Deportes

“El ganar por ganar no me entra”

Pellegrini, en su despacho de la ciudad deportiva del City, el pasado día 6. / Alejandro Ruesga

Nació en Santiago de Chile, el 16 de septiembre de 1953, hijo de una próspera familia. Estudió en el colegio británico de niño, cursó Ingeniería Civil mientras compartía un Fiat 600 con cinco hermanos y jugaba para la Universidad de Chile, donde ejerció de central durante 13 años. Además, habla francés e italiano y es un enamorado de la pintura abstracta del siglo XX. Precisamente recibió la llamada de su destitución como entrenador del Real Madrid en el despacho del director del Reina Sofía, charlando sobre el tema. Ha pintado su vida de celeste y lidera el proyecto deportivo del City. Educado, ordenado y divertido; dicen sus futbolistas que es mejor no hacerle enfadar.

Pregunta. Usted jugó de central, ¿más Puyol que Piqué?

Respuesta. Me parecía más a Puyol, por el rendimiento que saqué a mis limitaciones, por la jerarquía y el liderazgo en el juego pese a no ser técnicamente relevante. Fue más por la voluntad que por talento, pero conseguí lo que me propuse. No tuve su carrera pero la que tuve me dejó feliz, cumplí mis desafíos.

P. ¿Es cierto que se quedaba una hora más que el resto de sus compañeros para trabajar el golpeo de balón con la cabeza y con el pie izquierdo?

R. Me quedaba a trabajar más rato que ellos, es cierto, con la voluntad de mejorar. Y mejoré un poco mis deficiencias. No era fácil porque al mismo tiempo cursaba estudios de Ingeniería Civil, pero fue satisfactorio.

P. ¿Estudió por imposición familiar?

R. No, familiarmente nunca me impusieron nada. Estudié porque quise estudiar, igual que a los 15 años decidí que quería jugar. Mi vida son los desafíos; eso es lo que me llena, encarar desafíos.

P. ¿Ganar al Barça es su desafío en el City?

R. Es el partido inmediato, pero no el desafío que tenemos. Mi desafío en Manchester es armar un proyecto. Mi desafío va más allá; es llevar adelante una idea.

En el Madrid noté el cariño de la gente; el 80% estaba en contra de mi destitución”

P. ¿Por qué de futbolista los compañeros llamaban a su pie derecho la empanada?

R. Tengo un empeine así [gesticula con las manos abriéndolas medio metro], un empeine gigante. Es consecuencia de que tuve osteomielitis. Pero nunca, nunca busqué excusas de por qué no toqué mejor el balón y de mi carrera quedé ampliamente satisfecho. Fue larga y la realicé mientras estudiaba, que tiene mérito. La Ingeniería Civil no es fácil. Trabajé de ingeniero, hice edificios, casas, pero lo dejé por el fútbol. La ingeniería me trababa.

P. ¿Es más difícil armar un equipo o urbanizar una parcela?

R. Son cosas distintas, en una trabajas con materiales y en otras con seres humanos. Es diferente.

P. Una carrera como la suya. ¿Se imagina, se diseña? ¿Se vio alguna vez liderando un proyecto como el del City?

R. Me lo imaginé desde que me propuse dedicarme, siempre fue un desafío y trato de cumplirlo. Sin tener un objetivo final concreto, siempre quise llegar al fútbol europeo y a los equipos más altos. Lo he cumplido.

P. Su espina es no haber ganado un título en España ¿No le compensa el respeto generado?

R. No, no tengo esa espina. Son dos cosas distintas. Yo no evalúo títulos; los he ganado en Argentina, donde aún tengo el récord de puntuación: logré el primer título internacional del San Lorenzo. Si los gano de la manera que quiero ganar, soy el tipo más feliz, pero los títulos no son el objetivo fundamental; valoro antes otras cosas aunque todo esté enfocado a ganar, claro, porque en el fútbol no hay nada peor que perder. No sé si el Villareal logrará muchas veces lo que hicimos, pero yo tengo la sensación de satisfacción por lo que hicimos, de deber cumplido. Me quedé frustrado en el Madrid porque no conseguí nada y era un club donde el potencial me invitaba a optar legítimamente al título, pero estuve un año y no me alcanzó con batir el récord de puntos; el Barça hizo más. Y en Málaga pasé los dos mejores años de mi vida porque armamos un proyecto que gustó y nos llevó donde nunca antes habíamos estado. Eso es lo que valoro. Es imposible ganar un título con el Málaga, pero llegar a donde llegamos, ese desafío lo doy por superado. Mi paso por España, a excepción del Madrid, fue extraordinario.

