Tenía 12 años, mi primer viaje a Europa, era increíble. Lo que más recuerdo es el estadio, el Parque de los Príncipes, muy bonito.

P. ¿Y la llamada del Barça?

R. Mani, un sevillano, iba con la selección española de visor [ojeador] y vino el último día y nos ofreció probar con el Barça. ‘Un hablador más que te ofrece cosas’, pensamos al llegar a casa. Y al siguiente día, nos mandaron los boletos para cinco personas para viajar a Barcelona. Para los tres hermanos y mis padres: querían ficharnos a Jonathan y a mí. A Eder, el mayor, no. Y en Barcelona, el primer día jugamos un partido y ya quisieron que nos quedáramos los dos. Estaba Rifé como director de la escuela. Nos quedamos. Éramos pequeños y estábamos encantados. A mi padre le ofrecieron trabajo de entrenador en la escuelita del Barça.

P. ¿Cómo era La Masia?

R. Me sorprendió que, con 12 años, te trataban como un profesional: te lavaban la ropa, te daban botas, el neceser, la comida, íbamos al cole todos juntos… mientras en México no había duchas, campos de tierra… Al principio fue complicado: se asocian más y es mucho más rápido. La escuela del Barça te exige muchísimo. En México no me exigían controlar bien o no me daban la bronca por un mal pase. En La Masia te exigen la perfección. La competencia es máxima. Coincidí con Messi. Íbamos al cole juntos. Sabía que iba a ser importante, lo veíamos todas las semanas desde el cadete A. Él pasaba de dos en dos las categorías, como yo, aunque él tiene un año más.

P. ¿Messi llegó a jugar lesionado un partido porque temía que usted le quitara el puesto?

“México no encuentra el estilo. Y los que estamos en Europa nos llevamos las hostias”

R. No, los medios crearon una competencia. También estaba Bojan. Pero había muy buen rollo. Messi ya estaba en el primer equipo y, viniendo chicos de la cantera, siempre te pica un poco más.

P. ¿Por qué se fue al Tottenham a los 17 años?

R. Hubo cosas de la directiva que se manejaron mal conmigo. No me sentía a gusto con la competencia con Bojan. También jugué poco aunque en el último partido marqué tres goles.

P. ¿Se favoreció a Bojan por ser catalán?

R. Una verdad que nadie puede ocultar. Pero yo me llevaba bien con él, aunque no me sentía cómodo con la situación.

P. ¿Se arrepiente?

R. Siempre piensas, ‘si me hubiera esperado...’. Siempre quiero que gane el Barça. Fue el club que me abrió las puertas.

R. Harry Redknapp, en el Tottenham, le acusó de salir por las noches y de llegar tarde a los entrenamientos del lunes.

R. Se quejaba porque una vez salió una foto y de ahí se agarró a que salía de fiesta. Nunca fui de su agrado. Lo de la fiesta es un mito creado en torno a mí. Soy muy profesional y me cuido en la alimentación y en el descanso. Como joven, puedo salir como todos.

P. ¿Le costó adaptarse?

R. Es un cambio radical. Parece hasta que corres más en el Tottenham, cuando no es verdad: en el Barça corres con más sentido, tienes la pelota, dominas y atacas. Y pasas a ser dominado, a defender más y a un juego más directo.

P. ¿Y la vida en Londres?

El Villarreal es un equipo dinámico que ataca con velocidad y precisión. Competitivo”

R. Se vive mucho mejor en España: comida, trato, clima… todo. Allí coincido con Modric, que me cautivó desde el primer día. ¿Bale? Jugaba como lateral izquierdo, es un atleta. Su precio está fuera del mercado, pero estará contento si lo pagaron por él.

P. Tras el Ipswich y el Galatasaray, vuelve para salvar al Racing.

R. Lo salvamos todos: Rosenberg, Kennedy, Adrián, Lacen, Toño, Torrejón… A Marcelino le gusta darle buena salida al balón y eso le vino muy bien. Es quien más rendimiento me ha sacado.

P. Y después desciende con el Mallorca. ¿Cómo combina el éxito individual y el fracaso colectivo?

R. Con impotencia porque el trabajo no se ve reflejado. Nunca llegas a ser feliz porque casi todas semanas eran malas noticias. Hasta el final de temporada, cuando recibí varias ofertas.

P. ¿Cómo define al Villarreal?

R. Equipo dinámico que busca atacar con velocidad y precisión. Muy competitivo.

P. ¿Y su juego?

R. Me gusta encarar, dar el último pase y tener opciones de marcar. De segunda punta.

P. Le rompieron un dedo y siguió jugando… ¿Se hizo duro?

R. Lo aprendes. En la Liga turca hay mucho contacto, es muy ruda. Y la inglesa también.

P. ¿Quién le ha pegado más?

R. En los entrenamientos, Gabi Milito me daba mucho. En los partidos, menos porque los árbitros ahora te amonestan por poco.

P. ¿Su mejor gol?

R. Contra Estados Unidos, en Copa de Oro, 2011, me quité a dos defensas dentro del área y marqué de vaselina.

Y ADEMÁS...

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana