Selecciona Edición
Iniciar sesión

La FIFA echa al Barça del mercado

El máximo organismo del fútbol castiga al conjunto azulgrana y a la Federación Española por infracciones relacionadas con el traspaso y la inscripción de jugadores menores de 18 años

"Se ha constatado que el Barcelona infringió el artículo 19 del reglamento con diez futbolistas menores de edad y cometió otras violaciones respecto a otros jugadores", según el comunicado

La entidad anuncia que recurrirá ante el TAS

Ampliar foto
Bartomeu, Neymar y Zubizarreta durante la presentación de futbolista el 3 de junio de 2013.

El Barcelona no podrá fichar a ningún jugador nacional ni extranjero hasta el verano de 2015 después de la sanción que este miércoles le comunicó la Comisión Disciplinaria de la FIFA por la inscripción y contratación irregular de jugadores menores de 18 años desde 2009 hasta 2013. La nota publicada por el máximo organismo futbolístico asegura que el club ha sido castigado por “dos períodos consecutivos y completos” —los próximos mercados de verano e invierno— y condenado a pagar una multa de 450.000 francos suizos (370.000 euros). La FIFA, que también ha sancionado por el mismo motivo a la Real Federación Española de Fútbol, ha dado un plazo de 90 días al Barcelona “para regularizar la situación de todos los jugadores menores afectados”.

La entidad azulgrana anunció mediante un comunicado de 14 puntos que presentará el correspondiente recurso de apelación a la propia FIFA y, en su caso, “someterá la resolución que resulte al Tribunal Arbitral del Deporte (TAS)”. El Barcelona informó también que solicitará las oportunas medidas cautelares que preserven los derechos del club —entre los que están comprendidos la incorporación de jugadores— durante los periodos de transferencia. Aspira la institución catalana a que, en el peor de los casos, se aplique una suspensión cautelar para poder reestructurar la plantilla durante el verano con vistas a la temporada 2014-2015. Tal posibilidad no parecía en cualquier caso muy probable, de acuerdo a varias fuentes consultadas, si se atiende al proceder de la FIFA en casos similares.

Los 10 afectados

 La FIFA investigó el fichaje de más de 30 jugadores pero ha sancionado al Barcelona por irregularidades en 10 de los casos, que señalan a los coreanos Lee S. Woo, Paik Seung-Ho y Jan Gyeolhee; 
los franceses Theo Chendri y  Kayz Ruiz Atil; al holandés Bobby Adekanye; Patrice Sousia, camerunés; Abdoul Mazid Diallo, guineano; Lederman, nacido en Estados Unidos, y el japonés Take Kubo.

El club insiste en que todos recibieron licencia y que dejaron de jugar cuando la federación la retiró. Lee, por ejemplo, lleva seis meses sin disputar partidos oficiales.

La Federación Internacional entiende que la Federación Española y el Barcelona han violado varias disposiciones relativas al traspaso y la primera inscripción de menores de nacionalidad extranjera, así como “otras normas” que también se refieren a la inscripción y participación de algunas promesas extranjeras en competiciones nacionales. La investigación, realizada gracias al llamado Transfer Matching System (TMS) —un sistema creado en 2007 por la FIFA para perseguir las irregularidades en los traspasos internacionales y proteger a los menores de edad, y que entró en vigor en octubre de 2010— se centró en al menos 10 menores inscritos en el club azulgrana y que participaron en competiciones oficiales.

La investigación se abrió después de una denuncia anónima presentada por un club europeo y se realizó durante el último año, hasta resolverse una vez constatado que el Barcelona infringió, según la FIFA, el artículo 19 del Reglamento sobre el Estatuto y la Transferencia de Jugadores, que prohíbe los traspasos de menores de 18 años salvo en circunstancias concretas.

El máximo organismo del fútbol mundial recuerda la prohibición de traspasos internacionales de menores de 18 años

El Barcelona, que se había preparado para asumir una fuerte sanción económica y no deportiva, argumenta que la FIFA no ha considerado “que forma personas antes que deportistas”, modelo expresado en La Masia, y asegura que sus jugadores “siempre han tenido en orden y al día sus licencias”. “Nunca se incumplió ninguna legislación civil”, se explicita, después de recordar que los afectados por el expediente no han participado en partidos oficiales después que se le retiraran las licencias. El Barcelona esgrime en su comunicado que La Masia “siempre ha sido utilizada como ejemplo de buenas prácticas” y que el club ha planteado “la necesidad de revisar los reglamentos que pretenden proteger a los menores”.

