Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Santander

“Me duele ver un Ferrari tan lento”

Montezemolo expresa su frustración por el rendimiento de la escudería que preside

ALonso y Raikkonen, durante el GP de Bahréin. Ampliar foto
ALonso y Raikkonen, durante el GP de Bahréin. EFE

Faltaban siete vueltas para el final en el circuito de Sakhir y algunas miradas se desviaron por un momento del asfalto para comprobar que Luca di Montezemolo se iba como alma que lleva el diablo, sin esperar al final de la carrera. El presidente de Ferrari ya había tenido bastante. Los bólidos rojos se debatían en la mitad del grupo. Y el jefe decidió poner punto final a su tortura, o al menos, hacer bueno el refrán: ojos que no ven, corazón que no siente. Pero antes de marcharse fue abordado por algunos periodistas. “Me duele ver un Ferrari tan lento en las rectas. Hay que meter una marcha más”, dijo.

Fue el perfecto resumen de una jornada en la que Fernando Alonso y Kimi Raikkonen, con su noveno y décimo puesto, reflejaron a la perfección el mal momento y la impotencia de la escudería de Maranello. Basta repasar la clasificación de la velocidad punta, copada en sus seis primeras plazas por los coches con motor Mercedes. Massa llegó a alcanzar los 335 kms/hora y Rosberg, los 333. Hamilton se quedó en 313 pero debido a que, al estar casi todo el tiempo en cabeza, no pudo utilizar el DRS, el artilugio que permite alcanzar una punta de unos 20 kilómetros más. Raikkonen fue el séptimo en esa clasificación con 327 kms y Alonso, al principio con problemas de potencia en su bólido, se quedó en una punta de velocidad de 314 kms/h.

He ganado aquí tres veces. No creo que me haya olvidado de pilotar”

Fernando Alonso

El piloto asturiano expresó su contrariedad. “Nos falta mejorar el coche en todos los aspectos. No hemos estado en una posición de ventaja en ninguna de las batallas. Nos falta velocidad punta. El rendimiento no es el que queremos, pero el equipo está poniendo todo lo que tiene para darle la vuelta a esta situación”. La realidad se impone. Y le preguntaron sobre si el resultado de la Bahréin la refleja. “Creo que estas posiciones (noveno y décimo) son las reales del coche”, contestó, antes de apostillar: “He ganado aquí tres veces, no me he olvidado de pilotar”. El piloto español se reunió, antes de la carrera, por la mañana, con Montezemolo. “Vino a mi habitación y estuvimos hablando unos 10 minutos. Me ha trasladado el mensaje de que Ferrari está trabajando al 100% para poder mejorar el coche, igual que los pilotos. Voy a pilotar el martes y el miércoles a tope”, aseguró en relación a las pruebas que efectuará la escudería italiana.

Las tres primeras carreras han dejado muy en entredicho las posibilidades de Ferrari, que no gana el Mundial de pilotos desde que lo hiciera con Raikkonen en 2007. “Respondo a la misma pregunta el jueves, el viernes, el sábado y también hoy domingo. Hasta que no dejemos de tener posibilidades matemáticas de ser campeones no voy a decir que no las tenemos. Eso puede ocurrir en Monza pero yo espero que no sea hasta Abu Dabi [última carrera del año]. Tenemos todas las herramientas y los recursos para ello”. Alonso concluyó fijándose un desafío inmediato: “Sabíamos que este circuito era complicado para nosotros. Tenemos que trabajar más y mejorar. La revancha llega en China”. Será la cuarta prueba del Mundial el próximo 20 de abril.