El futbolista se cansa, el balón no. La energía la puedes gastar creando o destruyendo”

P. En el Madrid…

R. … Mire, en el Madrid siempre noté el respeto y el cariño de la gente. El 80% de los aficionados, en una encuesta, se mostraron en contra de mi destitución, así que eso me lleve del Madrid. ¿No compensa? Indican que el camino era el correcto. En mi cabeza no entra el ganar por ganar, a cualquier precio.

P. ¿Es más importante el camino que el fin?

R. No, lo importante es el fin en base a una idea. Me dejaría más frustrado renunciar a valores personales por alcanzar un fin que no ganar el título siendo coherente con la idea. No vale todo, para mí no, y no lo digo desde el punto de vista perdedor; he ganado siempre. Y eso vale para el City: la valoración aquí parte de intentar imponer una filosofía que perdure, que guste a la gente de adentro y de fuera, que nos haga competitivos.

P. ¿Por eso dijo que usted está alejado de Mourinho en la estética y la ética?

R. Absolutamente. Pero yo acepto otros caminos, no iré por ellos, pero allá cada cual. Vivimos en democracia para decir y hacer. Después de eso hay una moral que la gente maneja de distinta manera; no hay una sola ética, en nada. Hay valores que se comparten o no, como las religiones. Yo no digo que mi camino sea el bueno, solo digo que tengo uno, que he elegido este camino y que voy por ahí y otros van por otro.

Pellegrini, durante la entrevista. / Alejandro Ruesga

P. ¿El City le arropa en ese camino?

R. Mi sintonía con [Txiki] Begiristain, con Ferran Soriano y con los propietarios del club es absoluta. Fue la razón por la que vine. Tuve la fortuna de que tres clubs importantes me eligieron a mí al irme de Málaga y elegí al City porque me daba confianza. No era cuestión de dinero. Txiki me habló de cosas comunes, me dijo que querían una identidad de juego, que no quería una imitación del Barça, que buscábamos una identidad propia. Y vi que había el armazón para llevarlo adelante, que había un proyecto concreto.

P. ¿Se puede imitar el modelo Barça?

R. Indicaron un camino concreto, pero tiene variantes de acuerdo a jugadores, idiosincrasias… no es el mismo camino, pero la similitud la da el juego; en eso es similar la idea, es cierto.

P. ¿A usted de qué le sirve el pase?

R. El pase está relacionado con la posesión y el que tiene el balón está más cerca del gol. Sin balón no hay gol. Bueno, se lo pueden meter ellos, pero no suele suceder. Jugar contra el balón aumenta la posibilidad de perder, porque el ser humano tiene una cierta limitación de energía. El futbolista se cansa de correr, el balón no, nunca. Está probado. La energía la puedes gastar creando o destruyendo. El pase es lo que equilibra la energía de la parte destructiva con la constructiva.

P. ¿Le duele más perder contra Mourinho que contra Guardiola, por poner un ejemplo?

R. La derrota me duele igual, no hay nada peor que perder. Bueno, sí, levantarse al día siguiente después de haber perdido y comprobar que era cierto, que perdiste el partido. Eso es lo peor de esta profesión, sin duda, el día después de la derrota. Entonces, me da igual perder contra un equipo o contra otro. Si me dices que prefiero ver una final entre dos equipos creativos o dos resultadistas, prefiero ver a dos equipos de alto nivel técnico que a dos esforzados corriendo tras la pelota y que uno gane 1-0 tras un córner.

No hay nada peor que perder. Bueno sí, levantarse al día siguiente de haber perdido”

P. En esa voluntad de jugar transitando por ciertos caminos, ¿qué parte de respeto al aficionado hay?

R. Toda. Al aficionado se le debe todo el respeto, y creo que en Inglaterra se tiene desde la comodidad de los asientos, la cancha, la capacidad de fichar buenos los jugadores, las cervezas en el campo... Si no hay respeto al hincha, ¿a quién te diriges en esta actividad? Se ha ido deteriorando una liga muy buena. Por la crisis, por una mala visión futurista, se produjo una brecha económica que ha deteriorado la Liga, que está en crisis y que ha fomentado el éxodo del talento.

P. ¿Me habla usted del país en general o del fútbol español?

R. Es una crisis del país, pero cada actividad se maneja de acuerdo con los dirigentes que la llevan y en España la distribución económica del fútbol está mal. Han convertido a dos clubes en grandes potencias a costa de liquidar la Liga. El espectador no es tonto; la Liga estaba condenada a caer. No es lo mismo el Sevilla de hace siete años que el de hoy. No, el hincha no es tonto, por eso no va al campo, porque no le dan lo que pide.