En marzo, la FIFA ya bloqueó la ficha de seis futbolistas de las categorías inferiores

Aunque existen al menos dos antecedentes, en ambos se trataba de casos profesionales y no del fútbol base. La FIFA inhabilitó al Chelsea durante dos años para realizar cualquier traspaso, a partir de septiembre de 2009, por las presuntas irregularidades cometidas en la contratación de Gaël Kakuta, de 17 años, jugador del Lens. El Chelsea recurrió contra la sanción ante el TAS (Tribunal de Arbitraje Deportivo), que tres meses después le dio la razón y la prohibición quedó anulada. Y en 2012, el Nantes también fue condenado a dos años sin poder fichar por incitar al guineano Ismael Bangoura a abandonar el Al Nasr, de los Emiratos Árabes Unidos. La apelación francesa, sin embargo, fue desestimada por el TAS, y el Tribunal Federal de Suiza, radicado en Lausana, prohibió al Nantes adquirir jugadores hasta el verano del 2015.

El reglamento y las excepciones

El artículo 19 del Reglamento sobre el Estatuto y la Transferencia de Jugadores dice: “Las transferencias internacionales de jugadores se permiten sólo cuando el jugador alcanza la edad de 18 años. Se permiten las siguientes tres excepciones”:

“Si los padres del jugador cambian su domicilio al país donde el nuevo club tiene su sede por razones no relacionadas con el fútbol”.

La transferencia se efectúa dentro del territorio de la Unión Europea (UE) o del Espacio Económico Europeo (EEE) y el jugador tiene entre 16 y 18 años de edad”.

El jugador vive en su hogar a una distancia menor de 50 km de la frontera nacional, y el club de la asociación vecina está también a una distancia menor de 50 km de la misma frontera en el país vecino. La distancia máxima entre el domicilio del jugador y el del club será de 100 km. En tal caso, el jugador deberá seguir viviendo en su hogar y las dos asociaciones en cuestión deberán otorgar su consentimiento”.

También recurrirá contra el castigo el Barcelona, que necesita renovar a su plantilla a corto plazo y, por tanto, precisa de permiso tanto para traspasar como para incorporar jugadores. Según una información publicada por la agencia de noticias alemana DPA, que se remite a una conversación con la FIFA, el club azulgrana sí que podría vender jugadores en el próximo mercado de verano e inverno. Hasta el momento no se ha especificado si podrá recuperar a los jugadores cedidos —las primeras opiniones van en sentido negativo— como Rafinha (Celta), Deulofeu (Everton) y Bojan (Ajax). El Barça, además, ya tiene contratado al portero alemán Ter Stiegen, procedente del Borussia Moenchengladbach, y al centrocampista croata Alen Halilovic, del Dinamo Zagreb. En declaraciones al diario Express, Stegen aseguró: “Sólo sé que al final de esta temporada dejaré el Borussia”. Y Gerd von Bruch, asesor personal del portero, añadió: “No sé si la decisión se aplica a traspasos futuros o también a fichajes que ya estaban cerrados. Tenemos que esperar. Nosotros seguiremos tranquilos y observaremos lo que pase en las próximas semanas”.

A la espera de si podrá dar por buenos o no los contratos firmados, extremo que parece difícil, la estrategia que seguirá el Barcelona será detallada hoy por el presidente, Josep Maria Bartomeu. El club no solo ha perdido influencia y peso en los organismos internacionales sino que no ha sabido corregir una situación de irregularidad de la que estaba advertido desde enero de 2013. El Consejo Superior de Deportes también especificó por su parte que la implantación de la licencia única habría evitado la sanción al Barcelona “al garantizarse que la federación nacional conocerá desde el primer instante la inscripción de la autonómica”, circunstancia que haría “imposible” que se vulneraran los estatutos de la FIFA “sin su conocimiento como ha acaecido en este caso”.

La directiva azulgrana, cuya cúpula se reunió este miércoles en un gabinete de crisis, no ha precisado si su próximo plan de actuación irá acompañado del respaldo o no de la Federación Española, que también ha sido sancionada por la FIFA por tramitar las licencias del Barça. El golpe recibido por la FIFA ha sido tremendo para la entidad después de un año ya muy complicado por la judicialización del club a causa del contrato de Neymar, causa que desencadenó en la dimisión del presidente Sandro Rosell, y los problemas fiscales de Messi. También tiene abiertos varios frentes propios como la acción de responsabilidad social contra algunos miembros de la anterior junta presidida por Joan Laporta. El consejo se había centrado hasta ahora en el proyecto de reforma del nuevo Camp Nou que se someterá a referéndum el próximo sábado, día en que el Barcelona recibe al Betis. Ahora es la política deportiva la que queda seriamente dañada si se tiene en cuenta la lista de altas y bajas barajada por el Barça. 

Más información