Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fútbol con sello

El equipo femenino del Barça, que suma 55 partidos invicto en Liga y juega con el mismo modelo de toque que el masculino, logra su tercer titulo de consecutivo

El equipo femenino del FC Barcelona celebra el título de Liga.

La noche envuelve a la Cuidad Deportiva Joan Gamper. Es un día de entrenamiento cualquiera en Sant Joan Despi. Las luces encendidas del Campo 9 les indican al Femenino A del Barcelona que las espera Xavi Llorens, su entrenador, para comenzar la sesión a las 20.15. No acusan el cansancio de todo un día destinado a los estudios o el trabajo. Las flamantes campeones de la División de Honor, ayer alcanzaron su tercer título consecutivo, llegan alegres y dicharacheras, es la hora del fútbol, su suerte y destino, pero probablemente no su porvenir.

“Lo bonito del fútbol femenino es que se lleva en la sangre. Al final, no es solo cuestión de mirar lo económico”, asegura Sonia Bermúdez, la máxima artillera del equipo. “Desde que llegué a Barcelona siempre estoy estudiando. Primero realicé la carrera de INEF, después un posgrado y ahora estoy haciendo dos másters. Así ando, un poco liada”, explica la navarra Marta Unzué. “Trabajo de monitora en un cole”, cuenta Melanie Serrano, que llegó al Barça con 18 años y en su primera época en el club tenía que salir rápido de cada entreno para no perder el último tren a su casa en Blanes (60 km de Barcelona). “En esos viajes pensaba en durar mucho tiempo en el fútbol porque este es un gran club”, recuerda Melanie. “Yo estudio Biología”, interviene Marta Torrejón; “a nivel económico es un sueldito más, estudio para el día de mañana tener un futuro”. Y vuelve Sonia Bermúdez, que fichó por el Barça en 2011: “Tenemos la suerte de estar en este club que todo eso lo cuida y al final se nota a la hora de ganar títulos”.

El Barcelona consiguió ayer el triplete, luego de derrotar a domicilio al Atlético Féminas (0-3) y ostenta un récord de 55 partidos invicto en Liga. Pero no todo siempre fue la panacea. Cuando Llorens se hizo cargo del equipo en 2007 tuvo que reestructurarlo y empezar de cero un nuevo proyecto. El primer año perdieron la categoría y peldaño a peldaño comenzó a construir la época dorada del club. “Queríamos hacer una limpieza de dinámicas negativas. Al principio no interesa el tema deportivo, sino la imagen e identidad del club. Teníamos que convencer a las chicas que no había prisa, sino mantener el ADN Barça”, explica el técnico, que tras 17 años entrenando a los chicos (tuvo bajo sus órdenes a Xavi, Piqué, Iniesta, Jordi Alba y fue el primer entrenador de un tal Leo Messi), se pasó a entrenar a las chicas. “Intentamos hacer la misma pizarra que con los niños. Y cuando fichamos buscamos el mismo perfil”, añade el entrenador del Femenino.

El presupuesto del Barça para el fútbol femenino esta temporada es de 500.000 de euros

“Tienen las misma forma de jugar que el masculino: el toque, el control del balón, hacer diagonales”, analiza Ignacio Quereda, entrenador de la selección española femenina. Y a imagen y semejanza del primer equipo del Tata Martino, las chicas de Llorens también son el principal proveedor de la absoluta. Nueve jugadoras del Barça estuvieron en la convocatoria de La Roja que la semana pasada vapuleó a Macedonia (12-0), que encamina su participación al Mundial de Canadá. “El Barça está haciendo un muy buen trabajo en todos los aspectos, tanto a nivel de club, como en el campo”, completa Quereda. “A nosotras en la selección nos viene bien”, tercia Vero Boquete, líder y figura de La Roja. “El Barça ha apostado un poco más y ha conseguido tener a la mejoras jugadoras de la Liga que antes estaban en otros equipos”, añade Boquete.

El presupuesto del Barcelona para el fútbol femenino esta temporada es de 500.000 de euros. Más que ninguno en España (el Espanyol cuenta con aproximadamente 250.000 y el Athletic, segundo en la Liga, cerca de 400.00), pero todavía lejos de las grandes potencias europeas. El Tyresö sueco cuenta con alrededor de 900.000, el Lyon con cuatro millones y el Wolfsburgo, campeón de Europa, con cerca de un millón. Y justamente fue el conjunto alemán el que eliminó a las azulgrana en los cuartos de final de la Champions, en lo que fue la primera vez que un equipo español alcanzó esa instancia en la máxima competición europea. “Si quieres competir en el máximo nivel te tienes que ir de España. Evidentemente que puedes conseguir un mejor contrato, pero también es sentirte más valorada y hacer un trabajo profesional. En Suecia llego al entrenamiento por la mañana descansada y no después de todo un día de estudiar o trabajar”, reflexiona Boquete, jugadora del Tyresö. “El primer motivo por el cual las chicas deciden emigrar es para sentirse más futbolistas. A ellas le mueven otras cosas”, suma Pedro Martínez Losa, segundo entrenador del Western New York.

“En España el fútbol es el deporte rey, pero el masculino. Fuera es un deporte que se respeta más y donde no existe esa mentalidad machista. El Tyresö tiene una media de asistencia de 2.000 espectadores”, cuenta Boquete. En España el número de equipos senior es de 149, según la UEFA. Mientras que en Alemania, 5.782; en Francia, 1790; y en Suecia, 1286. “Ir a jugar fuera es también un gran sacrificio. Aquí puede ganar 15.000 euros por año y fuera por ejemplo, 30.000. Te puedes volver con algo de dinero ahorrado, pero no es un futuro asegurado. Si es cierto que les genera mucha ilusión para jugar, ver, aprender y competir”, concluye Llorens. El entrenador que noche a noche moldea en sello Barça en sus chicas, que hegemonizan en España, mientras sueñan con Europa.