P. Alguien en España dirá que en el Hull no hay mucho talento, Txiki sostiene lo contrario...

R. Mire, en medio de la crisis del Málaga, cuando regalamos a Cazorla por 15 millones, en Inglaterra, el QPR iba último y compró a un futbolista por 15. ¿Quién en España puede hacerlo? El deporte más popular del mundo necesita de todos para mantenerlo y en España no se ha hecho. Pasé ocho años maravillosos y en cierto modo también soy víctima de esa decadencia de la Liga, también tuve que marcharme y no por querer ganar más dinero; era por un proyecto. Yo también me tuve que ir del fútbol español porque no encontré un proyecto viable.

P. ¿En el Madrid lo tuvo? ¿El Madrid tiene un proyecto?

R. Sí, tal vez no ha sabido cómo o con quién llevarlo a cabo, pero lo tiene y sustentado en bases sólidas. Sí, yo tuve la sensación de que había un proyecto. Pero trato de no dar opinión del Madrid porque siempre son polémicas, diga lo que diga. Sí, me hubiera gustado que las cosas fueran de otra manera en el Madrid, pero…

[En una rueda de prensa reciente aseguró que supo que sería despedido del club al mes de entrar a trabajar “por las diferencias de criterio con el presidente”].

P. ¿Cree que el Barcelona ha cambiado mucho con Martino?

R. Está haciendo un muy buen trabajo en el Barça. Siempre le comparamos con el Barcelona de Guardiola, pero han pasado tres años, muchas cosas y no creo que el de hoy sea más débil ni que juegue muy distinto, pero sí tiene matices nuevos. Más débil no es, al contrario: tiene a Alexis, Neymar, y sigue teniendo a Busquets, a Xavi, a Iniesta, a Pedro, a Piqué... ¿Ficharías a Messi? me preguntan. Y pienso: ¿y a quién no?

P. ¿Ficharía a Busquets si pudiera?

Si no hay respeto...El hincha no es tonto, por eso no va al campo, no le dan lo que pide”

R. Es difícil jugar más simple. Aprendió a jugar de medio pase. La juega mientras roba. Siempre le da una intención a todo lo que hace. Pero es que ves a Iniesta, ves a Xavi… Xavi hace 10 años que no elige mal la opción de un pase. O Iniesta…

P. ¿Qué tiene el jugador español?

R. No, no creo que sea el jugar de manera española, es el jugador. Navas ofrece cosas que no tiene Silva, Cazorla no es Negredo, Michu en el Swansea... El futbolista no es una nacionalidad, es una calidad.

P. ¿A Messi le ve mal, bien o cómo le ve?

R. Hay dos messis. Uno es excelente; el otro es muy bueno. Espero que veamos al peor, al que es muy bueno. Messi cada vez que toca el balón decide, cuando está en un momento de forma excelente y cuando solo está muy bien. Nunca le he visto mal.

P. ¿Qué partido intuye contra el Barça? ¿Piensa en frenarles antes que en otra cosa?

R. Pienso en qué debe hacer el City; el 80% en lo que vamos a hacer nosotros, pero es imposible no pensar en el Barça, y hay que saber asimilarlo dentro del planteamiento. Lo de jugar con la idea del partido de casa o fuera marcará mucho el juego. Tenemos que forzar el partido, no les podemos dejar el balón porque lo van a administrar pensando en que les queda el partido del Camp Nou. Hemos de ser muy agresivos. Si la ida fuera allí, ellos tendrían que ser agresivos. Hemos de ir a por ellos.

P. Es evidente que disfruta de su profesión. ¿Qué le gusta de la presión?

R. Me gusta la interna. De la externa estoy curado. He dirigido a River y a San Lorenzo. Me afecta mi presión, la exigencia del día a día. Trato de hacer cosas complementarias, como jugar al golf, tenis, leer, ir al cine.

P. ¿Qué está leyendo?

R. Nada, hace seis meses que no leo un libro y no veo una película. He cambiado mi calidad de vida por un desafío que me motiva.

Sin Aguero y con Fernandinho

Manuel Pellegrini, ha confirmado que Sergio Agüero no estará disponible para el partido de este martes contra el Barcelona porque todavía no está recuperado de su lesión en el bíceps femoral.

Por otro lado, sí que podría contar con el brasileño Fernandinho, ausente los últimos tres partidos, quien ya tiene el alta médica tras su lesión en el cuádriceps y ha entrado en la convocatoria del chileno.

Y ADEMÁS...

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana