Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Un genio para todo”

El atletismo español, conmocionado al hallar muerto en su casa de Avilés al saltador de longitud Yago Lamela, de 36 años

Yago Lamela, tras proclamarase subcampeón mundial de salto de longitud en Sevilla en 1999. Ampliar foto
Yago Lamela, tras proclamarase subcampeón mundial de salto de longitud en Sevilla en 1999.

El 8 de marzo de 1999, al día siguiente del gran salto de Yago Lamela, Juan Carlos Álvarez hablaba, emocionado, y no paraba, de lo que significaban aquellos 8,56 metros que un atleta blanco, un asturiano muy fuerte y muy rápido, y muy bueno, había saltado para ganar una medalla de plata en los Mundiales en pista cubierta de Maebashi. Y Álvarez, un científico en la materia, tiraba de diagramas, de fuerzas, de velocidades de despegue, de vuelo, para concluir, siempre emocionado, que Lamela no tenía límites, que solo tenía 21 años, que podría saltar más que casi nadie en la historia. Poco más de 15 años más tarde, ayer, Álvarez, quien por un tiempo fue el entrenador de un Yago Lamela que se buscaba, más emocionado que nunca, solo podía confirmar lo que la web de La Nueva España había adelantado y la policía ratificado a Europa Press, que Yago Lamela, que nunca pudo saltar más de 8,56 metros, había sido encontrado muerto por un amigo en casa de sus padres en Avilés (Asturias), donde vivía, poco antes de cumplir los 37 años. Su salto de 8,56m, una longitud que repitió unos meses después al aire libre (como repitió la plata mundial, ahora al aire libre, en agosto del 99 en Sevilla, siempre detrás de Iván Pedroso), sigue siendo el salto más largo jamás efectuado por un atleta español, y se mantuvo como récord de Europa hasta 2009. Para entonces, Yago Lamela, ya se había retirado.

“Estoy impactado”, dice Álvarez, “y no porque su muerte no fuera un desenlace con el que se podía contar, sino porque las últimas noticias que tenía de él eran bastante alentadoras. Parecía que estaba saliendo con fuerza de los problemas de depresión que le han machacado desde hace años y, de hecho, se había apuntado al curso de entrenadores nacionales que habrá en Madrid en julio. Pensaba venirse a vivir a Madrid con su amigo, casi su hermano, Montxu Miranda [saltador de pértiga también retirado joven del atletismo, como Lamela, por culpa de las lesiones], y se le veía lleno de proyectos e ideas positivas. De hecho, había estado entrenando a un saltador asturiano, Alfonso Álvarez, que ahora está lesionado y operado de la rodilla”.

El atleta español Yago Lamela, entrenándose en las pistas de atletismo del Cauce, en Valencia. en 2003 ampliar foto
El atleta español Yago Lamela, entrenándose en las pistas de atletismo del Cauce, en Valencia. en 2003

En junio de 2011, la familia de Yago Lamela, preocupada por sus problemas mentales, solicitó su ingreso en un hospital psiquiátrico asturiano que abandonó cuatro meses más tarde aparentemente recuperado. Así lo anunció en octubre en unas charlas públicas, en las que habló de que volvería a la Universidad de Illinois, donde se formó unos años antes de convertirse en figura mundial, para intentar terminar sus estudios de ingeniero informático. Años antes había intentado convertirse en piloto de helicóptero, un proyecto que tampoco llegó muy lejos.

Donde Juan Carlos Álvarez habla de “complejidad” y cierta falta de estabilidad mental, Ramón Cid, quien antes de ser director técnico nacional de la federación española fue saltador de triple, habla de genialidad de un atleta del que estaba enamorado. “Yago fue un genio para todo”, dice Cid, con una tristeza infinita en la voz que siempre que antes había hablado de Lamela se teñía de admiración. “E igual que yo, están conmocionados todos los saltadores, Ruth, Javi Bermejo, que trabajaban para ayudarlo y que estaban esperanzados con el éxito que parecía que iban a tener sus proyectos, el plan para que volviera al atletismo como entrenador, para que recuperara la ilusión”.

La ilusión también la abrigaba Juanjo Azpeitia, quien fue, precisamente, el primer entrenador de Lamela, cuando era un tirillas que aún no había empezado a ensancharse, el primero que se ilusionó con la capacidad de salto del niño Yago, y el que le guió, cuando regresó alicaído de Illinois, a sus mayores éxitos. Con Juanjo Azpeitia, Yago Lamela saltó como con nadie, y a Juanjo Azpeitia regresó al final de su carrera (también estuvo unos años en Valencia, entrenándose con Rafael Blanquer), buscando un remedio imposible a las lesiones que truncaron muy joven su progresión. “Y sí”, dice Azpeitia, que ha seguido hasta los últimos días manteniéndose en contacto con Lamela. “Daba la impresión de que iba a salir del agujero. Se le veía los últimos días animado, y salía a cenar por ahí con sus amigos, y hablaba del futuro. Pero estas cosas de la cabeza son terroríficas. Todo han sido problemas de depresión. Yago no tomaba drogas ni tenía problemas económicos”.

Ni Álvarez, ni Cid, ni Azpeitia caen en la tentación de etiquetar a Lamela u ofrecer una explicación esquemática de lo que le pudo conducir a la muerte tan joven. "Tuvo que dejar el deporte obligado por lesiones, y eso es un asunto complicado, pero todo en el deporte de elite es complicado", dice Álvarez. "Yo no me creo esas historias que dicen de que la cabeza de los deportistas se tuerce cuando no logra alcanzar las expectativas que había despertado", dice Azpeitia. "La cabeza ya estaba mal cuando saltaba 8,56m".

LA TRAYECTORIA DE LAMELA

- Campeonato de Europa sub 23 1999 en Gotemburgo: oro.

- Mundial de Atletismo en Sevilla 1999: plata.

- Mundial Pista Cubierta en Maesbashi (Jápón) en 1999: plata.

- Iberoaméricanos 1999: oro.

- Campeonato de Europa 2002 en Múnich: bronce.

- Campeonato de Europa Pista Cubierta en Viena 2002: mplata.

- Mundial 2003 en París: medalla de bronce.

- Mundial de Pista Cubierta en Birmingham 2003: plata.

- Mejor marca personal: 8,56 metros en salto de longitud en 1999 (todos sus éxitos llegaron en esta especialidad de la que aún es récord de España y de la que fue récord europeo en pista cubierta); y 16,72 metros en triple salto en 1998.

- Tras varias lesiones, anunció su retirada oficial el 11 de marzo de 2009.

Más información